FREDDA TESTIMONIOS


Esta pagina fue creada con el objeto de mantener un dialogo continuo y tenerlos al dia de nuestras actividades, concursos, muestras, etc.

De Interes

http://freddatestimonios.com/blog/?page_id=211

———————————————————————-
SENAQUÉ
Senaqué, médico charrúa.
Senaqué fue el compañero constante de Vaimaca Pirú; fue el primero en morir del grupo llevado a París por el especulador Señor De Curel.
Era el de más edad, aproximadamente 1.70 de estatura, su piel era más oscura que la de sus compañeros, ojos oblicuos y alargados.
Siempre al lado de su Jefe, Vaimaca Pirú, fue apresado en la matanza de Salsipuedes y entregado para ser “estudiado” en el museo de Animales y Plantas de París, hoy Museo del Hombre.
Dice MARUCA SOSA, en la “NACIÓN CHARRÚA”:
“Fue el menos comunicativo durante el cautiverio y todo lo veía con un aire de desprecio, hasta los malos tratos de parte del circense que los había adquirido para exhibirlos en los Campos Elíseos. La nostalgia de su país se traslucía en su rostro aunque se mostraba indiferente a lo que ocurría a su alrededor!.
DARÍO ARCE en su investigación NUEVOS DATOS SOBRE EL DESTINO DE TACUAVÉ Y LA HIJA DE GUYUNUSA, trascribe parte de un artículo de Le National de una tal L.P, del día 12 de julio de 1833 donde ya se dejaba traslucir el estado de Senaqué
“Por ahora se encuentran muy bien, excepto el pobre Senqué, que, me temo, agregará por su muerte una incisión suplementaria a los brazos ya tan tajeados de la pobre Micaela….”
Sigue diciendo Arce: “Efectivamente, Senaqué, que había sido herido de un sablazo, como lo afirmaba ya de Curel en su librillo, fue transferido a la Maison Royale de Santé el día 23 de julio al servicio del Profesor Duméril. Allí moriría el 26 de julio a las siete de la noche.
Este hecho nos fue relatado en un artículo escrito por Camus, interno de dicha Maison Royale de Santé, que lleva como fecha la del 3 de agosto de 1833..
…”Herido de un lanzazo en la región del estómago, durante la última guerra, Senaqué estaba enfermo desde hace tiempo; algunas personas relacionan este accidente a la fiebre de consunción que lo mató. Esta herida había desarrollado una hernia muy pronunciada en la región epigástrica; pero no era esa la causa a la que parecía atribuir sus sufrimientos. La desesperación, el aburrimiento, y más que nada la nostalgia del pago, ese mal roedor, que no deja ni tregua ni reposo, tenían sin duda mucho más que ver… Guardaba un silencio absoluto, que rompió sólo una vez sin provocación: Oh París! París! Se exclamó y para quienes lo oyeron había en esta exclamación toda su historia…
Su acta de defunción cuya mención es citada en el mismo artículo lleva:
“…Apellidos y nombres, Senaqué; País, Indio; Edad, presumiblemente cincuenta y siete años; Profesión, favorito del jefe de la tribu, médico: Lugar de nacimiento, tribu de los Charrúas; soltero. Entrado el 23 de julio de mañana. Muerto el 26 de julio a las siete de la tarde. Permaneció cuatro días en la Maison Royale de Santé”

Paul Rivet, director en aquel momento del Museo de hombre informa:
“Durante los pocos meses que vivieron o después de muertos, se tomaron moldes a los charrúas con excepción de Tacuabé… Merlieux hizo un calco del cuerpo entero de Senaqué muerto…También hizo un calco del busto de Vaimaca Perú sobre su cadáver…En cuanto al busto de Guyunusa, fue ejecutado en vida de ella por Dumotier y pintado por Lordon”…
Los cadáveres de Senaqué y Vaimaca Perú fueron llevados la laboratorio de anatomía humana del Museo de Historia Natural que entonces dirigía Flourens.
Allí fueron disecados………….

