MAS SOBRE EL HORROR DE SALSIPUEDES

Eduardo Acevedo Díaz da una versión diferente del combate. Para ello, utilizó apuntes inéditos de su abuelo, el Brigadier General Antonio Díaz.

“…pero, el presidente Rivera llamaba en voz alta de “amigo” a [el cacique charrúa] Venado y reía con él marchando un poco lejos; y el coronel [Bernabé Rivera], que nunca les había mentido, brindaba a Polidoro con un chifle de aguardiente en prueba de cordial compañerismo.

“En presencia de tales agasajos, la hueste avanzó hasta el lugar señalado, y a un ademán del cacique todos los mocetones echaron pie a tierra.

“Apenas el general Rivera, cuya astucia se igualaba a su serenidad y flema, hubo observado el movimiento, dirigióse a Venado, diciéndole con calma: “Empréstame tu cuchillo para picar tabaco”. El cacique desnudó el que llevaba a la cintura y se lo dio en silencio. Al cogerlo, Rivera sacó una pistola e hizo fuego sobre Venado. Era la señal de la matanza.

“El cacique, que advirtió con tiempo la acción, tendióse sobre el cuello de su caballo dando un grito. La bala se perdió en el espacio. Venado partió a escape hacia los suyos.

“Entonces la horda se arremolinó y cada charrúa corrió a tomar un caballo. Pocos sin embargo lo consiguieron, en medio del espantoso tumulto que se produjo instantáneamente. El escuadrón desarmado de [el cacique] Luna, se lanzó veloz sobre las lanzas y algunas tercerolas de los indios, apoderándose de su mayor parte y arrojando al suelo bajo el tropel varios hombres.

“El segundo regimiento buscó su alineación a retaguardia en batalla con el coronel Rivera (Bernabé) a su frente; y los demás escuadrones, formando una grande herradura, estrecharon el círculo y picaron espuelas al grito de “carguen”.

“Bajo aquella avalancha de aceros y aún de balas, la horda se revolvió desesperada, cayendo uno tras otro sus mocetones más escogidos.

“El archi cacique Venado, herido por muchas lanzas, fue derribado en el centro de la feroz refriega. Polidoro sufrió la misma suerte. Otros quedaron boca abajo, con el rejón clavado en los pulmones. En algunos cuellos bronceados y macizos se ensañó el filo de las dagas, pues no había sido en vano el toque sin cuartel; y al golpe repetido de los sables sobre el duro cráneo indígena, puede decirse que voló envuelta en sangre la pluma de ñandú, símbolo de la libertad salvaje.

“No fueron pocos los que se defendieron, arrebatando las armas a las propias manos de sus victimarios.

“El teniente Máximo Obes y ocho o diez soldados pagaron con sus vidas en ese sitio la inhumana resolución del general Rivera.

“El cacique [Vaimaca] Pirú al romper herido el círculo de hierros, le gritó al pasar: “Mirá Frutos tus soldados, matando amigos”.

“Algunos charrúas consiguieron romper el cerco y escapar. Se volverían a cruzar con los hombres de Rivera”.

Salsipuedes

“Rivera, su sobrino Bernabé, el general Laguna y otros jefes se mueven con sigilo. No es posible luchar frontalmente contra los quinientos charrúas que se diseminaban aun al norte del río Negro. Todavía son temibles enemigos los remanentes de una etnia ayer soberbia y por ese entonces acosada, degradada y debilitada por el contacto con los vicios y enfermedades del hombre blanco, aunque dueña del espacio de los galopes y la estrategia de la supervivencia en un medio cada vez más hostil. Rivera se desplaza como un zorro cauteloso, al par que utiliza un doble discurso, como ahora se dice. Hay que prometerles a los indios el retorno al Paraíso Perdido del área riograndense. Luego es menester reunirlos sin que sospechen las intenciones de los promeseros y a continuación distraerles, ernborracharlos y, mediante un ataque fulminante, acabar con los caciques y los guerreros jóvenes.

