Sociedad peligrosa. Prensa y minería


01/04/2013

 

Periodismo y Minería
05/01/10 Por Jesús Matías Filomeno Ocampo
El denominador común de las multinacionales que operan en nuestro país es el uso de esta metodología: mentir, hacer falsas promesas, dar dádivas engañosas a la comunidad, influir con la prensa oral, escrita y televisiva, perseguir, reprimir y censurar a los miembros de las asambleas ciudadanas y, lo más grave, contaminar sin controles adecuados. Todo ello para obtener las máximas ganancias posibles, amparadas en nuestro régimen legal permisivo y que les da, en forma vergonzosa, un tratamiento de excepción en relación con otras actividades económicas. Simultáneamente, nuestros gobernantes les permiten que hagan negocios con nuestras vidas. Y si los dejamos, van a hacer desaparecer la ciudad de Andalgalá.
 
 
El Foro de Periodismo Argentino, un grupo de profesionales de medios y profesores de periodismo, motivado por el reciente caso en el que esa institución denunció una situación de censura, cuando un diario de San Juan prohibió la circulación de la revista dominical Rumbos porque contenía un artículo donde cuestionaba aspectos del auge de la minería a cielo abierto en las provincias andinas de la región cuyo y norte, realizó un encuentro profesional con periodistas de medios de las regiones mineras para debatir sobre la cobertura periodística y el tratamiento de los medios de los temas Minería y Medioambiente; el rol de los medios frente a estos asuntos y los conflictos sociales, económicos y políticos vinculados a los mismos.
 
El encuentro tuvo lugar en la ciudad capital de La Rioja viernes 11 de Diciembre. Participaron como panelistas el Diputado Nacional Eduardo Pastoriza, autor del libro “El Gran Despojo”: “Estado de situación de la minería en la Argentina. Explotación minera e impacto medioambiental”; Cecilia Matta, de la Asociación de Ambientalistas de La Rioja:” La visión de las organizaciones ambientalistas (La Rioja); la Dra. Silvia Villalonga de la Fundación de Ciudadanos Independientes (FUCI): “La visión de las organizaciones ambientalistas (San Juan)“; el Geólogo Jorge Romero de La Rioja: “Zonas de conflictividad minera y medioambiental”; el Ing. Héctor Romero, director de Minería de La Rioja: “El rol del Estado en el tema minería y medioambiente” y el Contador Julián Rooney: “La visión de las empresas mineras (Minera La Alumbrera, Catamarca)”.
 
Participé invitado por el Ing. Pastoriza. Como miembro de la Asamblea Ciudadana de Chilecito, hice dos preguntas al Director de Minería de La Rioja, Ing. Héctor Romero, miembro de una familia de Santa Cruz, Famatina, La Rioja. ¿Qué equipamiento y cuánto personal tiene en este momento la empresa Barrik Gold en Famatina (La Rioja)?. Su respuesta fue: “No tiene ni equipamiento ni personal. El tema está en la justicia”. La ley 8139 creó una Comisión Investigadora prevista en el Artículo 94° de la Constitución Provincial: ¿Cuáles son las conclusiones de esa Comisión sobre todo lo relacionado con el Acuerdo suscripto con fecha 29 de abril de 2005 entre YAMIRI S.A. y la Multinacional Barrick Argentina S.A., mediante el cual se le otorgan derechos exclusivos de exploración y explotación sobre el “Proyecto Famatina” y si ha esclarecido los pasos que se siguieron para que el Estado fuera transfiriendo sus derechos mineros de una Sociedad de Economía Mixta a una Sociedad Anónima, que ahora ha vendido sus acciones en la bolsa de Toronto en Canadá?. Su respuesta fue: “El caso está en la Justicia.”
 
 
Le sugerí al Ing. Romero, habida cuenta de sus dichos en relación de que la Dirección de Minería está abierta a la comunidad, que en la página web del gobierno de La Rioja pongan toda la información relacionada con las actividades mineras y de protección al medio ambiente, ya que nada hay sobre ello, con una deliberada intención de ocultamiento, como la que conllevan las cláusulas de confidencialidad de los contratos mineros.
 
La exposición de los miembros de la empresa que explota La Alumbrera por concesión de Yacimientos Mineros Aguas del Dionisio (YMAD), se convirtió en un monólogo propagandístico, pleno de datos falsos, de “los grandes beneficios” que produjo la explotación del yacimiento más rico del mundo. Cuando el periodista sanjuanino abogado Ernesto Lloveras le hizo notar que Catamarca está más pobre y más contaminada después de los doce años en que se llevaron todo el yacimiento valuado en más de 44 mil millones de dólares, según datos aportados por el Ing. Pastoriza, Rooney respondió que como miembro de la empresa no podía explicar esa situación, pero que, en una mesa de café, sí podía dar su opinión personal, insinuando la corrupción de los gobernantes locales.
 