CARTA DE CAMUS, interno de la Casa Real de Salud al director de la REVUE DE PARÍS (tomada del libro de RENZO PI HUGARTE, “HISTORIAS DE AQUELLA GENTE GANDUL”)

“Señor Director de la Revue de París:
Ud. Me ha pedido le relate los últimos momentos de un salvaje que acaba de morir en París. Nadie podría trasmitirle informaciones más exactas, pero nadie, al mismo tiempo, se sentiría más embarazado que yo en estas circunstancias, dado que no tengo el hábito de escribir. Pienso además, que muchos detalles demasiado especiales, demasiado técnicos, referidos a la medicina, mal podrían satisfacer a sus lectores y sin embargo, no tengo prácticamente posibilidades de eludirlos.
Senaqué, el charrúa Senaqué, guerrero valiente, médico renombrado, favorito del gran jefe de la tribu de los Charrúas, ha muerto en París el 26 de julio en la Casa Real de la Salud, en el servicio del Profesor Duméril.
No diré nada de lo que hay de prodigioso en el destino de este salvaje que escapó a la destrucción de su tribu para deambular por las ciudades de Europa, expuesto a la curiosidad pública como un animal extraordinario, visitado por los holgazanes y por los sabios, internado por último a costa de la administración del Jardín de Plantas y muriendo en un lecho, él que jamás conoció otro que el suelo; muriendo en un hospital entre médicos franceses, él que era un médico charrúa.
Herido por un golpe de lanza en la zona del estómago en la última guerra, Senaqué estuvo mucho tiempo enfermo; algunos han atribuido a este accidente la fiebre de consunción que ha terminado de matarlo. Esta herida había provocado una hernia muy pronunciada en la región epigástrica, pero esto no constituye la causa a la que él atribuía sus sufrimientos. La desesperación, el tedio y sobre todo la nostalgia –ese mal corrosivo que no da tregua ni reposo- fueron sin duda mucho más importantes.
Los señores administradores del Jardín de Plantas decidieron que Senaqué fuera transportado a la Casa Real de Salud; una parte de los fondos destinados a la compra de animales raros fue afectada al pago de los gastos que resultaron necesarios (4 francos por día). Fue conducido en un coche de alquiler; pero ir sentado entre cojines le pareció poco cómodo y prefirió acostarse en el piso entre los dos bancos.
Una manta de grueso paño, sostenida por un cinturón de tela roja adornado con placas redondas de cobre, cubría aproximadamente la mitad de su cuerpo.
Imagine lo que debió experimentar este hombre cuando se vio llevado en brazos por un joven enfermero primero a una sala común, en medio de otros enfermos y luego a una cámara particular que se destinó para él. Un desvanecimiento prolongado se le produjo apenas se le acostó, tal vez por la fuerza de las emociones vividas, o más bien probablemente por la fatiga resultante de su debilidad. Esto permitió someterlo a la regla del hospital, esto es, ponerle un camisón.
Se la hicieron algunas preguntas en español para saber dónde sentía dolor; respondió: “la barrica, la cabesta”, sobre las que ponía sus manos, manifestando vivos sufrimientos.
Insistimos, pero guardó absoluto silencio con una expresión en su rostro de impaciencia y disgusto. Frecuentemente volvía la cara contra la pared y parecía ajeno a todo lo que ocurría en su torno. Las visitas de los curiosos solamente le arrancaban algunos murmullos.
De todas las bebidas que se le ofrecieron, prefirió el agua muy fría. “agua fresca”, decía cuando quería beber; tomaba siempre dos vasos seguidos y algunas veces pedía un tercero.
Comía con gusto hielo; pedazos que pesarían una onza eran triturados entre sus dientes con la mayor facilidad y un hecho señalable era que durante la masticación del hielo ni una gota escapaba de su boca.
Rechazó repetidamente tomar ninguna bebida preparada. ¿Era la desconfianza del salvaje o la repugnancia del médico?
No obstante, se debilitaba cada día. Se procuró mantener sus fuerzas dándole leche, pero unos instantes después la arrojaba. No carece de interés señalar que el mecanismo mediante el cual se producía el vómito, difería en algunos aspectos del que habitualmente se observa: el esfuerzo de las paredes abdominales y del estómago no resultaba visible; la boca se distendía antes que un movimiento de expulsión proyectara lejos, con fuerza y dirección, un chorro que inundaba el cuarto.
Este último movimiento era absolutamente similar al que se hace para echar un gargarismo. Nunca pudimos hacerle comprender que debía vomitar en una jofaina.
Tratamos de hacerle comer carne; la prefería cruda y comió algunos bocados. Sin embargo cada día lo acometían síncopes más fuertes y prolongados. El 26 de julio, día de su deceso, rechazó todo alimento. Se me ocurrió entonces ofrecerle un huevo crudo y su mirada, que hasta entonces en nada se había fijado con interés, se animó un instante. Tendió su mano izquierda, tomó el huevo y trató en vano de romperlo hundiendo su pulgar en la cáscara, desistiendo entonces. Yo lo quebré y se lo alcancé; una sola aspiración fue suficiente para sorber la clara, pero como la envoltura de la yema se había roto, no pudo hacerla salir de la cáscara. Me devolvió el huevo y se lo volví a dar luego de revolver la yema con la punta de un cuchillo; lo tragó esa vez en menos de un segundo.
Comúnmente apoyaba su cabeza de costado, vuelta la faz contra la pared permaneciendo así inmóvil. Un último colapso sirvió de transición entre su vida y su muerte. Sus últimos momentos no fueron anunciados por ningún síntoma particular.
Así murió Senaqué, el 26 de julio a las siete de la tarde.
Durante los cuatro días que pasó en la Casa Real de la Santé, no profirió ninguna queja. Calmo e indiferente, parecía ajeno a todo lo que lo rodeaba.
Rechazaba todos los remedios sin violentarse ni impacientarse. Solamente cuando se intentaba desnudarlo ultrajando así su pudor, su semblante corrientemente impasible, se tornaba inquieto y amenazante. Mantenía un absoluto silencio que sin incitación rompió una vez: ¡Oh!¡París!¡París!, exclamó y quienes le oyeron comprendieron que este lamento encerraba toda su historia.
Extender el acta de defunción de Senaqué configuró una real dificultad para el empleado encargado de hacerla, porque siendo un hombre que realizaba su trabajo con gran exactitud, notaba que le faltaban datos; es decir, que no tenía más información que la contenida en los carteles pegados en los muros de todo París, en los que se anunciaba la presencia de los Charrúas como espectáculo exótico.
He aquí el acta:
Nombre y apellido: Senaqué
Nacionalidad: Indio
Edad (presunta): entre 56 y 57 años
Profesión: favorito del jefe de la tribu; médico.
Lugar de nacimiento: tribu de los Charrúas
Estado Civil: soltero
Ingresó el 23 de julio por la mañana
Murió el 26 de julio a las siete de la tarde.
Permaneció cuatro días en la Casa Real de Salud
Su cuerpo fue llevado al Museo de Historia Natural. Los señores administradores del Jardín de Plantas, como lo hemos dicho antes, pagaron los gastos originados por la estadía de Senqué en la Casa Real de Salud.
El 28 de julio se les comunicó a sus tres compañeros su deceso. Vaimaca Perú, el jefe que tanto lo había querido, declaró que ayunaría en señal de duelo, pero su resolución se debilitó ante la vista de algunas ciruelas negras que le gustaban mucho.
Tacuabé y Guyunusa fueron a ver un desfile militar; asistieron a las fiestas y contemplaron los fuegos arificiales. La mujer se asustó, pero el joven Tacuabé se deleitó mucho y declaró que después de Polichinela, el comisario y su gato, no había visto nada tan divertido como los fuegos de artificio.
Camus
Interno de la Casa Real de Salud
-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0–0-0