“Sobre la acción de Salsipuedes, acaecida en las puntasdel Queguay el 11 de abril de 1831, no existen casi detalles. El diario El Universal [de Antonio Díaz], publicado en Montevideo, dice brevemente en su edición del 15 de abril: “Estamos informados de que en el día 10 del corriente ha habido una acción en Salsipuedes, entre los Charrúas y la división del inmediato mando de S.E. el Señor Presidente en campaña, en la cual han sido aquellos completamente destruidos” (1). En realidad, no fueron completamente destruidos. Algunos caciques, desconfiados, no acudieron a la cita. Otros indios, muy pocos, pudieron escapar. Los muertos no fueron los cuarenta que consigna el parte de Rivera ni los miles que los charruístas endilgan a las malas artes del General. Como antes dije, por ese entonces los charrúas eran alrededor de medio millar. Luego de la acción, breve y mortífera, los viejos, niños, mujeres y algunos combatientes fueron tomados prisioneros y conducidos a la capital. Su destino fue sellado por un etnocidio llevado a cabo con habilidosos procederes, que algunos califican como satánicos y otros como humanitarios.

“La salida del cuerpo expedicionario a cargo del General Rivera cumplió a cabalidad con sus dos objetivos: terminar con las fecharías de los cuatreros y acabar con los charrúas.

“Luego del combate, si así se le puede llamar, se difunde un cuidadoso y hasta elegante parte de guerra, fruto de los buenos oficios de un secretario letrado, cuyo contenido no tiene desperdicio alguno, tanto en lo que trasluce su meditada y elusiva sintaxis como en lo que callan sus calculados silencios”.

La Versión de Renzo Pi Hugarte

La versión de Pi Hugarte es también muy poco gloriosa para Fructuoso Rivera. Según él, los Charrúas “depositaban en él una confianza total” (1). Pese a esto, Rivera habría actuado de manera tal que su proceder “constituyó, sin atenuantes, una verdadera operación de genocidio, organizada con todo cuidado… y ejecutada con enorme eficiencia y total indiferencia por las vidas o el sufrimiento de los indígenas” (2).

Rivera habría tendido una trampa para atraer a los indios a terreno conveniente para atacarlos por sorpresa, dice el antropólogo. Para ello les propondría una supuesta incursión al Brasil para traer ganado desde allí. En este sentido, dio a entender al General Julián Laguna que era:

“… de la mayor importancia que el Sr. Gral. Emplee todo su tino y destreza para hacer entender a los caciques que el Ejército necesita de ellos para ir a guardar las fronteras del Estado y que el punto de reunión será en las puntas del Queguay Grande, para cuyo fin se dirigen cartas a los caciques Rondeau y Juan Pedro… Si ellos no cumpliesen lo prevenido en las citadas notas particulares, es preciso no alarmarse por esto, disimularle y conservarles siempre en su inmediación y si posible fuese, reunido a ellos. Si se moviesen para el centro de la campaña es preciso seguirlos con cualquier pretexto para ver si se consigue que el todo o parte del Ejército se incorpore a la fuerza a las órdenes del Sr. Gral [quien] conocerá que en todas las medidas preventivas es importante la mayor prudencia para no aventurar una empresa que, realizada, traerá bienes muy efectivos al país, consolidando el crédito y reputación militar de los Jefes que la han presidido…” (3)

En otra carta a Laguna, Rivera le ordenó marchar:

“… hacia las tolderías de los indios todos, a quienes prevendrá del próximo arribo del Gral en Jefe [él mismo] a dicho paraje, procurando observar en este movimiento todas las disposiciones de precaución y armonía que se le indicaron en las notas anteriores, infundiendo la mayor confianza a aquéllos y asegurándoles la buena disposición y amistad del Presidente hacia ellos. Y en suma, todo cuanto considere el Sr. Gral. que pueda contribuir al logro de la empresa que tanto promete a la prosperidad de la nación” (4)

Dice Pi Hugarte que Rivera se reunió con los caciques Charrúas en potero de Salsipuedes, pero que “puede describirse esa operación como un cerco de los indígenas por las tropas, que se apoderaron de sus armas y caballos antes de atacarlos” (5)

Alrededor de los indígenas se habría tendido un cerco de 1200 soldados de tropa regular y a una señal dada, cuando los indios se hallaban ebrios y somnolientos “… poco a poco y bajo la protección de la oscuridad de la noche las tropas de Rivera los fueron rodeando y con sus sables y bayonetas comenzaron a sorprenderlos y atacarlos en su campamento y allí mataron tanto a hombres como a mujeres y niños sin consideración ni piedad” (6).

