Hallaron fósil de gliptodonte de entre 10.000 y 40.000 años en Paysandú


EQUIPO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS TRABAJÓ EN SU EXTRACCIÓN

Locales | 04 Nov

Un equipo del departamento de paleontología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República trabajó durante el fin de semana largo en la extracción de una serie de restos fósiles de un ejemplar de la megafauna que habitó nuestra región.
El paleontólogo Sebastián Tambuso, quien estuvo al frente del grupo, explicó a EL TELEGRAFO que el hallazgo original se produjo hace más de un año, pero recientemente una de las personas vinculadas con el establecimiento agropecuario donde estaban los restos se comunicó con la facultad para dar la noticia.
Los restos se encontraron cerca de una cañada en las proximidades del pueblo Sauce del Queguay, “es por la ruta 26 a unos 50 kilómetros, más o menos, kilómetro 50 de la ruta 26, desde la ruta son unos 10, 15 kilómetros para adentro”, indicó.
“Lo que se encontró fue una coraza de gliptodonte, en realidad es media coraza, no es una coraza entera”, explicó.

HALLAZGO

Tambuso relató que los restos fueron encontrados por el hijo de uno de los trabajadores del establecimiento. “Lo encontró hace un año más o menos, vio que había aparecido un fragmento de esa coraza, le pareció interesante, le llamó la atención y empezó a limpiarlo y descubrió casi toda la coraza, la parte de adentro, pero quedó ahí. Después, la hermana del arrendatario del campo lo vio y se contactó con la Facultad de Ciencias en búsqueda de paleontólogos, mi jefe Richard Fariña habló con ella y más o menos arreglamos para ir el fin de semana, al final él no pudo ir y fuimos nosotros”.
Lo más importante fue el hallazgo de la coraza del animal, aunque aparecieron otros restos, incluso mejor conservados.
“El mismo muchacho había encontrado un húmero, el hueso del brazo, y también un fémur, que es el hueso largo de la pierna, todo perteneciente al gliptodonte, y algunos fragmentos más de hueso, que estaban medio rotos; nosotros encontramos, excavando, tratando de encontrar la coraza, fragmentos de escápula, que es el hueso de la paleta, y algunos fragmentos de costillas que no se pudieron preservar muy bien porque estaban muy frágiles, se rompían, se resquebrajaban, o sea, tenemos registros fotográficos de todo eso, pero no pudimos conseguirlos”, detalló el investigador.

PUNTUAL

Para el paleontólogo se trata de un hallazgo “bastante interesante”, pero no le parece que se pueda llegar a hallar más que nuevos fósiles del mismo animal. “Me parece que es medio casual, puede llegar a haber más restos del mismo gliptodonte, explorando un poquito más en la zona; no creo que haya mucha cosa más ahí en la vuelta, quizás sí, quizás buscando un poco más se puede encontrar, nosotros buscando en el sedimento donde se excavó no encontramos y eso que hicimos un pozo bastante grande y no encontramos muchas más cosas, o sea que es un hallazgo puntual de ese animal, que se ve que se murió ahí o fue arrastrado y ahora la cañadita, que ahora ha crecido bastante, lo descubrió y apareció eso”.

PARENTELA

Según Tambuso, los gliptodontes “son parientes de lo que son las mulitas y los armadillos actualmente. No necesariamente es un antecesor, son parte del mismo grupo, pero no es que las mulitas derivan de este grupo, son parientes cercanos nomás”.
Estimó que las medidas que tenía este ejemplar eran de “un metro y medio por un metro y medio, eran bastante grandes, podrían llegar a pesar una tonelada, un poco más, como un ‘fitito’ (Fiat 600), podría ser bastante bien comparable”.
Los restos encontrados tendrían una edad “como mínimo de 10.000 años, pero pueden llegar a tener hasta 45.000 años, por el sedimento donde se encuentra”, calculó.
El equipo de la Facultad de Ciencias estuvo integrado por Sebastián Tambuso, Santiago Patiño y Martín Batallez, quienes contaron con el apoyo de Bruno y Enzo Vivian, Claudio Enrique y Virginia Butler, que fue quien se contactó con el departamento para dar cuenta del hallazgo.

ANTECEDENTES

Tambuso no recordaba en Paysandú antecedentes oficiales de hallazgos de este tipo, aunque consideró que es frecuente que aparezcan y no se registren.
“Justo pasó un grupo de pescadores que andaba en la vuelta, nos vieron trabajando y uno de ellos nos dijo que tenía un montón de piezas, o sea, es común que se encuentren, otra persona también en el museo me contó que tenía un conocido que tenía varias piezas que había encontrado en otros lugares. Es bastante común encontrar estas piezas, sobre todo de gliptodonte, porque es una coraza muy grande compuesta por muchos fragmentos, muchas placas”, indicó.
Los restos fueron trasladados al Museo Histórico, donde se encuentran en custodia por el equipo de la facultad, un hecho que fue destacado como un gesto de confianza por el integrante de la coordinación de Museos Departamentales, Alejandro Mesa.

http://www.eltelegrafo.com/index.php?id=105590&seccion=locales&fechaedicion=2015-11-05

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s