El Sueño De Inocencio.1°parte


Espero que les guste.
Por Daniel Marzoratti
.
1
Un día aquel niño
con edad de comprenderlo,
su padre con cariño
pensó: “debe saberlo.”
2
“Tu color de piel cobre
no es europea ni africana,
es de gente que vivió sin que sobre
en Abya Yala, hoy tierra americana.”
3
“Somos del pueblo de esta tierra,
dueños de caminarla en libertad.
Las llanuras y las sierras
saben que te hablo con verdad.”
4
“Mas un día el blanco llegó
diciendo: mi rey de esto es dueño
y a fuego y sable desapegó
a pueblos enteros de sus sueños.”
5
“Algunos cayeron enseguida,
otros fueron más resistentes;
y aunque muchos dejaron la vida,
todos lucharon como valientes.”
6
“Tu pueblo en particular
resistió trescientos años,
con una libertad singular
mas perdió por un engaño.”
7
“Tras echar al extranjero,
unidos a los criollos,
con cuentos lisonjeros
nos atraparon en un embrollo.”
8
“En un lugar de tierra adentro,
invitados por un criollo amigo,
los abuelos fueron a un encuentro
y los apuñalaron como a enemigos.”
9
“Aquella enorme confianza
en genocidio terminó,
traicionada la alianza
otro tiempo germinó.”
10
“La mayoría de los guerreros
muertos en el terreno;
los pocos vivos prisioneros
de un ejército, de moral, ajeno.”
11
“No quedaron conformes
con el baño de sangre de valientes.
Con las mujeres mancillaron su uniforme
ante los niños y su mirar inocente.”
12
“Lo que pareció repentino,
una traición que se hace genocidio;
no fue pensada sin tino,
el siguiente paso fue el etnocidio.”
13
“Las mujeres charrúas
como esclavas entregadas,
con el corazón roto con una púa,
pues de sus hijos fueron separadas.”
14
“Desde ahí todo fue prohibido.
El idioma se volvió clandestino
para que todo cayera en olvido,
mintiendo sobre este pueblo y su destino.”
15
El hombre guardó silencio,
sus ojos de lágrimas llenos,
demasiado sufrimiento sentencio
para un sentir de amor pleno.
16
A veces parece poco
decir demasiado
y puede volverse loco
a quien lo asalta el pasado.
17
Al niño, la cabecita llena
y el corazón acongojado,
un sueño le llenó la escena,
de sentires, sobrecargado.
18
Caminando por un sendero
le preguntó a los pájaros del monte:
“¿Dónde a mi tribu recupero?”
“No lo sé”-respondió un sinsonte.
19
“De males que aquejan
a mi especie debo preocuparme,
ya que sin árboles nos dejan
y para jaulas quieren cazarme.”
20
Entre los árboles en su sueño ,
un puma sentado lo miraba,
como el albedrío era dueño
ante la pregunta contestaba:
21
“No puedo saberlo,
pues al cazador debo esquivar,
mas mi presencia debe proponerlo,
tu pueblo también debe estar.”
22
Desapareciendo en la espesura
al niño ha dejado solo;
avanza éste hasta la llanura,
que parece alambrada hasta el polo.
23
Una berá corredora
espera su pregunta.
“Ave de la Pampa conocedora,
¿sabes si mi pueblo aún trasunta?
24
“Solo recuerdo creerlo enemigo,
pues nos cazaba por hambre
y aunque nunca sería un amigo,
no nos detenía con estos alambres.”
25
“Sigue tu camino hasta el cerro,
donde el águila tiene el nido.
Pregúntale a ella, que sino erro,
desde el aire puede haberlos percibido.”
26
En el aire el águila planeando.
“Busco comida para mis hijos,
encontrarla mucho está costando”
cuando vio al niño le dijo.
27
“Perdón pájaro de las alturas,
buscar a mi pueblo es mi cuestión;
como admiro tu bravura
pregunto: ¿presenciaste la traición?”
28
Bajando hasta una rama
le dice con ternura manifiesta,
“en el aire se presentía una trama,
pero solo se veía una fiesta.”
29
“Una gente toda entregada
a encender fogatas,
comienza a ser masacrada
con una ciega furia que se desata.”
30
“Cuando suenan los disparos
escapo en vuelo lejos,
los humanos se comportan raro;
no quiero verme en ese espejo.”
31
“No supe que más pasó,
nada más puedo contarte.
Sigue el camino que el cerro traspasó,
que una sorpresa haz de encontrarte.”
32
Bajando la ladera
un toldo de cueros divisó;
un hombre, un fuego y una caldera,
que estaba cerca su corazón avisó.
33
No tenía dudas, aunque palpitaba.
Su cara sus gestos…
Ante un Charrúa estaba.
Quedaban aún hombres de estos.
34
Delgado, torso desnudo,
vincha, pluma y taparrabo atado.
Su lanza de mango nervudo
descansa recostada a su lado.
35
Su cara de gesto fiero
contrasta con su dulce mirar.
Adornado en la cabeza como el tero,
lo imaginaba al ñandú bolear.
36
“Hola” le dijo. “mi nombre es Inocencio,
buscaba hasta que te encontré.”
El Charrúa escuchaba en silencio,
cebándose un mate, dos, tres.
37
“Niño, estás lejos de tu encuentro,
debes seguir andando.
Que tu presencia acá sea centro
para el círculo que estás creando.”
38
“¿Pero tú, no eres de mi raza?”
“Yo fuidel pueblo nuestro,
pero antes de llegar a lo que tu cazas
te encontraste con un Ancestro.”
39
“ Solo esta vez nos veremos,
pues el consejo me ha enviado
como guía a que encontremos
a los hermanos invisivilizados.”
40
“La peor discriminación racial
fue usada contra su propia legalidad.
La persecución fue parcial,
pues éramos los de mayor antigüedad.”
41
“Negándonos el derecho
a pertenecer a una raza
que vivía por aquí en los hechos
mucho antes que fundaran una plaza.”
42
“Inteligente forma de quitarnos,
creando la invisivilidad.
Entre ellos lograron mezclarnos,
borrando de un saque nuestra identidad.”
43
“fue claro por tierra el saunto,
eliminando reclamos futuros.
Al morir la raza fue punto.
Ya no quedaban Originarios puros.”
44
Deshacerse de guerreros,
separando hombres parcos,
repartiéndolos por el mundo entero
como tripulantes de barcos.”
45
“Solo volvió Sepé, el Cacique
que la última tribu juntó.
Vino buscando se practique
la paz hacia la que apuntó.
46
“pero la suerte se ensañó
con nuestros hermanos,
un maletín con ropa engañó
y puso una plaga en sus manos.”
47
“Se habían salvado únicamente
Sepé, Santana y Avelino,
pero el ejército amargamente
puso al cacique en solitario destino.”
48
“A mediados del siglo diecinueve
parte Sepé de esta forma de vida.
Canta victoria quien promueve:
¡por fin la raza está desaparecida!
49
“Pero aprende Inocencio
esta nueva enseñanza.
Tú que me escuchas en silencio,
con algo no puede ninguna matanza.”
50
“Las abuelas y su memoria.
Como madres callaron,
pero a nietos dieron la historia
de lo que los Abuelos pasaron.”

10733737_315984841929132_6077098020749499607_o

Daniel Marzoratti

·Lunes, 30 de noviembre de 2015

Anuncios

Una respuesta a “El Sueño De Inocencio.1°parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s