Ambientalistas advierten que recursos naturales de Uruguay están en riesgo


La ambientalista de Fray Bentos y ex candidata a la vicepresidencia de la República por Asamblea Popular, Delia Villalba, advirtió que la instalación de la minera a cielo abierto, Aratirí, en Valentines, generaría “peores consecuencias” medioambientales que las plantas de celulosa y la producción de soja. “Sería el final de todo el Uruguay”.

Viernes 21 de junio de 2013 | 11:26

Profesora Delia Villalba (gentileza diarioelheraldo.com.uy)

En entrevista con LARED21, Villalba analizó la situación actual de la producción de pasta de celulosa por parte de UPM, los episodios de mal olor y sabor del agua del río Santa Lucía, el crecimiento de la producción de soja en Uruguay, y la eventual instalación de la minera Aratirí.

“Tenemos nuestros más importantes recursos naturales en un profundo riesgo, frente a lo cual nuestro gobierno no hace nada.  Los únicos alaridos de preocupación son de los ambientalistas”, sentenció Villalba, y agregó que el Ejecutivo “no tiene una política de protección del medio ambiente”.

-Quiero preguntarle como ambientalista, pero también como habitante de Fray Bentos. Hoy la empresa UPM (ex Botnia) no está siendo noticia. ¿Eso significa que está funcionando en forma correcta y no existen riesgos medioambientales?

-El hecho de que no sea noticia no quiere decir no que estén sucediendo cosas. No es noticia porque hay un interés de tapar todo lo que perjudica.  En Fray Bentos tenemos olores nauseabundos, y en algunos barrios en forma permanente.

Está cayendo lluvia ácida sobre nuestras cabezas, es decir ácido nítrico y sulfúrico, tal como lo previno la propia empresa, además es lógico que ello suceda, tampoco nadie habla de las dioxinas y furanos que se producen.  Pero ni se realizan mediciones o monitoreos. Es como si fueran fantasmas que andan sobre nuestras cabezas.

UPM no ha dicho en sus informes que no contaminaría, sino que están funcionando de acuerdo con las “Mejores Tecnologías Disponibles”, lo que no les da un certificado de que no producen contaminación.

Los organismos de gobierno encargados de realizar los controles, no monitorean. Por otro lado, el Comité Científico binacional hace más de un año ha realizado más de 20 ingresos a la planta para obtener muestras, pero los informes no aparecen por ningún lado. Algo sucede, por algún motivo no se quiere informar.

-Hay varios temas que me gustaría analizar. ¿Cómo pueden detectar ustedes, sin investigaciones científicas, que la lluvia sea ácida, en qué elementos se basan? ¿Es decir, se ve afectada la salud de la población o los cultivos de la zona?

-Por los elementos químicos que genera la producción de pasta de celulosa. El dióxido de nitrógeno (NO2) al unirse con el vapor de agua,  provoca ácido nítrico, y  el dióxido de azufre (SO2) con el vapor de agua origina acido sulfúrico, y esto también lo aseguraron desde la empresa. Ante una pregunta de los ambientalistas referida a si iba a existir lluvia ácida en Fray Bentos, representantes de la compañía respondieron que “sí”, porque eso es innegable. Es decir, está la lógica de los elementos que van a la atmósfera y que se unen al vapor de agua para generar lluvia ácida.  

El agua del país está en peligro por su calidad, al igual que el aire tanto por la producción de pasta de celulosa, como por las permanentes fumigaciones que se realizan en las plantaciones de soja

 

-Es correcto, pero mi pregunta también apuntaba a si ustedes tienen indicios o reportes de que haya afectado a la salud de los fraybentinos o a los cultivos.

-Todo lo que provoca tanto lluvia ácida como dioxinas y furanos no es fácilmente medible. ¿Cómo podemos asegurar que una persona que tiene un problema respiratorio, se debe al impacto de los productos nocivos debido a la actividad de la planta de celulosa? Es de difícil comprobación, ello sólo se podría constatar a través de los años.

Además, se necesitaría un involucramiento de los médicos de la zona para que comenzaran a realizar una investigación y estudio serios, pero esto no se realiza.

Tampoco se efectúa un seguimiento de cuáles son las enfermedades nuevas, o si existe incremento de otras afecciones.

Esto no es sólo un problema ambiental, sino también sanitario porque los médicos debieron involucrarse.

-¿Los ambientalistas de la zona se han movilizado para conseguir los informes del Comité Técnico binacional?

-En Fray Bentos no. Pero la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú ha reclamado los informes y ha tomado acciones para que esos estudios salgan a la luz pública. Sin embargo, no han conseguido nada.

Los científicos uruguayos y argentinos se responsabilizan entre sí por no conocerse los datos, y así nada se sabe.

-¿Ustedes no consideran que a esta altura de los acontecimientos no pueda convivir UPM con el cuidado del medio ambiente, teniendo en cuenta, además, que la empresa ha dicho que procura la preservación del ecosistema?

