“SALSIPUEDES ES LA PRIMERA ACCIÓN DEL TERRORISMO DE ESTADO EN URUGUAY”


Entrevista a Gonzalo Abella en ‘Mañanas de Radio’, lunes 7 de abril de 2014

 

“Imaginémonos que la Emboscada del Salsipuedes, que fue el comienzo de una serie de emboscadas y de crueldades sin límite, por ejemplo, el secuestrar niños y hacerles olvidar su nombre y su identidad entregándoselos a familias ricas de Montevideo como mascotas. Los charrúas sobrevivientes de Salsipuedes fueron los primeros niños desaparecidos del Uruguay. Salsipuedes es la primera acción del terrorismo de Estado en Uruguay”·, dijo el maestro e historiador Gonzalo Abella en ‘Mañanas de Radio’. En la oportunidad habló sobre los homenajes que se realizarán en el lugar el domingo 13 de abril y subrayó que “los que no van, estarán con nosotros en cada feria que se volantee, en cada pintada que se haga porque también ese es nuestro mejor homenaje a Salsipuedes”. Transcribimos a continuación la entrevista en forma íntegra, que Usted puede escuchar en el siguiente link:
http://www.ivoox.com/gonzalo-abella-7-abril-audios-mp3_rf_3001525_1.html

 

 

Efraín Chury Iribarne: Es una satisfacción recibir a Gonzalo Abella, hoy para conversar de un tema que estuvimos conversando el otro día con Isabel Izquierdo y vamos a ampliar con Gonzalo.
Bienvenido a la 36, como siempre, Gonzalo.

Gonzalo Abella: Gracias, buenos días.
Y el hacer un alto en toda esta campaña electoral para hablar de Salsipuedes no es hacer un alto político, es mostrar que, más allá de fuerza electoral, la Unidad Popular hace suyos los grandes problemas del país, sus grandes eventos históricos, que no olvidamos nuestras raíces y honrarlas es honrarse uno mismo. Eso lo decía Martí, el honrar honra.
Y realmente, por ser conscientes del papel que estamos jugando, tenemos que estar en Salsipuedes con una delegación.

 

EChI: Lógicamente.
Y quiero destacar que hubo un gesto que me cayó muy bien, porque llegó Guillermo Macció y no preguntó nada, ni cómo era el viaje, qué servicios podría tener, nada. Simplemente se enteró y dijo “quiero un boleto para ir a Salsipuedes”. Me parece que esa es la reacción que debemos tener frente a esto.

GA: Bueno, justamente por la responsabilidad de haber convocado con Isabel, por la experiencia nuestra de lo que significa, yo antes de explicar por qué tenemos que estar, que la gente lo sabe, reflexionar un poco sobre el hecho histórico, que tiene mucho más importancia en la historia continental de lo que a veces alguna gente cree. Quiero advertir que viajar a Salsipuedes no es ir a Kiyú y no se trata de la distancia.
Es decir, en Kiyú con todo el afecto se nos recibe con una infraestructura garantizada y con todo previsto hasta por el mal tiempo. El arroyo Salsipuedes está totalmente a la intemperie, es una aventura cada viaje porque puede llover y porque el arroyo Salsipuedes no debe su nombre a la emboscada sino a que es un arroyo grande que cuando llueve en las nacientes de buenas a primeras no da paso y es una verdadera trampa para que los que acampan en sus potreros. Por lo tanto, por una enorme responsabilidad, nosotros al Salsipuedes vamos a llegar, pero vamos a ver si podemos vadearlo para llegar al pueblito Tiatucura.
Todo hace suponer que sí porque en el 99% de los casos lo hemos podido pero también hay un plan B que es que el viaje termine a orillas del Salsipuedes y allí los compañeros que quieren hacer su ofrenda floral y allí se haga la oratoria.
Es más, en el eventual caso de que el Salsipuedes Grande no dé paso, yo les haré adiós desde la orilla del frente, porque por razones políticas y culturales yo voy a estar en la margen de Paysandú desde el viernes 11.

 

EChI: Porque el arroyo es separatorio, digamos.

GA: El arroyo es el límite entre Paysandú y Tacuarembó. Corre hacia el sur y se vuelve límite entre Tacuarembó y Río Negro. Desemboca en el Río Negro.
El tema es que yo tengo que ir por el lado de Paysandú, por el lado de Piñera, Morató, tengo que estar ahí con Isabel el 11 porque damos una conferencia sobre Salsipuedes, que va a ser una conferencia debate en Merino.
Y después nos trasladamos al pueblito de Tía Tucura que queda casi en las márgenes del Salsipuedes Chico.

