ESTUDIO DEL LENGUAJE CHARRÚA Y CONCLUSIONES REALIZADOS EN FRANCIA


Como es sabido, en el año 1833, fueron conducidos a Francia 4 charrúas: Vaimaca Perú, Senaqué, Guyunusa y Tacuabé. Ha sido fundamental los diversos estudios que realizaron académicos franceses sobre nuestros charrúas. Creemos que la información más tecnificada desde el punto de vista antropológico y físico es la realizada por este grupo de académicos. Sin estos estudios muy poquito sabríamos de nuestros charrúas, y aún así no es mucho lo que sabemos.

Por ejemplo a la muerte de Vaimaca se le estudió órgano por órgano, la capacidad del interior de su cráneo, (que afortunadamente resultó ser 2 cm cúbicos mayor que la media normal), su piel, su epidermis, sus vellos, las raíces de los mismos, etc.

Todo lo que se puede imaginar fue estudiado, incluso, por supuesto, las medidas antropométricas, que después se reiteraron en el Panteón Nacional en la oportunidad de que antropólogos penetraran subrepticiamente, cometiendo el delito de vilipendio, que fue denunciado pero sin recaer ninguna pena por el Tribunal de Apelaciones, que consideró que la Universidad enriquecería muchísimo el conocimiento de los charrúas al hacer esos estudios, aunque hubieran violado los restos mortales (el resultado fue que nada agregaron a lo ya conocido en Francia, por el contrario, se les señalaron 20 errores al estudio encabezado por la antropóloga Mónica Sans).

Tratando de traducir este tema en el libro “Les Derniers Charrúas” de Paul Rivet, tomamos las siguientes ideas (página 40 y 41):

“Los charrúas son ingeniosos para hacer comparaciones que ocurren de la observación de grandes fenómenos de la naturaleza. Donde los fenómenos de los objetos de su mundo exterior, los actos de animales que habitan sus bosques, o la de sus semejantes, son muy remarcables. Sus expresiones no son suficientes para enunciar sus pensamientos, y como nuestras gentes del pueblo, pueden hacer un gran razonamiento, pero metafórico y personal.

Ellos emplean algunas expresiones usuales que toman de su sentido propio, dándole otro sentido vago e indeterminado. Eligen entre varias locuciones, todas metafóricas, más o menos justas según sus facultades reflexivas más o menos ejercidas, y su juzgamiento más o menos exacto. Cada objeto o cada individuo tiene en su lengua un nombre propio, ellos tienen además nombres comunes y en fin, todos los elementos de una lengua completa.

Para dar una idea de su riqueza, ellos indican con frecuencia por un nombre diferente el exterior y el interior de un mismo objeto. Así cuando hablan de su abrigo de piel, ellos lo nombran como “quillapí” la parte de afuera, y como “chilipá” la parte que toca su piel. Ellos dicen por ejemplo que es necesario extender en la tierra el “quillapí”, y que es necesario cubrirse con la “chilipá”.

Cada individuo tiene un nombre propio y con frecuencia nombres comunes.”

Hasta aquí lo que dice Pau Rivet de las observaciones de su forma de hablar. Pero queda claro que los charrúas por algún motivo usaban un nombre para cada cosa y para cada persona en el interior de la tribu, y que no era conocido por personas extrañas a la tribu. Y para las mismas cosas le daban otro nombre, y esto sí los daban a conocer a personas externas a la tribu.

Pongamos un ejemplo: el caso de Vaimaca Perú. En toda la documentación del Archivo Artigas, de la conquista de las Misiones por Rivera, es nombrado como Perú. Recién cuando llegan a Francia y es presentado pro De Curel, éste se entera de su verdadero nombre charrúa: Vaimacá. De ese modo recuerden que lo presenta diciendo: “El primero de ellos es el cacique Vaimacá Perú”. Es la primera vez que surge el verdadero nombre de Vaimaca, recién cuando está en Francia y se le hacen los interrogatorios correspondientes. De otro modo, si no hubiera ido a Francia no sabríamos que se llamaba Vaimaca, pensaríamos que su nombre solamente era Perú (aclaremos que tanto los charrúas como casualmente los franceses acentúan las palabras en la última sílaba, por eso que para ser más exactos a la pronunciación que se le daba entonces, escribimos Vaimacá con acento en la “a” última).