Acá no hay una tecnología de punta, porque utilizan métodos contaminantes. La tecnología es “SF”, y no la “TCF” que permite reciclar el agua, por ahorrar dinero no usan las tecnologías menos contaminantes, pero esto también lo aclararon en su momento. La empresa no mintió, dijo que iba a utilizar esa tecnología que no asegura que no exista contaminación.

Además, nuestra preocupación también está cuando afirman que aumentan la producción, porque cuanto más se incremente mayor será la contaminación.

-¿Cuál es su posición sobre las plantaciones de eucaliptus, el consumo de agua y la relación con el agua potable?

-Las plantaciones de eucaliptus afectan no sólo a la tierra, sino también al agua y no sólo en las zonas cercanas a Fray Bentos, sino también a los propietarios de chacras en Soriano que se han quedado sin agua desde que comenzaron a plantarse los primeros eucaliptus.

El problema también radica en que se plantaron estos árboles en la naciente del río Santa Lucía.  En el año 1996 le manifestamos nuestra preocupación al entonces directorio de OSE, presidido por Wilson Elso Goñi. El directorio nos convocó porque manifestó que tenían la misma preocupación que nosotros. Nos plantearon conformar un equipo de trabajo en conjunto con OSE. Sin embargo, la comisión única se integró.

Los ambientalistas estamos preocupados desde el año 1996 por el futuro del río Santa Lucía, y la preocupación por las plantaciones de eucaliptus en las nacientes del río se sumó la utilización de los fitosanitarios.

-En este caso hay dos temas muy marcados, por un lado la plantación de los eucaliptos, y por otro la utilización de los fitosanitarios. ¿Cuál es su opinión sobre los episodios de mal olor y sabor en el agua que se potabiliza del Santa Lucía?

-Los ambientalistas estamos muy preocupados no sólo por el río Santa Lucía, sino también por el río Uruguay, partiendo de la base de que en la actualidad todos los ríos, arroyos y lagunas están contaminados.

La tierra está en riesgo, pero no sólo por la extranjerización, sino por el mal uso que se hace de ella. Además el agua del país está en peligro por su calidad, al igual que el aire tanto por la producción de pasta de celulosa, como por las permanentes fumigaciones que se realizan en las plantaciones de soja.

Tenemos nuestros más importantes recursos naturales en un profundo riesgo, frente al cual nuestro gobierno no hace nada.  Los únicos alaridos de preocupación son de los ambientalistas.  

Es como una embestida contra los países de Latinoamérica que sólo traerá más desempleo, pobreza e injusticia social y, por otro lado, el enriquecimiento de las multinacionales y del capitalismo salvaje.

 

-Usted plantea un panorama bastante apocalíptico, me gustaría ahondar en el por qué de la contaminación de los caudales de agua…

-Hay estudios científicos que no son de ahora. Toda esta situación se está agravando e incrementado y con una perspectiva tan catastrófica como sería la eventual instalación de una minera a cielo abierto.

-Antes de conversar sobre la denominada “megaminería”  quisiera saber si ustedes como ambientalistas manejan una solución o alternativa para preservar estos recursos naturales.

Hemos llegado a la situación en la que hay recursos que no podrán recuperarse. Por eso decimos: ¡Basta de plantaciones de eucaliptus y soja”. Pedimos que los organismos de control comiencen a funcionar como se debe y que no sean las empresas y las multinacionales las que gobiernen nuestro medio ambiente.

Procuremos no pensar  como el presidente de la República, José Mujica, quien ha expresado  “que se cuidará al medio ambiente, pero que no se mantendrá como una fotografía”. Los ambientalistas no queremos una fotografía, sino que empiecen a preservarse y protegerse los recursos naturales. No pedimos que se detenga el país, pero sí que se actúe con mucho cuidado y se exija a las empresas y multinacionales tecnologías amigables con el medio ambiente. Porque, además, el planeta está agónico por el mal uso de los recursos naturales y la desprotección de los ecosistemas.

-Esto lleva implícito la aplicación de controles por parte de las autoridades medioambientales…

Sí, deben actuar los organismos controladores como la Dirección Nacional de Medio Ambiente o la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, entre otros; sin embargo, no funcionan para nada.

-¿Qué opinión le merece el importante crecimiento de las ventas de soja, que se ha convertido en el principal producto de exportación?

-Los monocultivos son malos para la tierra, pero también para la economía de un país.

En el caso de Uruguay tenemos que procurar conocer nuestra vocación. En nuestro país todavía existen tierras productivas, mientras se anuncian hambrunas para el resto del planeta. ¿No sería adecuado y aceptable que Uruguay se dedicara a producir alimentos?, eso sería lógico, porque no sólo se protegería el medio ambiente sino que habría una buena productividad y rédito económico, todo lo cual redundaría en generación de mayores puestos de trabajo. Pues, nada de eso se hace, sino que los cultivos son de eucaliptus, además de soja y maíz transgénicos. Esto quiere decir que se produce todo lo que da rédito económico a las multinacionales y va en perjuicio de nuestra tierra y agua. Nos están exterminando nuestros recursos naturales y todo aquello que debió ser un proyecto de modelo productivo, se está tirando por la borda.