A continuación Pi Hugarte cita el relato “clásico de la celada montada”, obra de Eduardo Acevedo Díaz, que se puede encontar más arriba, anotando que éste los obtuvo de los apuntes inéditos de su abuelo “quien tuvo la oportunidad de recogerlos en fuente oficial, a más de numerosos testimonios fehacientes, incluidos los de charrúas viejos actores o espectadores del sangriento drama” (7).

40indios murieron y 300 quedaron prisioneros (murieron mas cerca de 200 lamentablemente). Los heridos, las mujeres y los niños fueron llevados a Montevideo “tras un agotadora marcha a pie de casi 300 kilómetros, donde fueron entregados en calidad de criados a diversas familias consideradas de pro, pero cuya fortuna no había sido suficiente para que se proveyeran de esclavos africanos con anterioridad. Adelantando el reparto, fueron dados a vecinos de Durazno, algunos “charruítas”, a los que se bautizó asignándoles nombres y apellidos hispánicos” (8). Otros fueron entregados a François de Curel para exhibirlos en Francia por dinero, “como remanentes de una exótica y extinguida humanidad; allá fallecieron miserablemente” (9)

Es decir, redondeando el relato, los Charrúas fueron traicionados, emborrachados, exterminados y esclavizados, manejándose para ello “argumentos tipo racista” (10)

Pi Hugarte cierra su relato afirmando sombríamente:

“La opinión pública del Uruguay de entonces no reprobó el exterminio de los charrúas; si acaso no compartió la táctica engañosa utilizada para atraerlos a la emboscada fatal, pero aún esto en tiempos posteriores… no se levantó en su momento una sola voz condenatoria del genocidio. La guerra contra los charrúas había sido muy larga y muy cruel, y aquellos cazadores recolectores no se adaptaban a las transformaciones modernizantes del campo ni estaban dispuestos a sedentarizarse” (11)

Versión de Eduardo Acevedo Díaz del Combate de Salsipuedes.

Recogida por uruguay.indimedia.org

28 Respuestas a “MAS SOBRE EL HORROR DE SALSIPUEDES

  1. Esta buena la informacion. Pero segun otras fuentes Venado y Polidoro (Sepé) sobrevivieron a la masacre. Venado Logro huir con sus hombres y algunas mujeres. Poco despues Bernave Rivera lo encuentra en la Sierra del Infiernillo y tras engaños y espejitos de colores lo hace salir de la Sierra para matarlo en una Estancia. Polidoro no solo se salva de Salsipuedes sino también de Mataojo y por ultimo termina vengando a sus hermanos en Yacaré Cururu

    • si Martin quedate tranquilo que lo tengo claro a eso fue asi y el indio Lorenzo despues al ser preseguido de por vida se hizo llamar Sepe (que no era Polidoro) en tacuarembo donde muere envenenado en homenaje al otro cacique Sepe en breve voy a subir articulo donde revela aunque no esta confirmado que al craneo de Sepe (Lorenzo) lo desenterraron militares brasileños y desaparecio me llama mucho la atencion esto que hicieron con los restos del gran POLIDORO o del indio Lorenso “Sepe”
      lo subo en breve abrazo

  2. “Salsipuedes es el lugar donde se condujo con engaños a los charrúas -solo a ellos- donde un ejército de unos 1.000 hombres los atacaron por sorpresa y procedieron a la matanza despiadada de casi todos los hombres de dicha población.. es la palabra que simboliza el genocidio, un ataque a traición y el asesinato masivo …de charrúas”totalmente desprevenidos, una infamia, un crimen de lesa humanidad”…E. Picerno

    No solo fue matanza la de Salsipuedes, los niños charrúas eran robados a sus madres, en algunos casos por humanos, otros por perros, y matados. Tirados luego.La lengua le era cortada a quien hablaba charrúa. Las abuelas tenían miedo de que se supiera esto porque querían ocultar, proteger lo poco que les quedaba. Hubieron matanzas en lo que ahora es Entrerrioss también. Creo esto es terrible de recordar para los descendientes, pero es una parte de la verdad que la historia oficial nunca contó.

