CONACHA busca el reconocimiento de los descendientes indígenas


ITANU DESTACO EL TRABAJO DEL ESCRITOR

CONACHA busca el reconocimiento de los descendientes indígenas
Junto al escritor Guillermo Bertullo, llegó desde la capital del país Itanú, un descendiente de los charrúas, integrante del grupo Choñik, y del Consejo de las Naciones Charrúas
TRANSCRIBO EL SURGIMIENTO DEL CONACHA: 
11 de JULIO de 2005 
Queridos amigos de América.
Aunque hace mucho que desaparecieron para siempre los legítimos, los genéticamente puros charrúas, felizmente hubo mucha mestización, y producto de ello, miles de descendientes, y lo más valioso, supervivieron remanentes de su cultura y sus valores.

Ya sabemos que los colonizadores, los conquistadores, llegaron a una tierra, la Banda Oriental, donde no hubo ninguna mujer blanca durante 2 siglos. Y ellos venían sin pareja, de modo que se unieron con mujeres charrúas, a quienes llamaban “chinas” y así nacieron charruítas mestizos, que vivieron en las tolderías y siguieron siendo culturalmente charrúas.

Luego fueron Gauchos, aquel hombre ambivalente que vivía solitario, con elementos de la cultura charrúa y de la cultura blanca. Por fin, después del etnocidio de 1831, y el reparto de mujeres y niños charrúas, el grupo de los mestizos aumentó a cifras extraordinarias, y digamos que llega a una cifra mayor a la quinta parte de la población, que son los que nacen con la manchita sacro coccígea, entre otros indicadores.

Para el Fondo Indígena, en determinada acepción de “pueblo indígena” se indica que son descendientes de pueblos autóctonos del país o región, a la época de la colonización, y que conservan todas o parte de las instituciones (culturales y otras), y principalmente tienen conciencia de su identidad indígena.

En el caso de Uruguay, serian aquellos grupos que además mantienen un lazo afectivo y religioso-espiritual con sus antepasados habitantes de estas tierras, que han sido conocidos en el período histórico, especialmente los Charrúas, que fueron quienes englobaron a todas las parcialidades autóctonas hasta el final de su historia como etnia, la que podemos situar puntualmente el 11 de abril de 1831, día de la masacre a traición.

Pero el día 24 de junio del 2005, después de haber solicitado a todas las regiones del país que enviaran datos de las comunidades, después de haber solicitado a esas comunidades que enviaran 2 delegados elegidos por las mismas, se reunieron éstos en la Junta Departamental de Montevideo estrechándose en un abrazo que implicaba una separación de 174 años, para encontrarse al fin, y verse cara a cara. Fue algo fantástico.

Nosotros estuvimos en la organización de todo esto y como observadores y nos sorprendió la naturalidad con que hicieron sonar los cuernos y las caracolas para llamar a reunión del Consejo de Charrúas.

Allí vimos las trazas de una cultura que muchos dijeron extinguida. El mirarse, reconocerse como charrúa, el uso de las palabras con significado profundo y verdadero, recreando lo que fueron las asambleas indias, con participación de hombres y mujeres por igual.

Los semblantes con los rasgos del charrúa aún, su serenidad, su inteligencia ingenua pero profunda y desconfiada a la vez, y su determinación decidida a hacer respetar su cultura antigua y valiosa. Cuánto contenido tuvieron sus palabras, sus frases concisas y descriptivas de la realidad del mundo, del destino del mundo!

Cuando cada delegado tomó la palabra, también tomaba en una mano un símbolo. Era el símbolo de la palabra, un pequeño cetro de caña al que llamaban el “bastón de la palabra”, con incrustaciones de plumas, y que estaba coronado por un pico de ave autóctona, una garza. Por fin se eligieron los representantes al Fondo Indígena: Una mujer como titular, y dos suplentes, todos de comunidades diferentes.

En este inicial Consejo Indio, se mencionó la incipiente Unión de Mujeres Charrúas (UMCHA) tanto de Uruguay y de parte de la Argentina. Son aquellas mujeres que educaron las pautas éticas y de conducta iniciales a los niños, y que son las que perviven para siempre, y se llevan hasta la muerte.

Pero lo esencial ha sido la nueva unión entre los charrúas, y sé que tiene la fortaleza de sus ancestros, aquellos que siendo un puñado, lucharon con bravura durante 3 siglos contra las invasiones que pretendían reducirlos por la fuerza del número y de las armas.

