COMIENZA LA CAMPAÑA ANTI CHARRUAS BAJO INTERESES ECONOMICOS

1830-01-07-T-Diego Noble solicita permiso para mensurar campos de su propiedad

A.G.N. Ministerio de Gobierno, Caja 792

Montevideo, Enero 7 de 1830

Don Diego Noble

Solicita el permiso de V.E. para hacer mensurar unos campos de su propiedad sitos entre el arroyo de Las Cañas y cuchilla de San José, Paso de los Toros al norte del Río Negro entre los Moyes y Rolón, puntas del Queguay y paso del Sauce, Costa de Salsipuedes fondos del Gringo.

Proyecto

Concedido con intervención de la autoridad local y citación de linderos.

Nota: Estas enormes extensiones de campos propiedad del inglés Diego Noble están asentados en la región por donde fueron conducidos los charrúas, por ejemplo el aso del Potrero y el paso Sauce del Queguay fueron lugares por donde pasaron los indios conducidos por Julián Laguna. También cabe la posibilidad de que en parte de esos territorios se hubiera concretado la emboscada de matanza de los mismos. Además era una zona cercana al asentamiento regular de los charrúas cercanos a Arerunguá, arroyo Las Cañas, etc. Según la versión que podrá leerse del Coronel Antonio Díaz, Diego Noble junto con otros hacendados vecinos habría solicitado al Presidente Rivera el envío de los charrúas que allí vivían a la Patagonia, mediante un pago importante de dinero.

1830-01-16-Foja 1-T-Acuerdo entre Rondeau y Lucas Obes

Trascripción modernizada de documento de fecha 16 de enero de 1830. Acuerdo del Gobierno Provisorio designando a Rivera para que indague situación de los Charrúas como también vagos y desertores y las incursiones que realizan al territorio

“1830

Acuerdo

Las repetidas incursiones que en el espacio de pocos meses ha sufrido el territorio de la frontera del Estado: el clamor penetrante de aquella parte de un vecindario que tanto ha merecido de la Patria por sus esfuerzos en la lucha con el Brasil, y la necesidad ya indispensable de hacer visible todo el interés que toma el Gobierno en asegurar a cada ciudadano la más tranquila fruición de sus propiedades, volviendo a un tiempo que el decoro de la República, cuando suceda (como aquí sucede) el verse comprometido por tales ocurrencias, hacen que el Gobierno Provisorio de ella, sin perder de vista cualquier otra medida conciliatoria, menos dispendiosa, y más conforme por tanto, á la situación del Erario público, haya determinado que el Sr. Brigadier General Don Fructuoso Rivera marche sin demora a la dicha Frontera del Estado, reúna la pequeña fuerza que allí existe, la aumente y mejore, en cuanto lo crea necesario, para asegurar la defensa, perseguir sin descanso las gavillas que la desbastan/”

1830-01-16-Foja 2-T-Acuerdo entre Rondeau y Lucas Obes

y reclamarlas si fuese preciso de las autoridades del Brasil, á cuya vista es ya notorio que se anidan, se arman, disponen sus ataques, y lo ejecutan sobre un vecindario inerme, con cuyos despojos ensangrentados vuelven al continente limítrofe y se hacen de nuevo recursos para cometer nuevos atentados.

 Que concluida esta importante y urgente operación, el dicho Sr. Brigadier Gral. vuelva al centro de la campaña y distribuya las tropas de su mando de manera que multiplicados con este auxilio los brazos de la Policía, se ponga esta en aptitud de extenderse de igual influjo á todos los puntos que reclaman su presencia, y persiguiendo a los perversos que hacen la guerra constantemente á los ganados, caigan todos en manos de la Ley, á quien toca su castigo, ó se alejen para siempre del suelo que devastan.

