Vecinos acusan a Aratirí de “falsear hechos” y “presionar” a autoridades


fbmina602746_10200151645931704_1402649668_n
POLÉMICA POR MEGAMINERÍA

El proyecto ha estado bajo el ojo de la tormenta desde sus inicios.

Aratirí comunicó ayer que hizo una drástica reducción de su plantilla de trabajadores en Montevideo y Valentines y dejó entrever que el Estado se ha extendido en los plazos para autorizar el comienzo del emprendimiento, lo que pone en duda la inversión de la empresa, publicó hoy El País.El gerente general de la empresa, Fernando Puntigliano, explicó en un comunicado oficial que “la medida responde a la necesidad de extender el compás de espera entre la formulación del proyecto en todas sus dimensiones y la obtención de las autorizaciones necesarias”.

En esta jornada, el Movimiento por un Uruguay Sustentable (MUS) —organización que se opone a la realización de emprendimientos de megaminería en el país— emitió un duro comunicado donde acusa a Aratirí de “falsear los hechos” y “engañar a la opinión pública” al presionar “a las autoridades para que aprueben en plazos perentorios la explotación del hierro en Valentines sin evaluar seriamente su pertinencia o no”.

En el comunicado de la empresa se informa que en noviembre de 2011 fueron entregados “todos los estudios que exige la legislación vigente” para poner en marcha el proyecto. El MUS afirma que esto “es falso” y menciona la evaluación que viene realizando la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), la cual ha “requerido informaciones adicionales cuyas respuestas fueron entregadas por Aratirí varios meses después de esa fecha. Hasta julio de 2012, por lo menos”.

También apuntan contra la posición de la empresa minera, la cual informó que invirtió US$ 200 millones, lo que permitió confirmar la existencia de 2.500 millones de toneladas de hierro. Para el movimiento esto también es falso ya que “esa comprobación no ha sido hecha por el Estado uruguayo ni por una autoridad independiente, ya que la empresa no muestra sus resultados alegando la confidencialidad de la información”.

Además el MUS destaca que “la propuesta entregada a la Dinama, la propia minera dice que el yacimiento es de 764 millones de toneladas y que le llevaría 12 años extraer el hierro mismo”. Para los integrantes del movimiento, “Aratirí se desmiente a sí misma”.

También critican, y califican de “absurdo”, el haber presentado “el estudio de un economista que afirma que la explotación minera ´podrá producir mejoras en los ecosistemas´. ¿Cuál es el valor asignado a las 15.000 hectáreas de suelo fértil que, como mínimo, serán irremediablemente afectadas por las minas y que la naturaleza necesitó decenas de miles de año para generar?”, se pregunta el MUS.

PRESIONES. “Por si esto fuera poco”, continúa el duro comunicado, “Aratirí agrega comentarios que constituyen una presión obvia sobre las autoridades uruguayas para que aprueben rápidamente su proyecto”.

Y estos comentarios son, según el MUS, el motivo por el cual se realiza la reducción de personal de la empresa, que se extenderá hasta marzo de 2013, es decir “la necesidad de extender el compás de espera entre la formulación del proyecto en todas sus dimensiones y la obtención de las autorizaciones necesarias”, según el comunicado de Aratirí.

El MUS considera que “las presiones de Aratirí sin indebidas tanto por el resto a los tiempos de la sociedad uruguaya para decidir si lo acepta o no, como por los tiempos normales para la evaluación técnica de estos proyectos” y citan al experto canadiense Jim Raider, quien dijo durante una visita a Uruguay que “los países deberían tomarse entre cinco y siete años para analizar una inversión de minería de gran porte como la proyectada por la empresa Aratirí en Uruguay”.

Finalmente, los vecinos organizados entienden que tanto la empresa como “integrantes de este gobierno” impulsan una “política de hechos consumados para acelerar la aprobación del proyecto minero, salteándose los pasos y tiempos necesarios para tomar una decisión meditada y consensuada”.

Y justifican esta postura argumentando que “no es casualidad” que haya sido sobre fin de año que el Poder Ejecutivo haya emitido un comunicado dando por aprobado el acuerdo con Aratirí y que “apresuradas sesiones parlamentarias” hayan habilitado el puerto de aguas profundas en Rocha, entre otros hechos, “con el único fin de apresurar la decisión que autorice el inicio de la extracción del hierro”.

Como cierre del comunicado, el MUS considera que “el proyecto Aratirí es una simple actividad extractiva, sin encadenamiento industrial en el país, para aprovechar el alto precio del hierro en el mercado internacional. Esta es la única razón por la que hoy se presta atención a un yacimiento pobre (28% de hierro, menos de la mitad de lo que se exige para venderlo a la industria del acero) mientras dure la especulación coyuntural”.

El País Digital
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s