Puedo decir, por lo que me tocó observar, que los charrúas están nuevamente en pie de lucha, en la dimensión del presente, y realmente podemos esperar después de esta “resurrección”, que en adelante en la sociedad podrá resurgir lo mejor de esta expresión de una cultura que no pudo ser aniquilada, como tantas de nuestra América indomable.
Mientras se desarrollaba este encuentro pronuncié una frase que quedó como nombre definitivo, dije es” como si estuviéramos viendo un Consejo de la Nación Charrúa”. Y alguien me dijo -¡Justo, y la sigla puede ser CONACHA” . De este modo, en un acto que debe hacerse cada 2 años para nombrar delegados provenientes de todas las comunidades chicas o grandes de charrúas en el Uruguay, para representar al País en el Fondo Indígena de América del Sur y del Caribe, empezó a despuntar lentamente un renacimiento muy merecido : el de los Charrúas.
Walter Fumero | 28/05/2013
Click para cerrar

Itanú junto a la muestra indígena de Guillermo Bertullo Santillán

Itanú, es el nombre indígena que tomó Alberto Valleta, integrante del grupo Choñik, que a su vez integra la macroétnia Charrúa. El descendiente charrúa llegó a Durazno para acompañar a Guillermo Bertullo, apoyando la importante labor que viene realizando el escritor sobre el tema indígena a través de sus investigaciones y publicaciones literarias.
“Identificamos como macroétnia, a los que integran todas las comunidades indígenas que habían en este territorio en el último proceso, o sea guaná, chaná, minuanes, los guaraní, entre otros” indicó a El Acontecer, destacando la labor que viene realizando Guillermo Bertullo con sus investigaciones y publicaciones sobre el tema indígena. “En el grupo Choñik nos avocamos a trabajar la espiritualidad y la visibilidad de la temática indígena, a través de las ceremonias tradicionales, el contacto con nuestros abuelos, nuestros ancestros a través de la música, la expresión plástica, el arte en todas sus dimensiones, y visitando distintos lugares ancestrales para compartir allí la energía que hay en esos lugares. Para nosotros es muy importante manejarlo desde ese punto de vista” afirmó.

TRASMITIR EL CONOCIMIENTO

“Acá se dice que no hay más indios en este territorio. Lo que no hay son comunidades vivas, nosotros somos los descendientes de esos antepasados, que estuvieron en estas tierras y como legado nos dejaron a nosotros, en estos tiempos, trasmitir todo este conocimiento, que lo hacemos con toda la humildad posible. 
Hay muchas cosas para investigar, hay mucha cosa para conocer aún, no lo tomamos como una verdad revelada, simplemente lo tomamos como un camino que estamos haciendo, para que le lleguen a estas nuevas generaciones, sobre todo a los niños. 
Más allá de los libros, presentarles algo más tangible con la realidad, con una experiencia, que nosotros trasmitimos sin tomar ninguna medicina. Para nosotros el camino que hay, es el contacto con la naturaleza, estar con una planta, al borde del río, en un monte indígena, es ahí donde están nuestros ancestros, nuestros abuelos” afirmó.

CONSEJO NACIONAL CHARRÚA

Más adelante indicó que las comunidades se reúnen a través del Consejo de las Naciones Charrúas, que nucléa a unas cuantas comunidades, pero que además hay otros grupos aislados, a los que se les convoca a participar en las ceremonias, en los encuentros, para trabajar en temáticas como el medio ambiente.
“Nos vamos comunicando, tenemos una red en internet para hacerlo, para que la gente que quiera acercarse y conocer lo que hacemos un poco más por dentro lo haga. Es muy interesante para los grupos en crecimiento como colectividad y para los grupos que estamos tratando de formar” agregó.
“El principal interés de todo este movimiento es que seamos reconocidos como descendientes de los indígenas que hubieron en estas tierras” expresó. “Hasta hace poco se jactaban que era un país sin indios. La única forma que tenemos de visualizar esto es a través de las ceremonias, nuestros trabajos en el medio ambiente, encuentros, para que la gente empiece a conocer, a vibrar y a sentir que son descendientes de indígenas, con esa energía especial, que pertenecen a algo mucho más grande que el decir forma parte dé, somos un todo, un grupo mucho más amplio” acotó.
Finalmente destacó el trabajo institución que se busca realizar desde el punto de vista político. “Tratamos de llegar con una propuesta clara, concreta y precisa, de cuales son las cosas que estamos reclamando, para que se nos reconozcan, para que hoy o mañana, otras generaciones y gobiernos de turno, también lo hagan y sean reconocidos como nación” afirmó. 
Para aquellos que tengan interés en la temática, que deseen conocer más de las comunidades, y sus trabajos invitó a conectarse a estas instituciones a través de varios contactos en internet: Grupo Choñik en facebook, www.grupochonik.site11.com Conacha en facebook o charrusite.com 

 
Publicado por El Acontecer Diario
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s