Intervención del diputado Ibarra sobre Charrúas


SEÑOR IBARRA.-

Señora Presidenta: realmente es muy importante esta iniciativa del señor Diputado Yanes relativa a la semana de la Nación Charrúa y de la Identidad Indígena. Él ya mencionó las distintas actividades que se están realizando y que se harán en el resto de la semana.

         Comparto absolutamente lo expresado por el colega. También quiero manifestar que la Nación Charrúa, los pueblos originarios, tienen un lugar muy importante en nuestro país dado el número de ciudadanos que los representan. El último Censo, realizado en 2011, indica que 159.319 uruguayos, aproximadamente un 5%, cree tener ascendencia indígena. Además ‑destaco la siguiente cifra‑, en Tacuarembó esa cifra llega al 8% de la población, y en Salto, al 6%.

         Otro elemento a tener en cuenta ‑lo analizaré más adelante‑ es que nuestro Poder Ejecutivo está en deuda porque no se ha aprobado un Convenio de la OIT relativo a este tema.

         Recordemos que este Parlamento votó la Ley N° 17.256, que declara de interés general la ubicación y posterior repatriación al territorio nacional de los restos de los indios charrúas Vaimaca Perú, Senaqué, Guyunusa y Tacuabé, fallecidos en la República Francesa. Ese fue un hito muy importante.

         Luego, a través de la Ley N° 18.589 ‑que origina las intervenciones de la tarde de hoy‑ se declara al 11 de abril de cada año “Día de la Nación Charrúa y de la Identidad Indígena”. Asimismo, se encomienda al Poder Ejecutivo, a la Administración Nacional de Educación Pública, disponer la coordinación de las acciones públicas correspondientes.

         (Ocupa la Presidencia el señor Representante Cardoso)

——También es importante destacar que las organizaciones involucradas plantean ‑diría que con mucha certeza, seguridad y firmeza‑ dar prioridad a la aplicación del Convenio N° 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes. Esta norma constituye un tratado internacional de carácter vinculante, que establece el respeto por las culturas, formas de vida, organizaciones e instituciones tradicionales de los pueblos indígenas y tribales, y define sus prioridades de desarrollo y participación en la planificación, aplicación y evaluación de las políticas y programas que les afecten.

         Repito que este es un tema pendiente. Sabemos que el Ministerio de Educación y Cultura está trabajando sobre el particular. Quizás, junto a otros parlamentarios hagamos alguna gestión a fin de acelerar la aprobación del Convenio N° 169 de la OIT, porque Uruguay ha estado a la vanguardia en cuanto a la aprobación de convenios, y este es de suma importancia ya que tiene que ver con casi un 5% de ciudadanas y ciudadanos uruguayos que viven en nuestro territorio.

         Cuando estudié la Ley N° 18.589, encontré una frase del señor Miguel Pereira, ciudadano uruguayo fallecido hace muy poco tiempo ‑estoy hablando del año 2011‑ cuyo padre era nieto de uno de los indios que desapareció en la Batalla de Salsipuedes. El señor Miguel Pereira decía: “No se puede ocultar la historia enterrándola, porque entonces actúa como una semilla. Más tarde o más temprano se muestra, echa raíces y puede quedarse para siempre, porque la historia solo vive en la luz”. Y agregaba: “Los charrúas nunca perdieron su libertad… siempre murieron un momento antes”.

        Hace muy pocos días cuando la Asamblea General del Poder Legislativo conmemoró el aniversario de las Instrucciones del Año XIII, el compañero José Carlos Mahía hizo referencia a una frase que, en definitiva, tiene que ver con el pueblo indígena. En un Oficio dirigido al Gobernador José de Silva, Artigas decía: “Yo deseo que los indios en sus pueblos, se gobiernen por sí, para que cuiden de sus intereses como nosotros de los nuestros. Así experimentarán la felicidad práctica y saldrán de aquel estado de aniquilamiento a que los sujeta la desgracia. Recordemos que ellos tienen el principal derecho, y que sería una degradación vergonzosa, que hasta hoy han padecido por ser Indianos. Acordémonos de su pasada infelicidad y si esta los agobió tanto, que han degenerado de su carácter noble y generoso, enseñémosles nosotros a ser hombres, señores de sí mismos”. Y hoy, con esta descendencia que tenemos del pueblo indígena uruguayo, es una frase que tiene absoluta actualidad desde el punto de vista, al menos, de la aprobación del Convenio firmado por nuestro Uruguay en la OIT.