MARÍA MICAELA GUYUNUSA
Guyunusa nació en el actual departamento de Paysandú el
28 de setiembre de 1806 y fue 
bautizada el 6 de julio de 1807 por el R.P.P. Fr. Ignacio Maestre, con el nombre de MARÍA MICAELA hija natural de la india MARÍA ROSA, charrúa, siendo sus padrinos MANUEL MEDINA y VICTORIA CAMBAYAÉ.
Hace aproximadamente unos tres años, en ocasión de presentar la muestra TESTIMONIOS en la ESCUELA RURAL DE LOS ALTOS DEL PERDIDO 
en CARDONA, se nos aproxima un señor y nos cuenta que no hacía mucho un vecino del lugar, de quien tiene plena confianza en la veracidad de sus dichos, le había comunicado que GUYUNUSA, no sería hija de la INDIA MARÍA ROSA, sino criada por ella.
Según testimonios de este señor, un hermano de MARÍA ROSA, había encontrado a la niña después de una de las tantas matanzas organizadas contra los charrúas y éste le había pedido que la criara como si fuera su hija.
Es un testimonio oral no confirmado, pero es otro más de los interrogantes sobre esta grandiosa mujer que fue la fuerza de sus compañeros en cautiverio!.
Guyunusa era Charrúa o Minúan? Según AZARA en “LOS CHARRÚAS, INDIOS SILVESTRES”…….”los varones no se adornan con pinturas ni las mujeres usan sortijas, arracadas ni adornos, pero el día que aparece la primera menstruación, las pintan tres rayas azules obscuras: la una cae verticalmente por la frente desde el cabello a la punta de la naríz siguiendo el caballete de ésta, y las otras dos una al través de cada sien. Estas rayas son indelebles; porque las ponen picando la piel y poniendo arcilla negrizca”.
De las mujeres MINUANES, dice Azara “en la primera menstruación se pintan hoy las mozuelas como las Charrúas, aunque algunas omiten las rayas de las sienes, siguiendo en esto su antigua costumbre”
DARÍO ARCE en su reciente investigación “NUEVOS DATOS SOBRE EL DESTINO DE TACUAVÉ Y LA HIJA DE GUYUNUSA”, trascribe parte de una nota publica en LE NATIONAL, en Francia
…”Michaela, muy bonita para una Charrúa, no tiene otra particularidad física de notar que los rasgos de un tatuaje que lleva sobre la frente y sobre la nariz. El tatuaje, tan común en los mares del sur y los Americanos del Norte es poco esparcido en el sur.
Entre los Charrúas, es sólo practicado en las mujeres y se limita a tres rayas azules que se extienden verticalmente sobre la frente, desde la raíz del cabello hasta la punta de la nariz”….

