“Lo que hago forma parte de una cultura milenaria”


Show. La salteña Mariana Carrizo presenta “La coplera”

ALEJANDRA VOLPI

La cantante y coplista argentina lleva sangre indígena y es una amante de la música de Alfredo Zitarrosa. Nacida en Salta, aprendió desde niña un estilo de expresión que define como “espiritual y sensorial”. Mañana actúa en Montevideo.

En la foto parece una niña, pero Mariana Carrizo ya cumplió 29 años, publicó tres discos y prepara otro, en el participarán poetas, copleros y músicos de toda América Latina. En la lista el primer confirmado es León Gieco, y aunque todavía no puede revelar sus nombres, adelanta que habrá dos artistas uruguayos.

En el concierto que ofrecerá mañana a las 21 horas en la Sala Zitarrosa subirán a escena como invitados, la cantautora Ana Prada y el guitarrista Carlos Porcel “Nahuel”, quien trabajó con Alfredo Zitarrosa durante el exilio y es el coautor de Pájaro de rodillas, una milonga que más tarde también grabó Mercedes Sosa.

Para Carrizo actuar en la sala bautizada como uno de sus referentes es un hecho especial. Sobre todo porque allí participó en un encuentro internacional de poesía improvisada hace cuatro años, pero tenía en el debe regresar con sus canciones. Además, Zitarrosa grabó Coplas de baguala, señala la intérprete, “un tema que habla de mi cultura, porque cuando la escuchó se maravilló por su forma y contenido”.

El canto de la copla es una de las expresiones culturales autóctonas del noroestre de Argentina. “Habla de lo cotidiano y permite cantarle a la vida en cualquiera de sus momentos, en los felices y en las desgracias. De acuerdo a la región puede acompañarse con `la caja`, una especie de tambor indígena o con instrumentos de viento, utilizados en rituales sagrados. Es un canto muy espiritual, en el que prevalece la voz”, agrega Carrizo.

Nació en la zona rural de los Valles Calchaquíes y sabe lo dura que es la realidad en los cerros, que poco tiene que ver con lo que muestran las postales. “Porque la gente baja a vender su producción y pasa varios días durmiendo a la intemperie, librada a la adversidad del clima”, comenta.

Su origen humilde la hace más interesante, con los pies en la tierra para las fotos de prensa y el cabello desaliñado. Pero en escena se transforma. En 2004 en el festival de Cosquín fue una de las más aplaudidas.

Como defensora del canto ancestral de la copla ofrece conciertos en México, Brasil, Colombia, Panamá, España, Paraguay y Bolivia. Y donde mejor la han recibido es curiosamente en Brasil, señala, a pesar de la barrera idiomática. El espectáculo que viene a presentar, La coplera, es multidisciplinario y suele invitar al palco a artistas plásticos, escultores, copleros, poetas y músicos.

El disco Coplas de sangre -que comienza a despedir y reproduce en vivo con el acompañamiento de guitarras, bombo, vientos andinos y un bandoneón- es calificado por la joven como “un ave de vuelo grande” que la acercó a “muchos países y culturas” que jamás soñó conocer.

“Lo que hago resulta exótico en algunos sitios y en otro es simplemente tomado como lo que es, una cultura milenaria y es recibido con mucho respeto. Estar en la Sala Zitarrosa es mágico para mí y además los artistas locales me están recibiendo con alfombra roja”, dice con agradecimiento.

Carrizo se define “como criolla pero con raíz en la cultura de los Valles Calchaquíes”, donde “el canto se transmite de manera oral”. Revela que en el noroeste argentino hay más de mil formas de abordar una copla”, que además sirve como instrumento para hacer crítica social: “con su permiso, señores/ cuatro coplas cantaré/ y aunque soy medio morocha/ tal vez no los mancharé”, grabó con su lengua filosa.

Las entradas para el concierto están disponibles a través de Red UTS (en locales de Palacio de la Música y Red Pagos) a $ 270 en forma anticipada.

Mujer de carácter

Mariana Carrizo opina que la mujer “apenas está pariéndose” porque todavía le queda mucho terreno por ganar.

Su centro existencial es su útero, desde ahí se para y se sostiene al mundo, dice durante la entrevista, esta cantante que no se agota en su voz: es recopiladora, poeta, “improvisadora” y productora de sus propios proyectos culturales.

De ese modo, se garantiza la libertad absoluta y cumplir con su misión, sin más norte que el estilo musical que la marcó a fuego.

El País Digital
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s