Quiere asimismo el Gobierno que el Sr. Brigadier General indague cual es la situación de los salvajes llamados charrúas,  cual es el punto que ocupan ac/

1830-01-16-Foja 3-T-Acuerdo entre Rondeau y Lucas Obes

tualmente, cuales los terrenos que se han apropiado después de la paz, y si, como se asegura, es cierto que en sus tolderías se hallan un numero considerable de vagos y desertores tanto de este, como de los Estados vecinos, para que en este caso el celo del Sr. Brigadier deberá convertirse muy particularmente á prevenir los progresos de un mal que amaga igualmente á la seguridad de las propiedades, que al sosiego interno de Estado.

El Gobierno así como no perdonará sacrificio para poner al Sr. Brigadier General en estado de dar el más activo impulso a las operaciones que emprendiere con los objetos consignados a su celo, así también no podrá menos que pedir razón oportuna y exacta de modo en que esta su resolución fuese cumplida y hacer efectivas sin remisión, las probabilidades que de ello emanaren. Para lo cual deberá: que del presente acuerdo se pase copia reservada al otro Sr. Brigadier Don Fructuoso Rivera, y separadamente se le advierte que si la mayor brevedad debe partir a la cam/

1830-01-16-Foja 4-T-Acuerdo entre Rondeau y Lucas Obes

paña, llevando consigo para los gastos más indispensables la suma de cinco mil pesos (que le será entregada por tesorería, previa la orden del Ministro de Hacienda) y dejando a cargo de Jefe o persona que merezca su confianza el aprontamiento y remesa de aquellos que por cualquier circunstancia, no se hallaren en estado de acompañarle.

Montevideo y Enero 16 de 1830

                        Rondeau                                                          Lucas J. Obes

 

1830-02-12-T-Manuel Fraga a Lavalleja. Fuente: Eduardo Acosta y Lara, “La Guerra de los Charrúas”, Período Patrio II, pág. 11.

El Capitán que firma pone en conocimiento de usted que en el día de hoy ha llegado a esta guardia dos vecinos de las Puntas de Tacuarembó con el Parte de haber sido saqueados por treinta indios Charrúas levantados sus ganados y caballos. Yo he mandado una partida hasta esas inmediaciones usted determinará lo que halle más justo pues estos individuos dicen que habiendo un oficial con cuatro soldados es lo bastante para privar semejante desorden que ellos están prontos ayudar con todo lo que se les pida y sus propias personas las casas que han sido saqueadas son las siguientes Rubio Chiquito le han llevado seiscientas reses y todos los caballos [Dav.?] Manuel de la Silva, cincuenta caballos los Charrúas están acampados en las Puntas del Daimán. El que firma saluda al Señor Coronel con la mayor consideración y aprecio. Costa del Hospital Febrero 12 de 1830.

Manuel Fraga

Señor Coronel Comandante Gral. de la Frontera Don Manuel Lavalleja

NOTA 1. Esta carta probablemente motivó la carta de Lavalleja a Rivera de fecha 24 de febrero 1830, en que le ordena contener excesos de los charrúas y al mismo tiempo escarmentarlos, y que recibió instrucciones del Gobierno Provisorio que Rivera diligencie la más pronta conclusión de “ese” asunto.

NOTA 2.  La orden de Lavalleja no indica ni sugiere  que deba destruirse a los charrúas.

1830-03-05-T-

Santa Lucía, Marzo 5 de 1830

Quedo instruido de la nota que el Señor Ministro de la Guerra me ha dirigido el 24 del pasado con inclusión en copia del parte original pasado por el Jefe de Fronteras del daño hecho por los indios charrúas; saqueando y levantando los ganados de dos vecinos de las puntas de Tacuarembó.

Conociendo el que firma los grandes males que resultarían al vecindario, sino tomase medidas que impongan  a contener semejantes desórdenes, y poner freno que los contenga a estos malvados he impartido órdenes al Jefe de Fronteras para que ponga toda vigilancia, aprendiendo a los que intentasen hacer daño al vecindario para ser castigados para ejemplo, a más de este paso, he tomado otras medidas que de sus resultados daré cuenta al Señor Ministro a quien saluda afectuosamente

Fructuoso Rivera

Señor Ministro de la Guerra Don Juan Antonio Lavalleja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s