 

EChI: ¿Qué distancia hay entre uno y otro?

GA: Bueno, depende de la ruta que hagas, porque se van juntado el Salsipuedes Grande y el Salsipuedes Chico. ¡Qué lástima que no esté Isabel acá que es la baqueana del manejo de kilómetros!
Pero para ubicarnos un poquito de cómo va a ser el viaje, Paso de los Toros son 250 km de Montevideo. De Paso de los Toros a Estación Peralta que era una vieja posta de diligencia, son 50 km más.
Y de ahí te bandeás para la izquierda y te la topás acostada. O sea, como dice el Sabalero, si rumbeás para la izquierda son unos 13 km hasta el Salsipuedes Grande. El puente sobre el Salsipuedes Grande hay que cruzarlo, que en el 99% de los casos da paso. Se cruza después el Salsipuedes Chico y a 1 y ½ km está el pueblito de Tía Tucura.
Entre el pueblito de Tía Tucura y el Salsipuedes Chico está el Memorial Charrúa que es una estructura de metal, como una especie…

 

EChI: La vi el otro día en una foto y vi el monte del Salsipuedes que es maravilloso.

GA: Ah, es maravilloso, si.

 

EChI: Me lo mostró Isabel, me pareció magnífico, le pregunté qué siente uno cuando pisa esta tierra.

GA: Bueno, te contó la experiencia de Julián Segovia, periodista que había quedado ciego por diabetes a los 30 años, siguió siendo periodista, ahora falleció. Él dijo, yo creí que mi vida se dividía en antes y después de la ceguera pero ahora sé que mi vida se divide en antes y después de sentir el Salsipuedes.
Pasan cosas muy mágicas ahí.

 

EChI: Nos contaba que no sé qué es lo que sobreviene sobre uno.

GA: Ah sí, sí, eso mismo, esas mismas palabras dijo Raúl Rodríguez hace 5 años cuando fuimos con él a Salsipuedes. Salió de la Radio también un ómnibus, desde acá, que se juntó con varios autos que vinieron de Paysandú, entre ellos Raúl Rodríguez.
Ahora, dos cosas, un poco de información sobre la historia reciente de Salsipuedes. Ese memorial de metal que es como de 2,5 m. de alto.
Fue inspirado por los naipes que talló en cuero Tacuabé antes de fugarse allá en Lyon, en Francia. Él fue el único sobreviviente de los cuatro cautivos que entregó Rivera al circo francés.
Ya estaba en Lyon porque la opinión pública en Francia había repudiado la muerte de Guyunusa, la muerte de Vaimaca y Senaqué. Y a Tacuabé lo habían llevado para Lyon y él ahí escribe unos naipes.
Pero esos naipes tienen unas figuras humanas que, como era un indio, la gente dijo “burda imitación de la baraja española”. Si hubiera sido un criollo hubieran dicho “precursor del arte moderno”. Cada cual lo ve según sus intereses.
Pero una cosa ni la otra, los naipes de Tacuabé son evocación de espíritus.
Y yo cuando me metí más en la mitología de los pueblos originarios, me di cuenta que los espíritus en general, si esto fuera televisión, tengo dibujos hermosos hechos por los indios del Paraguay que están publicados.
A los espíritus no se les dibujan ojos, porque como me decía una vez un (…) “los ojos se los das vos, che amigo”. Es decir, ellos te presta sus sabidurías, sus memorias, pero para saber cómo está hoy su paisaje los ojos se los prestás vos.

 

EChI: ¡Qué interesante eso!

GA: Sí, es impresionante. Porque además la relación con los espíritus no es una relación de sometimiento en el mundo andinista indígena, es una relación de reciprocidad.
Bueno, y ahí está la gente de Guichón y de otros pueblitos, de Piñera, de Morató, de Tres Árboles, hicieron una colecta de metal y un escultor elevó esa mole que parece un reloj de arena con cabeza que evoca los naipes de Tacuabé.

 

EChI: Hermoso, como elemento simbólico de toda la grandeza.

GA: Es sobrecogedor. Lo que pasa que por el temperamento del Salsipuedes yo ni siquiera puedo garantizar hoy que lo vean, porque está en la otra margen de Salsipuedes Grande, está en la margen sanducera.
Lo vamos a ver, el 99% de posibilidades, y sino cortamos la tormenta con el hacha y pasamos igual.

 

EChI: Con el hacha y un poco de sal.
Y además les mandamos la tormenta a los enemigos, porque también hay clave.