    Patricia Verónica Borda Barone

  3. Sepe Polidoro o polidorio yo segun Archivo General de la Nación cartas de Juan Antonio Lavalleja al Qué estaba vuscando Rivera por la muerte de Bernabé y de Maximiliano Obes una era al indio lorenso gonza’les o que Gonzalves Díaz La Casualidad murio en una cantina lo enterraron bajo un ombú unos Brasileros y se llevaran su cabeza era borracho segun la abuela nicacia y dejo la contra seña para el gran día que nos unieramos todos los charrúas que me la diga Bernardino yo le pregunte no la sabe El Indio Lorenzo Fue Sepe, de lo contrario tendriamos dos sepe los Gonzalves Díaz somos descendientes de Sepe y los garcia gonzales tambien ademas un tal polidorio era un entregador en la matanza de salsipuedes los tapari tambien sabe la contraseña la que hiso venado cuando se dio cuenta de que era una trampa yo la se y los que me conocen tambien me parese que acosta y lara se olvido de algo la memoria verbal de mis ancestros que frente a la luna me enseñaron todo lo que se una cosa que contaba la abuela que despues de la muerte de bernabe fue buscado incansablemente por rivera y ellas les llevaban tabaco y yerba despues tuvieron que casarce entre primos para mantener la sangre por eso mis tias odian a sepe aura florencia velicia y jose son los tios viejos que quedan de los charruas gonzalves diaz /los nacimiento diaz son sambos los lemos ,garcia,y rodriguez son gallegos eso me lo dijo la abuela cuando nos sentabamos frente a la luna llena siempre de frente a la luna fue partera en minas de corrales y los troperos diaz le decian la abuela hasta los 118 años se baño en el arroyo en la guerra de aparicio perdio 11 hermanos a mi padre y tios usaron el pollerin una cosa me dijo la abuela que en la pelea se veia a un charrua quiere decir guerrero? la abuela tuvo 17 hijos acosta y lara no los vio si tenia la pregunta quien era sepe porque muchos historiadores tambien se lo preguntan creo que fue la republica polidorio entregaba a sus propios compañeros yo lo vi en algun lado en cartas de lavalleja al sepe que buscaban era el indio lorenzo gonzáles o gonzalves
    porque le temen ala verdad no saben que siempre triunfa? y porque aveces no me dejan opinar?a que le temen? un tal polidorio entregaba charruas y porque no puede ser indio lorenzo sepe?era al que estaban buscando por la muerte de bernabe vivo muerto en donde se alle(palabras de el propio rivera)archivo general de la nacion

    Francisco Jose Gonzalves Pedemonte (descendiente de Sepe)

  4. Hola Francisco, yo también soy descendiente, ya que soy bisnieta de Nicacia, mi abuela se llama Zulema y vino de joven a Montevideo junto a Belicia. Hace unos años fui a Minas de Corrales a visitar lo que nos queda de familia, me emociona mucho saber de ti, y de tu memoria, ya que honras tu sangre y a tus ancestros.

    • Hola Silvia me gustaría saber más de los datos q comentan de los indígenas soy de cerca de minas de corrales y no se casó nada de todo esto q es nuestra cultura un Saludo si tenes algo de información me gustaría leerlo gracias

  5. yo tengo decendencia gallega 100% pero no puedo dejar de sentir esto como algo propio, mas alla de los detalles de la amboscada, la historia se repite a lo largo del tiempo la codicia y el poder como mascaron de proa, las poseciones antes que la vida, el miedo al diferente,si no miramos atras reflecionamos y cambiamos les aseguro aque hay otro riverita esperando pa ensartarnos caundo le demos la mano