Dos meses después de la muerte de SENAQUE, GUYUNUSA da a luz una niña concebida antes de su partida de América; “ella tuvo el viernes 20 de setiembre, a las nueve de la noche, una pequeña niña”. “Tacuavé tuvo pequeñas atenciones para con su mujer; fue él quien la asistió durante la noche y le dio de beber”
José Joaquin Figueira es quien en 1958, rescata de los archivos municipales de LYON, la partida de defunción de MICAELA GUYUNUSA.
“El veinte y trés de Julio de mil ocho ciento treinta y cuatro a las once horas de la mañana, ante nosotros intendente de Lyon han comparecido los señores Anthelme Nochet, de treinta y seis años y Etienne Tissot cincuenta años, empleados en el hospital de enfermos de esta ciudad, quienes han declarado que Micaela Guyunusa, de veintiséis años, nacida cerca del río Uruguay (América Meridional) domiciliada en Cour des Archers, número…esposa de …Tacuabé que estaba sin oficio, ha fallecido ayer de noche a las nueve. Lectura hecha de la presente acta a los declarantes, estos lo han firmado con nosotros

De la niña de GUYUNUSA sabemos muy poco, excepto lo que se testimonia después del parto en París:…….La pequeña charrúa nació a término, su cabeza es muy chiquita, sus cabellos son de un negro azabache y muy espesos; su piel es de color tierra de Siena oscura, como la de sus padres. Su madre no pudiendo alimentarla, se dijo, se le dieron alimentos que ocasionaron una inflamación de la barriga, y después del cuello de la vejiga; de ahí la retención por la cual la he examinado. Exigí que esta niña sea alimentada por su madre; hoy se encuentra bien. (Dr. Tanchou, publicado en el diario LA CAZETTE DES HOSPITAUX.

Unos dicen se llamaba LIBERTAD, MICAELA, CAMILA, MICHELE: hoy sabemos gracias a la investigación del Antropólogo uruguayo DARIO ARCE, en la investigación que citamos anteriormente que esa niña en realidad fue nombrada como CAROLINA, y consta en su acta de defunción, encontrada por dicho investigador.

Dice DARIO ARCE: “como último hallazgo y objeto principal de este artículo (NUEVOS DATOS SOBRE EL DESTINO DE TACUAVÉ Y LA HIJA DE GUYUNUSA), publico aquí la partida de defunción de la hija de Micaela Guyunusa. (se trascribe la copia del acta)
El documento, que es el último en el que aparece el nombre de Tacuavé y de la hija de Micaela Guyunusa indica los siguiente:

“El veintinueve de agosto de mil ochocientos treinta y cuatro a las dos y cuarto de la tarde, ante nosotros intendente de Lyon han comparecido los Sres. Jules Lalounet, de treinta y cinco años pintor y decorador, gran calle Mèrciere número 56 y Jean Jacques Chardonnet, cuarenta años trateur misma casa, quienes han declarado que Caroline Tacoubé, de un año, nativa de París, hija de Laurent doméstico, viviendo en la susodicha casa y de la difunta Michella Gununusa ha fallecido ayer de noche a las cuatro horas. Lectura hecha de la presente acta a los declarantes, han firmado con nosotros.”