GA: Ahí está, vamos a hacerlo.
Pero de todos modos yo quiero ser muy honesto, a donde se lega es a las orillas del Salsipuedes del lado tacuaremboense, porque entramos por Tacuarembó y rumbeamos para la izquierda.
Pero de todos modos este monumento que fue hecho con una suscripción de bronce realmente está hecho sobre un pequeño cono de piedras, como las apachetas indígenas, como los túmulos rituales y sobre eso se yergue eso.
Y realmente es altamente simbólico que el charrúa llevado contra su voluntad a Francia y que fugó, su obra haya vuelto a orillas del Salsipuedes donde empezó la masacre y donde los Charrúas ganaron su victoria más importante, la ganaron en el corazón de todos los orientales. Porque todo el mundo hoy maldice a los genocidas y reverencia a aquellos charrúas artiguistas que cayeron ahí.
Entonces, al Salsipuedes vamos a llegar. Vadear el Salsipuedes Grande, 99% que sí. Llegar al Mausoleo, ver las ofrendas de la caballería gaucha que tira flores a los charrúas artiguistas que es sobrecogedor y siempre me piden que dé una charla allí en el campamento, eso es un 99% seguro. Pero hay que ir con la mentalidad del hecho político que estamos generado.
Mientras la Intendencia de Montevideo (IMM) permite que la estatua del genocida presida Tres Cruces, porque el hombre que inició la contrarrevolución agraria es así homenajeado por una cúpula del Frente Amplio que sigue haciendo hoy contrarrevolución agraria.
Homenajea a los suyos, mientras tanto la Unidad Popular homenajea al Salsipuedes. Ese es el símbolo.
Y tenemos que estar preparados a las mayores inclemencias, bajar, cada uno lleva flores, las tira en el arroyo Salsipuedes y ahí habla el que tiene que hablar. Porque ahí no habla la cabeza, en ese lugar habla el corazón.
Entonces, los compañeros que están ahí, que saben la historia o que hacen sus preguntas al Salsipuedes, porque ahí, en ese río, un cantautor de Artigas, Alán Gómez, cantó una canción “Mi mama, la pala y el río”.
Un hombre espectacular. Nacido en Artigas en la máxima pobreza. Soñaba con tener una bicicleta pero no sabía manejarla. Pidió prestada a los niños que iban al cine en Artigas, tomó una bicicleta pero no la sabía frenar así que siguió y terminó en Brasil porque no podía frenarla.
Alán Gómez en el Salsipuedes escribió un poema que dice:
“El charrúa está aquí, en el canto del hombre que lo añora y lo lleva”, realmente yo encuentro que es una síntesis casi perfecta.
Entonces, en primer lugar aclarar sobre las vicisitudes del viaje. No vamos a un lugar que nos recibe sino que vamos a un lugar que nos está esperando por otras razones. Y realmente, simplemente la foto que podamos sacar para después publicar en las redes y en los diarios como “La Juventud”, “La verdad”, en “El periódico de los humanistas”, simplemente la foto de compañeros de la Unidad Popular inclinado reverentes la cabeza y echando una flor en el Salsipuedes, ya eso tiene un significado político extraordinario y una señal muy clara para nuestro pueblo del interior.

 

EChI: Tú sabes Gonzalo que en realidad el valor que tiene eso es enorme. Yo no conocía la triste historia de alguien que las maestras de mi tiempo me dijeron que era uno de los héroes de la Patria que se llamaba Fructuoso Rivera.
Tuve que andar en el devenir de los trabajadores, los obreros, investigando, para obtener la verdad, que era uno de los personajes más siniestros que había tenido el Uruguay. Se llamaba Fructuoso Rivera.
Hoy yo creo que aquel que se precie de haber aprendido algo en la vida no puede ignorar que Rivera fue todo lo malo.

GA: Vos sabés que me hiciste acordar de Alán Gómez, un personaje extraordinariamente pintoresco, y la voy a decir textual como él me lo dijo. Yo tenía bastante confianza con él y le digo:
-¿Alán, cómo vos que reverenciás a los Charrúas podés votar al Partido Colorado? Te estoy hablando de 30 años atrás.
Ah –dice- yo soy batllista, por mí Rivera puede irse a la putísima madre que lo parió.

 

EChI: Claro, eso vendría a dar razón, concretamente hubo un tiempo largo y esto no es para aclararle las cosas al Partido Colorado, en que el riverismo fue el principal enemigo del batllismo.