  6. He leído varias veces los relatos de el extrrminio de los Charrúas, y cada vez me da asco. Me hierve la sangre. Estas tierras eran de Ellos, y Ellos pelearon junto a Artigas por la independencia. Y ese bastardo mal nacido… TRAIDOR A LA CAUSA ARTIGUISTA que cuando Artigas paga el rescate pedido por los portugueses, cuando tanto Rivera como Laballeja estaban en la isla das cobras, Rivera se pasa al Brasil a ofrecer sus servicios. .. y Lavalleja se va, no al paraguay con Artigas…sino a Buenos Aires…
    Luego de la crusada”libertadora” al servicio de BBAA encabezada por Laballeja y Oribe… se le une el traidor… el otro traidor… Fructuoso Rivera. Pero está claro que lo que este tipo quería era mantener en ssupoder las tierras del norte que era territorio que ocupaban los Charrúas. El también uso a los Charrúas para lograr la independencia. Se hizo amigo de Ellos. Y Los traicionó. Los esclaviso. Y los mando al exilio a 4 de ellos para exibirles como vichos raros. TRAIDOR POR DONDE SE LO MIRE. Y no quiero o dar más en su traición.
    SOLO QUISIERA QUE SE ENSEÑE LA VERDAD DE LO QUE ESTE NEFASTO INDIVIDUO ERA.
    LO TENEMOS COMO EROE Y NOS HACEMOS LLAMAR …CHARRÚAS.

  7. Me llamo Mauro Senaqué y asi me nombraron mis padres, dejando para siempre un pedacito de memoria y un interes particular por los pueblos que libres caminaron por estos suelos, pueblos que dejaron huellas inconfundibles de amor y sabiduría, de verse parte de todo y todo parte de uno, diría gente que vivía ,a diferencia de los que hoy pisamos el mismo suelo,esclavos llenos de miedo e ignorancia,que la única huella que dejamos al caminar es de basura.quieran los espíritus mas viejos y. los caminantes de estos tiempos poder reencontrarnos con lo que tantos intentaron borrar del todo, pero no pudieron,que la memoria los salve, y nos salve!

  8. Gracias por esta información, tengo 45 y me estoy interesando mucho por esta masacre que provocaron estos supuestos Libertadores. Gracias

  9. Sigan manteniendo VIVA NUESTRA MEMORIA, los tiempos cambian… Pero el comportamiento humano parece que solo se adapta

    • y la sociedad en ese entonces incluso hasta ahora trato y trata de ocultar esa masacre…

  10. Las versiones de los blahquillos Eduardo Acevedo Diaz y Antonio Diaz no son creibles. Elllos eren enemigos de Rivera. Y targiversaron los hechos

    • eso desde tu punto de vista, desde el mio menos creíbles son los partes oficiales de guerra de Rivera ese genocida si targiverso los hechos!!!

      • Deseo expresar que DEFIENDO A RIVERA porque fue el que se quedò hasta el final …ARTIGAS se fue en 1819 …..y no regresò …. Defiendo y quizas el GRAL RIVERA debiò actuar segun las circunstancias….pero que quien lo llevò a Salsipuedes gue el MENSAJE SUBLIMINAL DE LAVALLEJA !!

      • …puedes expresar lo que quieras pero Artigas se fue entre otras cosas por las continuas traiciones de Rivera incluso pasando y militando para el Lecor en el ejercito imperialista, el gran error de Lavalleja fue perdonarle la vida al traidor de Rivera en el abrazo de Monzon, quizás hubiese sido otra la historia artiguista…José Artigas, 14 de julio de 1816, Purificación.

        Artigas vive esta situación con preocupación, por la importancia que tiene cuidar la frontera y la fortaleza de Santa Teresa. Antes de estos hechos la relación con Rivera ha sido buena, según surge de la correspondencia entre ambos. Se recuerda la carta de la batalla de Azotea de González en la que Artigas menciona el triunfo del valiente y generoso Rivera. Hay otras cartas que confirman esa relación de confianza en años anteriores. Se presentara una de ellas, donde se aprecia el fino humor que desliza Artigas en la misma.

        Además de la dudosa actuación de Rivera en procura de frenar el avance de los portugueses, se debe mencionar lo sucedido en la batalla de India Muerta el 19 de noviembre de 1816, donde Rivera sufre una derrota casi vergonzosa a juzgar por lo que dice uno de sus oficiales, Ramon de Caceres.