Continúa diciendo DARÍO ARCE, “Por primera vez conocemos aquí el nombre de la niña, que no es ni Mónica, ni Micaela, ni Libertad o Igualdad como se ha afirmado fantásticamente en algunos otros libros o artículos.
0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

TESTIMONIOS DE NUESTRA IDENTIDAD

LAUREANO TACUAVE MARTÍNEZ

Laureano Tacuavé nació en 14 de julio de 1809 en Paysandú y bautizado por el P. Silverio Antonio Martínez el 8 de setiembre del mismo año.

Tacuavé se crió entre los gauchos y desde muy temprana edad tuvo preferencia por los caballos a los que domaba con suma facilidad, palmeándolos, hablándoles con cariño y sin quebrarles las orejas.
Era un excelente baqueano, y se dice que “se estaba más seguro de no extraviarse conducido por él en el medio de la noche, que por algún otro guía en pleno día”.
Fue hombre de confianza de Rivera hasta que cayó en desgracia y fue perseguido como sus compañeros. Luego de la matanza de Salsipuedes, fue tomado prisionero y entregado junto con MICAELA GUYUNUSA, VAIMACA PIRÚ y SENAQUÉ, a un especulador de apellido DE CUREL que los lleva a Francia con el pretexto de “ser estudiados”.
Dumoutier, dice de Tacuavé: “la imitación era una facultad muy activa en él y se le había oído contra-hacer la voz de las personas que venían a visitarlo burlándose de ellas; por ejemplo: imitando el gesto de una persona que toma su impertinente para observarlo. Se quejaba un día de los pocos visitantes y sacando la vaina de su cuchillo e invirtiéndola, como no cayó mas que un franco, miró al cielo que estaba puro en ese instante diciendo: “Oh… el día no está lindo porque no cayó nada del cielo. Sacando Dumotier una moneda, Tacuavé volvió a mirar el cielo diciendo riéndose, todavía falta cuatro horas para la puesta del Sol, el cielo empieza a parecer bueno. Vaimaca Pirú no había dado el mismo sentido a esas palabras, miró hacia el cielo y pareció extrañarse de verlo sereno. Entonces Tacuavé y su mujer se pusieron a reír, indicando con el dedo, el lugar del cielo de donde la moneda había caído”
“Los juegos de habilidad y de azar eran su entretenimiento. Los de cartas y de taba, los aprendió Tacuabé con los gauchos que lo criaron. Un originalísimo juego de naipes, dibujados en cuero se le atribuyen a Tacuabé, quien además dibujaba y coloreaba figuras. Dice el Dr. Rivet, al respecto: “Veo en estas figuras un ensayo hecho por el joven charrúa para representar los visitantes de quienes gustaba burlarse”. (Maruca Sosa en “LA NACIÓN CHARRÚA”.

Dumotier informa que Tacuabé contruyó un violín y tocó con él y que era afecto a la música, tocando algunos acordes en la guitarra. Estuvo todo un día jugando al volante y lo hizo con habilidad tal, que se diría que no había hecho otra cosa en su vida. Dio muestras en pública de fuerza y habilidad para manejar las boleadoras.(MARUCA SOSA, en LA NACIÓN CHARRÚA)
ANIBAL BARRIOS PINTOS en su libro “LOS ABORÍGENES DEL URUGUAY”, hace referencia a que Tacuvé era hermano de MARÍA MANUELA TACUAVÉ nacida el 12 de febrero de 1805 y de APOLINARIA TACUAVÉ, nacida el 23 de julio de 1807.
El investigador uruguayo LAURO AYESTARÁN en su investigación FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA MUSICA COLONIAL URUGUAYA, hace referencia al arco musical construido por LAUREANO TACUAVÉ y que fuera estudiado en Francia por DUMOTIER.
La cavidad bucal era utilizada como caja de resonancia al tocar el ejecutante levemente con sus labios las cuerdas.
Desde la muerte de Guyunusa, acaecida el 22 de julio de mil ochocientos treinta y cuatro, nada se supo de TACUAVÉ y la niña de GUYUNUSA hasta la publicación del Investigador Antropólogo DARÍO ARCE: “NUEVOS DATOS SOBRE EL DESTINO DE TACUAVÉ Y LA HIJA DE GUYUNUSA”.
En la partida de defunción de la hija de GUYUNUSA, CAROLINA TACOUABÉ, es nombrado al estilo francés.
Dice DARÍO ARCE: “LAUREANO TACUAVÉ es nombrado aquí al estilo francés “Laurent Tacouabé”, lo que nos hace suponer que por ese entonces ya se comunicaba en francés y habría decidido conservar su nombre alterándolo tan sólo de forma. También nos lo sugiere su profesión, la de “domestique” o sea empleado doméstico (mucamo).