Éste descubrimiento de los Franceses respecto a las variaciones de los nombres de parte de los charrúas, hace aún más difícil tratar de reconstruir su lenguaje. Hay otros pueblos que en el mundo que también ocultan algunas de sus palabras del conocimiento de los extraños. No sabemos cuál es el motivo. Quizás esté relacionado a un temor de que les “roben” o se “apropien” de lo que significa la palabra que quieren ocultar. Esto es una hipótesis solamente.

En resumen, entre éste artículo resumido de los académicos franceses sobre el lenguaje, y el artículo siguiente sobre las voces charrúas, podemos llegar a una conclusión que nos decepciona: la imposibilidad de poder manejar, conocer, y repetir las voces de su lenguaje en la forma correcta. De este modo su lenguaje queda perdido aunque se conozcan algunas de sus palabras. Esto influye decididamente en que también se pierda el conocimiento de la mayor parte de sus aspectos culturales.

EL LENGUAJE CHARRÚA. Lo que se ha podido saber.

El origen de esta lengua, o dicho técnicamente: la filiación lingüística, por ahora es desconocida. Hay diversos autores cuyas teorías no son coincidentes. Algunos sostienen que la lengua charrúa tiene que vincularse con la guaicurú, y otros, que se asemeja a la patagónica o a la kaingang o la arahuaco. La tesis más aceptada actualmente sería que se trata de una lengua particular de una familia aún desconocida o ignota.

De todos modos se han recogido voces charrúas rescatadas del olvido, por el Dr. Teodoro Vilardebó (lo que se conoce como Códice Vilardebó). Estas voces las tomó de una china del Oficial Manuel Arias en noviembre de 1842, y del Sargento Mayor Benito Silva en 1841, valioso testimonio éste último, por el hecho de haber estado refugiado entre los charrúas e incluso de haberlos capitaneado durante 5 meses como jefe militar de los mismos, de modo que tuvo la oportunidad de permanecer varios días en sus tolderías.

Hay otras contribuciones pero son de menor importancia, de una o dos palabras aisladas, que no está incluidas en el Códice Vilardebó.

Sobre las voces charrúas consignadas en el Códice, digamos que hay 40 palabras y 10 números, lo que podría significar que su numeración era decimal. Las palabras que más abundan están referidas al cuerpo humano. Por ejemplo “isbaj” significa brazo, “is”: cabeza, “atit”: pié. También hay un único adjetivo, que significaría bello o hermoso, que sería “bilu”.

Hay algunas oraciones de las cuales se conocen dos, una es “Misiajalaná”, que significa “estate quieto”, otra es “Andó diabun”, que significa “vamos a dormir”. Con respecto a la primera, debemos referir dos incidentes erróneos, curiosos, y hasta risueños. Por ejemplo, cuando se hace el sepelio de Vaimaca en el Panteón Nacional, el Ministro de Cultura, entonces Antonio Mercader, realiza una alocución a la trayectoria de lo que fue Vaimaca Perú como baqueano, como soldado de Artigas, como Cacique Charrúa, y recuerdo que al final dijo lo siguiente:

“Por todo eso, te vamos a decir que descanses en paz, pero te lo diremos en lengua charrúa: Misiajalaná” (Mercader sufrió una grave confusión al despedir a Vaimaca, porque lo que le dijo en charrúa era literalmente “estate quieto”).

También detectamos otro error recientemente de una descendiente de charrúas, la señora Mónica Michelena, en un video en que se está dirigiendo en un país extranjero a representantes de otros países, y sus primeras palabras de saludo son justamente las mismas, las quiere decir en charrúa para poner énfasis en sus conocimientos del idioma, y comienza su conferencia diciendo “Misiajalaná”, o sea nuevamente “estate quieto”. No sabemos qué quiso decir, porque le hemos preguntado y no nos quiso contestar. Solo dijo que ese saludo estaba correctamente dicho.