GA: Claro, y puede hacer un análisis de clase interesantísimo.
Bueno, es así. Entonces, lo primero que quería, por lealtad a la gente que recibe una convocatoria, es decir que van a complicarse la vida el 13, no es una cosa sencilla.
Es más,  la parada en Paso de los Toros a las 3.30 de la mañana hasta que amanece, es el último lugar donde pueden encontrar un baño donde hacer sus necesidades. Después hasta las 5.00 de la tarde, el monte es muy grande pero hay que saber moverse.

 

EChI: Pero tú sabés que en realidad Montevideo está constituido por una enorme cantidad de gente del interior que conoce los montes, que conoce…

GA: Más bien, más bien. Y el que elige ir en esta excursión sabe por qué elige y el que elige no ir sabe por qué. Independientemente del drama de un montón de compañeros que con infinita tristeza me ha dicho que no les da.
Pero la gente que va tiene que sentir esa inmensa responsabilidad de estar representando a miles. Es decir, esa es la otra cosa que tiene que saber el que va, que va representando a miles de compañeros queridísimos que no pueden ir pero que van a quedarse acá, volanteando en las ferias, haciendo todo lo demás que hay que hacer.

 

EChI: Y además tener una seguridad absoluta, si por algún milagro en los que uno se resiste a creer, Artigas viviera, hubiera sido el primer anotado en la lista de los que van a Salsipuedes.

GA: Es que ya se anotó.

 

EChI: Ya se anotó, ya está presente, fenomenal entonces, Artigas también está. Está y en esto de Artigas, el desaparecido de tantos gobiernos, inclusive de los 2 actuales, el desaparecido de los tantos gobiernos y de los 2 que nos ha gobernado últimamente, bueno, de todas maneras hoy tiene gente que le sigue cantando como un héroe. Y en ese sentido, si nos están escuchando Roberto Espina por Córdoba y Naldo Labrín por su pago neuquino que han hecho esa hermosa canción reciente “A Don José Gervasio”. Tiene mucho de esto también.
Bueno, recibimos una llamada recién. Le dejo los micrófonos a Gonzalo para explicar de qué se trata concretamente.

GA: Bueno, rapidito, la llamaron a Isabel para avisarle que la llamaron del pueblito Tiatucura para decirle en primer lugar que ya está garantizado que la Escuela Rural de Tiatucura llamada Vaimaca Pirú va a tener los baños abiertos a los efectos de atender a todo el público. Que va a haber comida de olla, de todos modos yo sigo insistiendo en que hay que llevar comida para compartir, y que últimamente el puente está, a pesar de que el aspecto no es el más convincente, el puente está totalmente cero kilómetro para que los ómnibus pasen.
O sea que la cosa era mejor, yo quise hablar del Plan B por las dudas. Recuerden que no se va a Kiyú pero de todos modos las cosas están mejor de lo que yo creía. Era eso nomás.

 

Diego Martínez: Tres cosas antes de pasar a los mensajes. De acuerdo a las charlas que hemos mantenido con algunos oyentes creo que sería importante repetir o recalcar en qué parte del Uruguay es, sintéticamente qué pasó y en qué libros tuyos se puede leer sobre esto.
Paso a leer mensajes de los oyentes:
“¿Qué nos puede contar Gonzalo de Bernabé Rivera? Años hace que oí que era el responsable de lo atribuido a Fructuoso”, dice 462.
“¿Saben que desde niña siempre defendí a los charrúas aunque en la escuela me enseñaban que eran bandoleros?”, dice Lilián.
“Ya muchos años como radioaficionado, bauticé mi base como Tacuabé mientras había otros nombres extranjeros”, dice Vicente.
“Un abrazo a dos grandes en el estudio mayor con el nombre de otro grande”, dice Silvia Guzmán.
“Si lo de Lorenzo, Calloia, Vázquez, Mujica, Astori y una lista interminable de figuritas lamentables que han destrozado la historia de la Patria, de los que traicionaron a Artigas. ¿Hasta cuándo soportaremos tantos lacayos, serviles del capitalismo?”, dice 292.
“Buen día. Ayer me produjo una gran molestia que una maestra, hablara con frivolidad sobre el genocidio charrúa. Se lo hice saber en dos mensajes a su programa. Abrazo a los dos”, dice John Pinto.

 

EChI: Gonzalo, entre lo que ha dicho Diego por la inquietud de los oyentes, la afirmación que hacías de lo que te dijo Isabel y todo lo demás, casi que lo que queda de programa es explicar que pasó en Salsipuedes y dónde es.
 
