El arma más cruel de los españoles para la conquista de América


La viruela fue letal. La pólvora y el acero funcionaron para la lucha cuerpo a cuerpo, mientras la caballería marcó una ventaja definitiva en la conquista de América. Las armas utilizadas para terminar con la resistencia de los pueblos nativos a partir de 1492 fueron implacables para lograr el sometimiento y la destrucción de la cultura, sociedad y cosmovisión indígena y con ello, llevar a buen puerto la empresa de la conquista.

Entre arcabuces y el rugir de los cañones, las grandes ciudades de las civilizaciones americanas cedieron ante el avance a sangre y fuego de los conquistadores españoles. Sin embargo, ningún arma despertó tanto terror y fue utilizada con crueldad similar a la que llegó un año después del primer viaje de Cristobal Colón a las Antillas: los perros.

El mejor amigo del conquistador

perros en la conquista de america

Los perros europeos llegaron a América en 1493, a bordo de 17 navíos durante el segundo viaje de Colón entre marineros, caballos y otras especies animales domésticas. Si bien los pueblos prehispánicos conocían al menos cinco razas caninas, éstas eran pequeñas y dóciles, criadas ocasionalmente para consumo humano. En el caso de los canes de ultramar, se trataba de razas de talla grande, principalmente alanos, mastines y dogos.

La historia de la relación entre hombre y perro dio como resultado una extrema nobleza de los cánidos y el desarrollo de habilidades sociales como un rápido aprendizaje. Si bien tiene mucho de cierto el proverbio que afirma que “el perro es el mejor amigo del hombre”, durante los primeros 50 años de la Conquista de América, estos animales se convirtieron en la pesadilla de los pueblos originarios.

Los perros fueron utilizados de forma infame como arma de guerra por lo conquistadores españoles. Entrenados para matar y devorar indios, el abuso en la nobleza canina fue llevado al máximo, consiguiendo el efecto deseado de terror y persuasión en los nativos americanos.

perros conquista española

Colón fue uno de los primeros en darse cuenta del potencial canino para la guerra “muy gran guerra haze acá un perro, tanto que se tiene apresçio su compañía como diez hombres, y tenemos d´ellos gran necesidad”, mientras su hermano Bartolomé fue pionero en poner en práctica el instinto aún presente en estos animales: en marzo de 1495 partió al Caribe con 200 hombres, 20 caballos e igual número de perros para sofocar la rebelión indígena de Santo Domingo.

Protegidos con escaupiles y carlancas con púas al cuello, la anexión de los canes en las filas de la vanguardia fue adoptado rápidamente por las distintas expediciones españolas que se adentraban en América continental o a través del Caribe. Las tropas conquistadoras contaron con perros dispuestos al ataque en Puerto Rico al lado de Juan Ponce de León, en la campaña de Hernán Cortés en México, en Nicaragua, bajo el mando de Pedro Arias Dávila con fines puramente lúdicos, en Florida acompañando a Hernando de Soto y las campañas de conquista en Colombia, Venezuela, Tucumán y Chile. Así lo confirman las crónicas y relaciones de la época que dan cuenta de su aparición, casi tan presente como la del caballo, pero invisibilizada por la historia debido a lo escandaloso del acto.

Aperreamiento, una sanguinaria tortura

perros conquistadores

Ha de entender el lector que aperrear es hacer que perros le comiesen o matasen, despedazando el indio”, afirma Fray Bartolomé de las Casas en su Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias. A lo largo de su principal obra, el cronista afirma una y otra vez el carácter sanguinario y bestial del uso de canes para exterminar a la población indígena:

“Y yo vi que los españoles les echaban perros a los indios para que los hiciesen pedazos, y los vi así aperrear a muy muchos (…) perros bravísimos que en viendo un indio lo hacían pedazos en un credo, y mejor arremetían a él y lo comían que si fuera un puerco. Estos perros hicieron grandes estragos y carnecerías (…)”.

El uso de perros en combate no fue un caso aislado, ni una estrategia que nació de una respuesta animal ante el ataque a su dueño. En realidad, se trató de un método sistemático de persecución, agresión y tortura de indígenas, con el objetivo de reducir al mínimo la resistencia, en ocasiones utilizado como suplicio y castigo ejemplar para los demás nativos.

perros de los conquistadores

El Manuscrito del aperreamiento (c. 1590) es sólo un ejemplo de lo cruento de los suplicios ejecutados por los animales y ordenados por los conquistadores. Se trata de un documento de innegable valía documental que representa el castigo que sufrieron los seis señores de Cholula y un sacerdote en 1523, cuando fueron aperreados por órdenes de Hernán Cortés. La imagen muestra a un can que ataca a un hombre indefenso en el piso, mientras los demás esperan su turno para correr la misma suerte.

La importancia histórica y militar de los canes en la Conquista llegó a tal grado, que algunas crónicas de la época recogen el “heroísmo” de perros como Becerrillo, un alano español propiedad de Vasco Núñez de Balboa, que recibía sueldo de oficial y era especialmente sanguinario, considerado buen elemento en las filas de su amo o Leoncico, especializado en aperreamiento.


Conoce más historias sobre la conquista y descubre una de las estrategias de evangelización más utilizada en el Valle de México luego de leer “La campaña española para convertir a Huitzilopochtli en un demonio” o bien, descubre la importancia de las Pléyades para las culturas prehispánicas en “Las misteriosas estrellas que guiaron la vida y muerte de los mayas“.

*
Referencias:

Piqueras, Ricardo “Los perros de la guerra o el “canibalismo canino” en la conquista“, Universitat de Barcelona

Hoffmeyer, Ada Bruhn de “Las armas de los conquistadores. Las armas de los aztecas“, 1986.

http://culturacolectiva.com/espanoles-conquista-de-america/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s