He dicho pleno de datos falsos. Veamos, Rooney dijo que la legislación minera argentina es similar a la de los países limítrofes. Falso: Las Leyes vigentes de promoción minera (Ley de Inversiones Mineras Nº 24196/93, con las modificaciones introducidas por las leyes Nos. 24296, 25161/99 y 25429/01; Acuerdo Federal Minero – Ley Nº 24228 y concordantes de Menem, Cavallo, Maza y Kirtchner) disponen para la actividad un tratamiento de excepción que, ante el cambio extraordinario en los precios de los principales minerales en los últimos diez años, aumento del 1114% para el cobre, del 257% para el oro; del 829% para el petróleo, lleva a la minería metalífera a obtener ganancias inalcanzables por otras actividades económicas.
 
La participación de las filiales de empresas transnacionales extranjeras en el total de la producción minera argentina es del 100%, una cifra que sólo se encuentra en países africanos tales como Gabón, Ghana, Guinea y Malí; y en algunos países asiáticos periféricos. Esto contrasta con la situación en Brasil, donde la participación del capital externo en la gran minería es de poco más del 10%. Con respecto al petróleo, la situación es similar. La participación de filiales extranjeras en la producción de petróleo y gas fue de, aproximadamente, 80% en Argentina y sólo 2% en Brasil. En Chile, desde 1950, la explotación del cobre la hace el Estado en un 100%.
 
Rooney y su colaborador se negaron sistemáticamente a dar cifras de la cantidad de agua usada y de lo que pagan por ella. El Ing. Pastoriza sí dió el dato preciso: por cada tonelada de material se consumen mil litros de agua. Frente a las fotos aportadas por el Ing. Pastoriza del yacimiento antes y después de la explotación, a las dimensiones del pozo que quedó, del dique de colas que debido a las filtraciones obligó a construir una laguna aguas abajo para detener la contaminación y pozos de bombeo, la respuesta fue que el dique fue construido como filtrante. Totalmente falso: ningún dique en ningún lugar del mundo para almacenar compuestos contaminantes se construye filtrante.
 
En una diapositiva se mostró la cantidad de oro y de cobre que se sacó en 2008. No figura el hierro para nada. El Ing. Pastoriza denuncia en su libro que el hierro se lo llevaron sin declararlo, de contrabando. Rooney mostró cifras de los valores en dólares de los minerales extraídos y de los impuestos pagados. Cifras falsas: ¿Quién controló estas cifras si la separación de los metales se hizo, como dijo el S. Rooney, “cerca de los lugares de consumo”, ¿China?, ¿Canadá?, ¿dónde?, no en nuestro país? De una tonelada de material, ¿cuánto oro, cuánto cobre, cuánto xx, se obtuvo? ¿Qué miembro de la AFIP de Argentina lo sabe o lo controló?
 
El denominador común de las multinacionales que operan en nuestro país es el uso de esta metodología: mentir, hacer falsas promesas, dar dádivas engañosas a la comunidad, influir con la prensa oral, escrita y televisiva, perseguir, reprimir y censurar a los miembros de las asambleas ciudadanas y, lo más grave, contaminar sin controles adecuados. Todo ello para obtener las máximas ganancias posibles, amparadas en nuestro régimen legal permisivo y que les da, en forma vergonzosa, un tratamiento de excepción en relación con otras actividades económicas. Simultáneamente, nuestros gobernantes les permiten que hagan negocios con nuestras vidas. Y si los dejamos, van a hacer desaparecer la ciudad de Andalgalá.
 
En tanto, el periodismo demuestra desinterés por profundizar y difundir la problemática surgida de las actividades mineras y sus consecuencias socio económicas y da una importancia relativa a la protección del ambiente, del agua y de la tierra.
 
Los miembros de las asambleas ciudadanas, siguiendo el ejemplo de Esquel, seguimos diciendo que no vale todo para tener el oro, la plata, que hay algo más importante, tener el agua, la tierra, la vida y nuestro paisaje. Y seguimos diciendo basta al despojo de nuestros recursos mineros no renovables y a la contaminación de nuestras aguas y de nuestras tierras.
Desde Chilecito sostengo esperanzado: EL FAMATINA NO SE TOCA. http://www.ecoportal.net
Anuncios

Una respuesta a “Sociedad peligrosa. Prensa y minería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s