ENTREGA DE PREMIOS 12 SEGUNDO CONCURSO NACIONAL DE NARRATIVA HISTÓRICA Y POESÍA ÉPICA LITERARIA INÉDITA “DR. PEDRO FREIRE”

18 DE NOVIEMBRE -HORA19.30
SALA ATAHUALPA- TEATRO “EL GALPÓN”

SE OTORGARÁN LOS “PREMIOS GUYUNUSA” POR DÉCIMO AÑO CONSECUTIVO A LOS GANADORES DEL CONCURSO.

JURADO:
ESCRITORA GRACIELA GENTA HORGALES
PROFESOR JORGE BAEZA
PROFESORA DE HISTORIA MELBA PÍRIZ CORNALINO

POESÍA ÉPICA:
PRIMER PREMIO
“CANTO HEROICO A ARTIGAS”, DE JOSÉ LUIS CARDOZO MARICHAL
SEGUNDO PREMIO
“ARTIGAS EN PURIFICACIÒN”, DE BELTA DÍAZ DE TONNA
TERCER PREMIO
“GUYUNUSA Y TACUABÉ”, DE ANDREA CUNIOLO
NARRATIVA HISTÓRICA:
PRIMER PREMIO
“RECUERDOS DE UN FANTASMA”, DE ALEJANDRO COPPETTI YENS
SEGUNDO PREMIO
“LA PATA ANCHA”, DE DANIEL ALFONSO
TERCER PREMIO
“LOS DESERTORES DEL PASO DEL SOLDADO” DE JOSÉ ANTONIO HERÁNDEZ MILÁN

ANIMACIÓN: “LOS DEL YERBAL”
y CARLOS GARBARINO
————————————————————————–

__________________________________________________________

“…Encontramos el nombre SEPE por primera vez en la versión del general Antonio Díaz sobre la llamada “matanza del Queguay” (abril de 1831), siendo dicho indígena, luego del combate de Yacaré- Cururú (junio de 1832), quien habría decidido la suerte corrida por el coronel Bernabé Rivera. En otra versión de los hechos, la de Manuel Lavalleja, no se menciona a Sepé, pero sí al cacique Polidorio, un hombre prudente y sabio que no creyó lo de la campaña contra el Brasil anunciada por el general Rivera. Luego de analizar el contenido y detalles de las dos versiones, de por sí confusas y contradictorias, (Acosta y Lara 1969-1970), entramos a suponer que ambos caciques fueran una misma persona.
4-Interpretando declaraciones del sargento mayor Benito Silva, en el sentido de que los caciques charrúas tenían los nombres de algunos guerreros célebres de que habían oído hablar, vale decir a nuestro entender, que ellos mismos adoptaban dichos nombres, presumimos que Polidorio, único jefe charrúa en libertad cuando ocurrieron los hechos de Yacaré- Cururú (versión de Manuel Lavalleja), y ante quien, probablemente, habría sido conducido Bernabé por sus captores, haya cambiado su nombre por el de Sepe o Sepé, héroe de la resistencia indígena cuando la Guerra Guaranítica de 1750-56, en conmemoración del episodio o por razones esotéricas que no podemos precisar. No deja de ser significativo que el nombre de Polidorio, un jefe de tanta relevancia como Vaimaca o Brow, no vuelva a figurar posteriormente o al menos no lo hemos visto en otros documentos de la época.
…El cacique Sepé que conoció Modesto Polanco en los campos de Paz Nadal, no sólo admitía de manera implícita su participación en el episodio de Yacaré-Cururú, sino que inclusive se aprestó a hacer el simulacro del mismo, “con la arrogancia y orgullo de haber vencido en campo limpio y en franco y leal combate”(Eduardo Acosta y Lara, “UN LINAJE CHARRÚA EN TACUAREMBÓ”