Más adelante indicaremos la totalidad de los vocablos o sonidos que se han interpretado como palabras charrúas.

Creemos necesario en este punto hacer comentarios respecto a la fonética de los charrúas. A diferencia de los guaraníes en quienes predominaban las vocales y una fonética fundamentalmente empleando las cuerdas vocales, la de los charrúas era más complicada. Era una mezcla de sonidos narigales, guturales y vocales. Se darán cuenta que prácticamente era imposible anotar esas palabras en idioma español, porque el sonido de las mismas no se pueden corresponder de ninguna manera con las palabras que se han registrado con sonidos españoles.

Por ejemplo recuerdo que en 1958, estando yo en Tacuarembó, hablé con un descendiente de charrúas que conocía algunas palabras, y cuando el dije “inchalá” y que esto significaba hermano, él me dijo que no, que yo estaba equivocado, y me repitió el sonido que era algo parecido a hinchalá pero que no sonaba igual. Vamos a reproducirlo aproximadamente, era algo así como “nshalá”, y la “l” pronunciada muy abiertamente, como si fuera el doble o el triple del sonido que usamos nosotros.

Dadas estas características, se comprende por qué los españoles, y especialmente los jesuitas utilizaron a los guaraníes para recorrer la Banda Oriental y nombrar los accidentes geográficos. Esto se conoce como la toponimia, que es el estudio del origen y significado de los nombres propios de un lugar. Por eso ustedes verán en algunos textos que habla de nuestra toponimia guaraní, en vez de charrúa.

Otra consecuencia muy importante es que con las 40 palabras recogidas y los 10 números, es imposible pretender hablar el lenguaje charrúa, el sonido de esas palabras no son el mismo sonido que les dieron los charrúas. Pero Benito Silva por ejemplo, no tuvo otro recurso que escribir aproximadamente lo que oía en su propio idioma que era el español. Dicho de otro modo: si en el día de hoy existiera vivo algún charrúa, y nosotros le numeráramos esas palabras que se han recogido, seguramente que no las comprendería, salvo alguna que sea de muy poca extensión, como por ejemplo “is”, cabeza, o “aú” que significa matar, o “it” que significa fuego.

Por lo tanto debemos descartar la posibilidad de manejarnos con esas palabras, ya que no tienen la fonética ni el sonido original que le daban los charrúas.

Un tercer punto es que tampoco con esas palabras se podrían armar oraciones importantes, de un sentido y significado propio del lenguaje de los seres humanos. Casi cualquier frase que nosotros usamos diariamente, no se puede armar con estas 40 palabras.

Mostraremos una nómina no solo de las 40 palabras del Códice Vilardebó, sino que agregaremos otras palabras que aún dudosas, podrían ser verdaderas, y que han sido tomadas por investigadores de otras fuentes, y no de las fuentes exclusivas de la China de Arias y del Sargento Benito Silva.

En estos casos hemos citado los nombres de los investigadores que han recogido dichas palabras de sus investigaciones particulares. En total son 79, pero las más seguras son las 40 del Códice Vilardebó.(China de Arias y Benito Silva).

VOCES y SIGNIFICADOS

Afia Arco o arma (Thevet, París, 1575 ?)
Ando diabun Vamos a dormir (Silva)
Arra Veces (o multiplicado por) (Paucke y J.J.Figueira ?)
Asaganup Te hará arrepentir (Thevet ?)
Asaganup o zoba Te hará arrepentir la Luna (Thevet ?)
Atit Pie (Arias)
Aú Matar (Arias – Usado por Zorrilla en “Tabaré” como grito de guerra)

Babu Arrojar o apretar (Paucke)
Babulai Boleado (Silva)
Bajiná Caminar (Arias)
Baq Menos (J.J.F. ?)
Baquiú (Silva – Mostraban las manos y decían: menos uno)
Basqüadé Levantarse (Arias – El diéresis significa una acentuación especial)
Beluá Vaca (Arias)
Berá Ñandú (Arias)
Betúm Cuatro (Arias)
Betúm arrasam Ocho (Silva, 4 veces 2)
Betúm detí Siete (Silva, 4 mas 3)
Betúm sam Seis (Silva, 4 mas 2)
Betúm yú Cinco (Silva)
Bicuis Taparrabo (Debret, 1834 y J.J.F. 1962)
Bilu Bello, hermoso (F. Paucke y Ferrario según J.J.Figueira)