        “200 Talaveras, derrotaron a 1500 orientales, (…) el jefe que mando esa acción, en cualquier parte del mundo, en que respondiese a un consejo de guerra, cuando no fuese considerado Traidor seria declarado inepto…”

        Según dice Cáceres, en cualquier parte del mundo Rivera debería responder ante un consejo de guerra que seguramente lo consideraría traidor o inepto. Bien se sabe que no es inepto, sino un habilísimo estratega en todo tipo de batallas, distinguiéndose por su conocimiento de todos los terrenos, el de sus propios hombres y el de las picardías que tanto beneficio traen a su causa.

        A partir de la invasión de los portugueses y según los documentos que se exponen, surge que la posición de Rivera es ambigua y dudosa. En la derrota definitiva de Tacuarembo de fecha 22 de enero de 1820 Rivera no participa de la misma ignorándose el motivo. También coincide, extrañamente con la no participación de Charruas.

        ¿Habrán sido convocados? Artigas estaba lejos procurando más patriotas para luchar.

        ARTIGAS AFECTADO POR DESERCIÓN DE RIVERA QUIEN SE PASA A LOS PORTUGUESES.

        Poco tiempo después, ya Artigas se ha retirado a Entre Ríos donde es resistido por Francisco Ramírez, quien también lo traiciona. Rivera se rinde ante los portugueses el 2 de marzo de 1820. El 28 de marzo, junto a 400 hombres, desfila ante Lecor, reconoce al Rey de Portugal y se le concede el grado de Coronel.

  11. INCREIBLEMENTE EL ESTADIO CHARRUA ESTA DENTRO DEL PARQUE RIVERA. QUE FALTA DE RESPETO DEL ESTADO A QUIENES FUERON TRAICIONADOS. LOS CUADROS DE RIVERA TENDRIAN QUE SER DESCOLDADOS DE TODOS LOS DESPACHOS. EN EL MUNDO NOS CONOCEN POR LA GARRA CHARRUA NO POR LOS TRAIDORES DE RIVERA.

  12. Vamos despacio porque aqui’ se opina de todo y mal.El ULTIMO que dejò de luchar junto a Artigas ante la invasiòn portuguesa fuè Rivera,Oribe se habìa enemistado con Artigas pasàndose a Buenos Aires.Rivera quedò SOLO con 400 hoimbres ontra 6.000 invasores,un ejèrcito fogueado en las guerras napoleònicas europeas y con mercenarios hessianos a su orden.Puso dos condiciones para rendirse: conservar el mando y sus hombres y que se respetara el reparto de tierras a la paisanada realizada por Artigas.Rivera,Oribe,Lavalleja y su hermano Manuel fueron todos oficiales en el <cuerpo de Dragones portuguès.Tratar de denostar a Rivera es caer en la falacia estêril de tergiversar la historia,se trata del oficial preferido de Artigas,elultimo en abandonar la lucha,el caudillo preferido por los hijos de Artigas para batallar bajo sus òrdenes.Su èpica conquista de Las Misiones (un deseo de Artigas) sirviò ni màs ni menos que para obligar al Emperador a suspender su apetito por nuestras tierras.En cuanto al tema de Salsipuedes,ni Eduardo Acevedo Dìaz ni su tìo estuvieron en el campo en que se sucedieron los hechos,al tìo de Acevedo Dìaz le llegò la versiòn a travès de Manuel Lavalleja (que tampoco estuvo en Salsipuedes,pero que tuvo SU versiòn por lo que un indio le contò).Finalmente agrego que como es hoy reconocido,fueron màs los guaranìes muertos en las luchas patrias que todos los charrùas existentes en estas tierras.Los charrùas eran pàmpidos que vivìan en lo que hoy es Corrientes y Entre Rìos y que a causa de la expediciòn punitiva llevada a cabo por el Gobernador Josè de Andoàneguy pasaron al otro lado del Rìo Uruguay (nuestro lado) huyendo de Andoaneguy.Los originarios habitantes de esta tierra,fueron los minuanes,de acuerdo con los estudios paleontològicos realizados (Lòpez Mass).

    • Acepto tu comentario tendencioso por respeto pero tenes varios errores conceptuales graves, los minuanes no pueden haber sido nunca los originarios habitantes, cuanto mucho integraban la macro etnia Charrua…

  13. Asesinos, traicioneros, cobardes como muchísimos colorados que siguen fieles a los ideales de ese satánico Rivera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s