-¿De todas maneras no considera como un aspecto positivo que desde el Ministerio de Industria se esté trabajando por diversificar la matriz energética del país, a través de la promoción de biomasa?

-Esto no es tan positivo. Se refieren a productos biodegradables y de “vida” no tienen nada.

Mi propuesta es que se dedique la tierra a producir alimentos, no sólo para el mercado interno, sino también para exportar, porque sería positivo ya no sólo para la economía, sino desde un punto de vista solidario, para ofrecer un aporte a la hambruna.

Tenemos una base para la producción de alimentos, pero la estamos utilizando para dar de comer a los animales o para producir energía. El etanol, por ejemplo, solucionará el problema de transporte en otros países. Yo quiero a mis recursos naturales para producir alimentos y en primer lugar se alimente a los seres humanos de una manera más solidaria.

-Sobre la posible instalación de la minera Aratirí en Valentines, ¿por qué sería perjudicial para el medio ambiente y la ecología, cuando desde la empresa se asegura que “no se usarán químicos en la separación del mineral”, y que “lejos de provocar daños, el proyecto Aratirí propone asignar inversión y gestión ambiental hasta alcanzar mejoras en la calidad del ambiente”?

-La minería de cielo abierto viene precedida de una historia muy negra en todo el planeta, y en Uruguay existe el agravante de que la empresa presentó a la Dirección Nacional de Medio Ambiente un estudio de impacto ambiental, la cual no lo aceptó. Esto ya nos debería preocupar. Además, todos los informes de la empresa expresan que los daños serían permanentes e irrecuperables, esto nos habla de que la instalación de una minera sería catastrófica para nuestro país, destruiría la mitad de nuestra tierra y destrozaría ecosistemas de oeste a este.

Aratirí no sólo utilizará productos químicos, sino también desequilibrará nuestra tierra, porque el agua para el proceso metalífero se extraerá de la Laguna Negra, en Rocha, y es muy posible que la agoten. Tanto el acueducto, como el mineroducto provocarían destrucción en una cantidad de departamentos.

Este proyecto sería mucho peor que el de las plantas de celulosa y la producción de soja; sería el final de todo el Uruguay.

-¿Considera que podría haber una forma de extraer hierro de una manera amigable con el medio ambiente?

Creo que todo ese metal hay que dejarlo en la tierra. Todo el planeta ha sido agredido y está sufriendo, ha perdido equilibrio, y ejemplos lamentables son los deslaves y cambios climáticos. A la tierra hay que dejarla tranquila.

La extracción del mineral no aportaría nada a la economía del Uruguay. Si vienen a llevarse nuestras riquezas, no quedaría nada más que destrucción y un problema ambiental y social porque todos los pequeños  y medianos productores de Valentines, Cerro Chato y Santa Clara serían desalojados. No podemos permitir que vengan a saquear nuestros recursos naturales.

-El proyecto Valentines está vinculado con la instalación de un puerto de aguas profundas en Rocha ¿También se oponen a que Uruguay tenga una terminal portuaria oceánica?

-Todo esto responde al Plan IIRSA, aquella Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana, tan destructivo y agresor que se firmó entre doce países latinoamericanos. Ese plan incluía la instalación de plantas de celulosa, las plantaciones de eucaliptus y soja, los puertos, puentes, minerías y todo eso se está cumpliendo.  Es como una embestida contra los países de Latinoamérica que sólo traerá más desempleo, pobreza e injusticia social y, por otro lado, el enriquecimiento de las multinacionales y del capitalismo salvaje.

-¿Considera que el gobierno no tiene una política de cuidado y promoción del medio ambiente, o es deficitaria o errónea?

-No, el gobierno actual no tiene una política de conservación de nuestro medio ambiente. Desde la asunción de Tabaré Vázquez al gobierno nacional, se ha permitido la presencia de saqueadores, que han sido echados de los países del norte. Cuanto más debilitado está el medio ambiente, toda agresión que se agregue agudiza ese daño.

-¿Y qué opinión tiene sobre el: “Uruguay Natural”?

-Lamentablemente hace años que desapareció. ¿Cómo se puede hablar de “Uruguay Natural” cuando tenemos producción de pasta de celulosa, productos transgénicos, ríos contaminados, ecosistemas degradados y las playas en riesgo.

Los dos gobiernos del Frente Amplio pasarán a la historia como los más agresivos del medio ambiente y que cometieron el mayor daño a  nuestro modelo productivo y a los medianos y pequeños productores rurales.

-¿Cuál es la visión que tiene del Uruguay del futuro?

-Hace unos años decíamos: ¡dentro de cincuenta años nos quedaremos sin agua, no se podrá plantar nada!, pero ese tiempo se acortó y dentro de poco tiempo no habrá agua ni tierra cultivable por esta degradación de nuestros ecosistemas. La crisis del planeta también será del Uruguay.

http://www.lr21.com.uy/ecologia/1111719-ambientalistas-advierten-que-recursos-naturales-de-uruguay-estan-en-riesgo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s