Caracú Pierna (Arias, también palabra guaraní, actualmente uruguaya)
Codi Traidor (Thevet ?)
Codi, codi, guahif gomálat Traidor, traidor, hay que acogotarte (Thevet ?)
Chalouá Muchacha (Arias)
Chibí Gato (Arias – en guaraní: chiví = gato montés)

Datit Tres (Arias)
Detí Tres (Silva)
Diabun Dormir (Arias)

Ej Boca (Arias)

Godgororoy Gansos silvestres – Onomatopeya (Paucke y Ferrario s/ J.J. Figueira)
Gomálat Acogotarte o matarte (Thevet ?)
Guahif Hay que (Thevet ? – s/Serrano: es necesario)
Guamanaí Cuñado (Silva)
Gualiche Espírtu maléfico (Brig. Gral. Antonio Díaz)
Guar Mano (Arias)
Guaroj Diez (Silva – Perea: ambas manos ?)
Guidaí Luna (Arias)

Hué Agua (Arias)
Hum Negro (Barco Centenera en “La Argentina” canto II y Zorrilla en “Tabaré”)

I Prefijo que indicaría partes exteriores del cuerpo (Perea s/J.J. Figueira)
Ibar Nariz (Arias)
Ijou Ojo (Arias)
Ilabum ? Dormir (Arias)
Imau Oreja (Arias)
Inchalá Hermano (Silva)
Is Cabeza (Arias)
Isbaj Brazo (Arias)
It Fuego (Arias)
Itaj Pelo (Arias)
Itojmau Muchacho (Arias)

Jual Caballo (Arias)

Laí Bolas (Silva)
Laidetí Boleadora de 3 piedras o ramales (Silva)
Laiu sam Boleadora de 2 para ñandúes (Silva)
Lajau Ombú (Arias)
Lojan Perro (F.Paucke)

Mautiblá Mulita (Arias)
Misiajalaná Estate quieto (Silva)

Na Trae (Silva)

O La ? (Thevet)

Pacahocaf Nombre de una isla quizá Martín García ? (Thevet)
Peracat Oca marina ? (Thevet, s/Picerno: gaviota)

Quícan Caña (bebida) (Silva)
Quillapí Capote o poncho de cuero (Silva – Es común al guaraní)

Sam Dos (Silva)
Samioc Perro ? (Don Mariano)
Sepé Labio o más probablemente sabio (en el sentido de baqueano) (Silva y Perea)
Silga Silva (Silva, quien dice que no podían pronunciar la “v”)
Sisi Polvo de hueso y tabaco y acto de mascarlo (Silva s/J.J.Figueira)

Thoia Compuesto de tierra roja y grasa para pintarse el rostro (Debret, 1834s/J.J.Figueira)
Tinú Cuchillo (Silva)
Trofoni Ave (quizá el chajá ?) (Thevet)

Yagütp Agua (Don Mariano – En “puelche” es análogo, s/J.J.Figueira)
Yú Uno (Silva – s/ la china de Arias sería I-u)
Yuambú Perdíz (Azara, 1847 – Palabra común al charrúa y guaraní s/J.J.Figueira)

Zoba Luna ? (Thevet)

Finalizamos extractando los números
VOZ SIGNIFICADO

Yú o I-u Uno
Sam Dos
Detí o datit Tres
Betum Cuatro
Betum yú Cinco (4 + 1)
Betum sam Seis (4 + 2)
Betum detí Siete (4 + 3)
Betum arrasam Ocho (4 veces 2)
Baquiú Nueve (Mostraban todos los dedos menos uno)
Guaroj Diez (Mano cerrada o ambas manos)

Fuente: http://internet.com.uy/charruas/html/palabras_charruas.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s