         Tengo en mi poder un documento del Consejo de la Nación Charrúa ‑Conacha‑, donde se formula la pregunta: “¿Qué es ser indígena?”. Dice así: “Desde la derrota de Artigas y de su proyecto soberano de nación, se nos ha negado el derecho a nuestra identidad y nuestra existencia como miembros de la Nación Charrúa, razón por la cual gobiernos anteriores idearon una tergiversada historia oficial y difundieron hacia el exterior que el Uruguay era un país sin indios y que todos los uruguayos descendíamos de los barcos. […] Somos continuidad histórica, revalorizando costumbres originarias, principios y cosmovisión propias. Aportamos de esta manera al proceso de construcción de la identidad nacional. Ser indígena” ‑se contestan‑ “es tomar conciencia de nuestra condición de hijos de esta tierra y reconocernos como tales.- Nosotros los charrúas, no miramos al mar con nostalgia de inmigrante; miramos nuestra tierra con un profundo sentimiento de pertenencia. De hecho, caminamos sobre las huellas de nuestros ancestros”.

         Realmente, son un par de frases en las que, según mi opinión, se diagnostica y visualiza con claridad qué es ser indígena en la República Oriental del Uruguay.

         Señor Presidente: con el señor Diputado Espinosa, integramos la Comisión de Pueblos Indígenas y Etnias del Parlamento Latinoamericano; concurrimos una o dos veces por año. Allí se ha trabajado muchísimo. Tenemos documentos que haremos llegar a los interesados de proyectos marco. Por ejemplo, está el Proyecto de Ley Marco de Consulta Previa, Libre e Informada, donde se da a los indígenas de América Latina y el Caribe la posibilidad y el derecho de ser consultados de manera previa e informada sobre las decisiones o medidas de carácter legislativo o administrativo que afecten o puedan afectar directa o indirectamente su estructura. Es un proyecto marco que está a consideración de todos los países que integran el Parlamento Latinoamericano.

         También puedo citar el Proyecto de Ley Marco para Rescatar, Preservar y Promover los Idiomas Indígenas Nacionales. Fue un tema que se discutió largamente, con distintos aportes de indígenas de varios países. Su ar­tículo 1 indica: “Los pueblos originarios de América Latina y sus descendientes tienen derecho a preservar el uso de sus idiomas y variantes lingüísticas.- Los Estados miembros del Parlamento Latinoamericano están obligados a crear las leyes e instituciones necesarias para regular el reconocimiento y protección de los derechos lingüísticos individuales y colectivos, así como para rescatar, preservar y promover el uso y desarrollo de los idiomas indígenas”.

         Hay otro proyecto de ley que está a consideración de la Comisión que mencioné que trata sobre la salud de los pueblos indígenas en América Latina y el Caribe. Hay varias propuestas que son muy interesantes y sin duda próximamente se votará también un proyecto marco para hacerlo llegar a todos los Gobiernos de América Latina y el Caribe.

         Asimismo, hay propuestas del Presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas y Étnicos, el Asambleísta Pedro de la Cruz, de Ecuador ‑las enumero porque son importantes‑, que dice que podríamos tratar, en los próximos meses, una ley marco que coordine la justicia indígena y la justicia ordinaria; una ley marco para la protección de territorios y tierras de comunas, comunidades, pueblos ancestrales; una ley marco para el ejercicio de las formas de gobierno propias de las comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades ancestrales y la determinación de circunscripciones territoriales indígenas. Es decir que hay una serie de tareas a realizar, no únicamente en nuestro país, sino también en distintos ámbitos internacionales.

         Culmino reiterando mi satisfacción por esta Semana de la Nación Charrúa y de la Identidad Indígena que se está desarrollando. Además, tengo la esperanza ‑haremos las consultas del caso en los Ministerios que correspondan‑ de que rápidamente nuestro país ‑que, reitero, ha sido vanguardia en cuanto a la aprobación de convenios, fundamentalmente de la OIT, sobre todo cuando favorecen a determinados sectores de la población‑ apruebe el convenio respectivo para que se haga justicia y los pueblos originarios de nuestro país tengan realmente los derechos que marcan las propias normas internacionales.

         Era eso, señor Presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s