GA: Sí, vamos a empezar por el dónde que es una cosa interesante que yo tenía miedo de omitir. Los charrúas, gran parte del pueblo charrúa se había agauchado, incluso hasta el punto en que muchas veces hasta se confundía con el pueblo gaucho. Fijate, por ejemplo, que de los cuatro charrúas cautivos que lleva a Francia, dos son bautizados por la Iglesia Católica, María Micaela Guyunusa y Laureano Tacuabé, mientras que los otros dos charrúas prisioneros seguían con el nombre tradicional ¿no?
Es decir, había un agauchamiento y una creciente invisibilidad de un sector del pueblo Charrúa. Había otro sector Charrúa que había mantenido mucho más fuerte su identidad pero que estaba en perfecta relación armoniosa con los agauchados, porque sobre todo en torno al proyecto artiguista la convivencia había sido extraordinaria.
Los charrúas que seguían viviendo en comunidad se habían replegado al norte y tenían su centro en el Arerunguá, en la zona entre Tacuarembó y Salto.
Ahí no se les podía hacer una emboscada porque era una zona muy llena de serranías, Rivera necesitaba atraerlos más al sur. Y por desconfianza tampoco iban a cruzar el Río Negro hacia el sur.
Y lo primero que van a ver, los que vayan a Salsipuedes, es la planicie de esa zona del sur del departamento de Tacuarembó que no tiene nada que ver con la Ruta 5 del Batoví para arriba, el Paso Manuel Díaz, toda la zona esa llena de serranías maravillosas que empiezan en el norte. Entonces, era la zona más llana al sur.
Imaginémonos que la Emboscada del Salsipuedes, que fue el comienzo de una serie de emboscadas y de crueldades sin límite, por ejemplo, el secuestrar niños y hacerles olvidar su nombre y su identidad entregándoselos a familias ricas de Montevideo como mascotas. Los charrúas sobrevivientes de Salsipuedes fueron los primeros niños desaparecidos del Uruguay.
Salsipuedes es la primera acción del terrorismo de Estado en Uruguay.

 

EChI: Esa es la historia del fundador del Partido Colorado.
 
GA: Exactamente, que empieza en el 17 traicionando a Artigas, que sigue en el 20 intentando asesinar a Artigas, que sigue en el 25 saqueando las misiones orientales, violando y degollando y robando objetos de culto.
Que crea un campo de concentración en el año 30 en Santa Rosa del Cuareim y después otro en San Borja del Yí y que unos años después va a inaugurar la tradición colorada de los golpes de Estado. Pero bueno, ese es Rivera, Bernabé fue su brazo ejecutor. Y Bernabé fue ajusticiado por los charrúas en una de las pocas contrarréplicas charrúas que lograron ser exitosas en Yacaré Cururú donde derrotaron en batalla y vencieron a Bernabé Rivera. La historia oficial llega a decir la infamia de que lo torturaron, no, Bernabé cayó muerto.
Y después con Lavalleja los charrúas hicieron un connato de rebeldía en la Serra Do Jarau, ya en territorio riograndense que fue su último connato de rebeldía.

 

EChI: Qué explicación interesante esa para los que leen el poema en el Cementerio Central.

GA: Sí, porque uno llega al cementerio Central y en vez de rumbear por el sendero central, el que lleva al mausoleo, doblando a la derecha, desviándose en diagonal, llega a la tumba de Bernabé Rivera.
Y en la tumba, que es un ángel caído, tiene un prisma cuadrado en la base con una inscripción que dice: “acá cayó el héroe…” y en la última dice: “…y tú, bárbaro habitante de los campos que salga un alarido de tu boca salvaje como cuando mataste al héroe en el campo de batalla…”
Es decir, es una cosa racista brutal en pleno cementerio Central.
Insisto, la Intendencia frentista, el gobierno frentista permite esto porque son cómplices. Rivera inició la contrarrevolución agraria, Salsipuedes no fue una limpieza étnica, Salsipuedes fue golpear al grupo artiguista más organizado donde, porque en el aduar charrúa, lo dice Rivera con sus palabras, se habían refugiado todos los elementos díscolos del campo.
Es decir, entre las comunidades charrúas estaban aquellas familias negras y aquellas familias criollas pobres que habían accedido a las tierras en 1815 y ahora no quería ser expropiados.
Por lo tanto, estando Artigas todavía vivo en el Paraguay, la señal más clara que había que mandar a los que querían resistir es “no hay piedad”. Los grupos artiguistas organizados van a ser aniquilados. Y eso es lo que empieza en Salsipuedes, una contrarrevolución agraria.
Es decir, lo que hace el Frente Amplio en los últimos 9 años de expropiar y expulsar del campo a 10.000 productores menores de 100 hectáreas, es la coronación del proceso que inicia Rivera en Salsipuedes, la contrarrevolución agraria.
Entonces, en ese marco hay que entender que, pensando en la guerra clásica de comienzos del siglo XIX donde las armas de fuego no eran tan eficientes. Fijate que no había armas automáticas, tampoco había armas de repetición, tampoco había armas de retrocarga, eran todavía armas de avantcarga, o sea que tenías que poner la pólvora, después los balines, después apuntar el fulminante y después pedirle al indio que se quedara quieto.
Entonces, en ese marco, si bien la batalla de Salsipuedes no fue… En la guerra clásica vos podés tener una batalla para ocupar una posición, para hostigar las líneas de abastecimiento o por el aniquilamiento de las fuerzas vivas del enemigo. Salsipuedes fue pensado como una batalla de aniquilamiento de las fuerzas vivas del enemigo, a pesar de que la gente estaba desarmada.
Por lo tanto, el aniquilamiento se hace mediante un rodeo. O sea, se creó todo un círculo usando esos enormes montes que todavía vamos a ver, que todavía existen por suerte en esa zona en torno al Salsipuedes. Están emboscados un grupo de exterminadores brasileros, está el argentino Lavalle con tropas de elite, pero el cuerpo principal es el ejército oriental.
Entonces, lógicamente ellos saben que por la cadencia de fuego, por el número de disparos por unidad de tiempo, va a haber una ruptura del cerco. Es decir, muchos se van a escapar. No hay fuego concentrado como para golpearlos a todos, y menos con la natural salvaguarda de la distancia para que no caiga también bajo fuego amigo los propios victimarios.
Entonces, el exterminio de Salsipuedes, hay que imaginar que todos esos inmensos potreros que estaba cercados por grandes ríos, y que por lo tanto la dispersión iba a ser contenida, significó 2 o 3 días de persecución a caballo.

 

EChI: Te iba a preguntar justamente el tiempo que demandó esa liquidación, ese genocidio.

GA: Claro, el inicio del genocidio que fue Salsipuedes demandó varios días de atroces persecuciones. Muchas mujeres se refugiaron en los montes, en el enorme monte del Salsipuedes y, destrozados, llenos de espinas, con sus niños a cuestas, llegaron a los ranchitos de Santa Isabel del Paso de los Hombres Toros donde los donatarios artiguistas, que todavía no habían sido expulsados, les dieron ropa criolla para protegerlos. Y ahí salvaron a muchas mujeres y niños los donatarios artiguistas que todavía estaban en Santa Isabel del paso de los Hombres Toros sobre el Río Negro, así se llamaba lo que hoy es Paso de los Toros.

 

EChI: ¿Y eso qué marcaba, la resistencia en el cruce del río?

GA: Exactamente, Isabel hizo mención el otro día en la leyenda de que los troperos se encomendaban a la virgen de Santa Isabel y a Santa Isabel a los efectos de hacer el cruce cuando había que tropear reces.
Y lo recoge Osiris, no sólo en la leyenda de Paso de los Toros sino en El Malevo, cuando dice: “…una vez tropeando reces con mucha agua en el Río Negro…”
Y lo agarró el remolino de cuernos y dice: “…y me ganó la mollera la oscuridad y el silencio…”
Es para decir que el pero lo salvó ¿no? Dice “…no me haya ni el pan bendito si no me sacás Malevo…
Bueno, ese es el Río Negro, era paso para los hombres todos. Y una pulpera muy hermosa que había dicho que sólo iba a llevar en ancas a aquel tropero que cruzara el Río Negro crecido y volviera para Santa Isabel, que ella se iba en ancas de ese hombre. Como realmente ocurrió y la pulpería quedó vacía.
Bueno, vamos a cruzar el Río Negro, la idea de este viaje es amanecer en el Río Negro.

 

EChI: ¡Qué cosa interesante esa! El otro día me lo dijo Isabel, pero es bueno repetirlo, amanecer allí.

GA: ¿Qué pasa? Si vamos a optimizar el tiempo tendría que salir el ómnibus de la Radio a las 3.00 de la mañana. Pero el problema es que es mucho más peligroso venir en ómnibus o lo que sea.
Entonces, salen a las 12.00, a las 15.30 ó 14.00 se está en Paso de los Toros, se dormita en el ómnibus y se ve amanecer sobre el Río Negro, que es bellísimo, cerca del Monte de Ombúes.
Y después sí, se sigue hacia el norte los 50 km. hasta Peralta y rumbeamos para la izquierda.

 

EChI: ¿Cuántos kilómetros son aproximadamente?

GA: Bueno, hasta Peralta son 15, después hasta el Salsipuedes Chico son 13, a las orillas que llegamos es al Salsipuedes Grande que es donde realmente está el límite entre Tacuarembó y Paysandú. Parece que yo había dicho al revés, pero viste, siempre hay, en este caso fue Isabel pero cada vez que meto la pata siempre hay un oyente que rectifica.
Es decir, yendo a la historia concreta, había que golpear a los charrúas porque eran el grupo organizado para resistir la contrarrevolución agraria, no fue una limpieza étnica, había que destruir, no la sangre charrúa, había que destruir las comunidades, eso era lo importante.
Por eso toda la serie de hechos monstruosos que siguieron. El remate de muchachas charrúas para servicios sexuales que hace Fructuoso Rivera en San Pedro del Durazno. La entrega de 5 charrúas cautivos, que después fueron 4, a los ingleses para estudios científicos felicitándolos por haber tomado Las Malvinas.

 

EChI: ¿Hasta eso?

GA: Esos 4 charrúas cautivos por los ingleses se fugaron en las islas Malvinas y junto con el gaucho Rivero tomaron el poder en Las Malvinas por unas horas, levantaron el Pabellón argentino y fueron masacrados junto con todos esos paisanos, que en un momento de inmensa dignidad murieron por recuperar la soberanía de Las Malvinas para Argentina. Ahí hubo sangre charrúa derramada.
Y bueno, después el remate de muchachas sexuales, la persecución implacable ¿no? Y los charrúas respondieron reorganizándose en Yacaré Cururú donde mataron al brazo ejecutor de la persecución que fue Bernabé Rivera y después se reorganizaron con Lavalleja en Serra Do Jarau, Lavalleja tuvo siempre una actitud muy vacilante, pero por algo no lo dejaron ser presidente, cuando había sido el jefe de los Treinta y Tres.
Y se levantó en el Jarau con un grupo de charrúas, entre ellos el Sepé charrúa, Polidoro. Se levantaron, fueron derrotados por el ejército oriental.
Después de eso pasaron cosas asombrosas, la memoria de Salsipuedes quedó en el corazón de la gente. Pero un montón de charruitas adolescentes que eran demasiado niñas para haber sido rematadas en el Durazno para servicios sexuales, quedaron como mascotas de limpieza de las familias ricas de Montevideo. Se les obligó a olvidar su lengua.

 

EChI: ¿Eran las familias traidoras de Artigas?

GA: Claro, las grandes familias de los malos europeos y peores americanos.
Quedaron a cargo de las charruitas pero fueron creciendo, se hicieron adolescentes y la gente les tenía miedo. Entonces decidieron que hicieran el noviciado para hacerse monjas, y las muchachas charrúas aceptaron felices. Primero porque para la religiosidad animista el mensaje de Jesús nunca fue un mensaje adverso, es decir, era un mensaje de una persona que había muerto por los pobres con lo cual podían sentir cierta identidad.
Pero en segundo lugar porque estaban juntas. Pero la Madre Superiora llegó con escándalo a llamar al cura párroco de que rezaban con mucha devoción el Padre Nuestro pero se negaban a rezar el Ave María.
El Cura Párroco intrigado fue y las hizo rezar verso a verso.
Dios te salve, María,
llena eres de gracia
el Señor es contigo
bendita tú eres
entre todas las mujeres
y bendito es el fruto
de tu vientre…”
No, fruto asesino, fruto malo, fruto bendito no. Porque como a Rivera le decían Don Frutos y no entendían bien el español… Una cosa era honrar a Jesús.

 

EChI: ¿Cómo mantuvieron una mentira tanto tiempo pintándonos en la escuela un héroe cuando era un asesino y u genocida Fructuoso Rivera?

GA: Porque había que tapar el terrorismo de Estado con que nace el Estado tapón. Y en esto también hubo complicidad de la cúpula blanca.
Es decir, era tan brutal el genocidio que no fue único. Mirá que este segundo genocidio indígena lo hicieron todos los Estados recién nacidos, excepto Paraguay. Desde el Far West norteamericano hasta la campaña del sur de Roca, que para vergüenza de todos, el monumento a Roca está en Bariloche ahí.
El genocidio fue en todos lados. Lógicamente, en los países que tenían selva y montaña fue más difícil. Y en los países de pradera extinguieron a las comunidades.
¿Pero qué pasó después? La contrarrevolución agraria hizo que hubiera una complicidad permanente de todos los gobiernos ricos, poderosos y oligarcas sobre ese genocidio inicial.
Y se llegó a cosas monstruosas como por ejemplo Padrón Favre, un gran falsificador de la historia, actual director del museo Fructuoso Rivera de Durazno que llega a decir en un libro que Salsipuedes fue la protección de Rivera a los indios civilizados contra los indios bárbaros.
O Bracco que dice que en realidad los charrúas no eran orientales porque los cartógrafos habían confundido la Banda Oriental del Río Uruguay con la Banda Oriental del Río Paraná y que los charrúas eran entrerrianos. Cuando en realidad guenoas, bohanes, minuanes y charrúas propiamente dichos eran la macroetnia charrúa.
Después se dijo también por parte de alguna gente de la Universidad, que en realidad lo charrúa era un mito y que nuestra sangre era guaraní. ¿Por qué? Porque cuando son expulsados los jesuitas vienen a la Banda Oriental muchos guaraní cristianos. Y como son cristianos los guaraníes que vienen acá se bautizan, se casan por iglesia y reciben cristiana sepultura, existen documentalmente. Entonces se trata de probar desde el punto de vista documental de que los guaraníes eran más que los charrúas, cuando el guaraní es del ecosistema de selva.
Sí guaraní era el Itacumbú, sí guaraní era lo que hoy es Bella Unión, pero el resto era de los pueblos de la pradera, de la cultura de la boleadora.

 

EChI: “En la frontera con el Chuy, en el fuerte San Miguel hay un monumento que dice que fue un genocidio de Rivera, seguramente alusivo a eso” –dice Fátima.

GA: Sí, lo que pasa que San Miguel es un lugar muy especial. El pueblito de San Miguel que quiere seguir llamándose así a pesar de que le cambiaron el nombre, es gente con mucha identidad, y una identidad de frontera con muchas memorias.
Entonces ahí no han podido, a pesar de la presencia militar, borrar memorias fronterizas que tienen que ver además con la resistencia charrúa.
No sé, es decir, pasamos por muchos temas. Yo tengo un libro que se llama “Reconstruyendo nuestra raíz charrúa” que, por ejemplo, recoge algunos testimonios de época realmente sorprendentes.

 

EChI: Que está disponible aquí en la Radio ese libro todavía.

GA: Sí, sí, quedan 2 o 3 ejemplares porque realmente, en estos años te imaginarás que no he podido ni reeditar ni dedicarme a los libros. Pero algunos ejemplares quedan y hay algunos libros, por ejemplo el libro de Picerno “¿Qué quiere estos hombres?” que se refiere a la prisión de los charrúas, al cautiverio de los charrúas en Francia.
Hay muchos trabajos. El del Grupo Basquadé Inchalá que es un grupo de descendientes y de charrúas que viven en comunidad y que hacen música charrúa.
Es decir, en Entre Ríos hay muchísimo más porque en Villaguay, que era una zona netamente charrúa, donde incluso descendientes charrúas como Rosita Albariño recrearon poesía en charrúa.
Gracias a Sampayo, gracias una vez más a Sampayo que grabó en cinta al viejo indio Floro, más que centenario, que hablaba charrúa.

 

EChI: Bueno, estamos en el final Gonzalo. Simplemente no quiero dejar pasar un mensaje que nos llegó. Ayer pasamos la grabación de la entrevista con Isabel del martes y llamó una señora emocionada, contó que fue a esa escuela, vivía sobre el río del mismo nombre y agradeció a CX 36 por esta iniciativa de acompañar los homenajes. Y dejó un enorme saludo para Isabel y para ti Gonzalo.

GA: Sí, esto mueve muchas cosas, el pueblo de Tiatucura que hasta el nombre, se le ha querido atribuir nombre guaraní a Tiatucura. No lo es, es nombre charrúa. Incluso lo quieren acentuar Tía Tucurá, no, no es así, es Tiatucura.
Pero, bueno, hay un montón de cosas que mueve todo esto.
Así que, bueno, nos veremos, el Salsipuedes Chico se va a pasar, nos vamos a encontrar en el Salsipuedes Grande y vamos a hacer el homenaje que nuestros ancestros se merecen.
Y los que no van están con nosotros en cada feria que se volantee, en cada pintada que se haga porque también ese es nuestro mejor homenaje a Salsipuedes.

 

EChI: Gonzalo, nuestro agradecimiento por acompañarnos esta mañana de lunes.

GA: Bueno, un abrazo a todos.

http://www.radio36.com.uy/entrevistas/2014/04/09/abella.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s