En 1857, en los campos de José Paz Nadal , a unas ocho leguas al sur de la Villa de Tacuarembó, se encontraban las tolderías donde vivían Sepé, y sus hijos Avelino y Santana.
Eduardo Acosta y Lara en “Un linaje charrúa en Tacuarembó”, nos cuenta que allí los habría visto Modesto Polanco, que en su carta a Eduardo Acevedo Díaz, en agosto de 1890 expresaba: “…….A un kilómetro del establecimiento estaba la toldería en perfecto estado primitivo, con sus ranchitos de rama arqueada como toldo de carreta, la correspondiente zanjita alrededor, hecha a cuchillo para que corriera el agua, y su lecho de hojas o pajas que renovaban cuando estaban húmedas”
“La tribu que reunía una veintena de individuos, levantaba sus toldos de pieles de yegua en la falda del Cerro de los Charrúas, distante cinco kilómetros del Paso Batoví; “Cuando en la estancia necesitaban velas y jabón, los indios se prestaban gustosos para hacer la matanza de yeguas de las que sólo se aprovechaba sebo, cerda y piel” (Pedro Lavalleja Valdez- 1941).

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0- LA LEYENDA DEL CAZADOR DE SUEÑOS O ATRAPASUEÑOS

Dicen los que tienen porque saber que desde el comienzo de los tiempos existe una leyenda entre los pueblos indios de América.
En los días en que las mujeres menstrúan, ellas se reúnen en la Casa de las Mujeres para tejerle un objeto de amor a su hombre.
Toman un gajo del árbol que han elegido para tejer el Cazador de Sueños y realizan la trama, preferentemente de fibra natural.
Cada vez que es necesario añadir otro hilo agregan una “intención” (el deseo o el pedido dirigido al Gran Espíritu que une ese objeto de amor con el amado.
Puede ser una cuenta de colores, una piedra, un caracol.
En el centro de la trama, colocan el mejor adorno y la “intención mayor”.
El Cazador de Sueños debe tejerse en plena comunión personal con las intenciones para el que es creado.
Siempre en una rama natural, tejida y adornada con objetos naturales.
La trama del tejido que simula una tela de araña, atrapa los malos sueños.
Siempre debe llevar una pluma (símbolo de la levedad del ser) apuntando hacia abajo, para permitir que circulen los sueños felices.

Nancy Ramos Boerr “Fredda”

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0- TESTIMONIOS DE NUESTRA IDENTIDAD
“…Yo soy Karim (Viento de la Noche”

“Yo soy Karim, hijo de AIASA y SANLA, madre y padre charrúas”
13 de enero de 2009, peatonal Sarandí y un encuentro pactado “por los que saben y tienen porqué saber”.
Estuve viendo a lo lejos, a treinta metros más o menos de mi lugar de trabajo, un artesano que mostraba sus bellísimas artesanías.
Como lo había decidido desde que percibiera su presencia, me acerco a su exhibidor dispuesta a regalarme alguna “pluma” y es ahí cuando, por primera vez, veo al creador de aquel despliegue de semillas, color y plumas.
Cuando se levanta, mide aproximadamente 1,75 m, no puedo contener la exclamación: “¡sos un charrúa!”
-“Si, soy charrúa, hijo de charrúas, nieto de charrúas. Soy uruguayo, nací en Aceguá y me inscribieron en Cerro Largo con nombre y apellido castellano.
Mi madre, AIASA, me nombró Viento de la Noche, decía que era suave y firme como el viento de la noche.”
Sus abuelos migraron hacia al Brasil mucho antes del 1900, primero Aceguá y cada vez más al interior, hasta la mata atlántica, donde hoy viven en comunidad 75 indígenas, en una Reserva Charrúa.
¡¡HASTA CUANDO VAMOS A SEGUIR DICIENDO QUE LOS MATARON A TODOS!!

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Guyunusa

DECIMO TERCER CONCURSO LITERARIO NACIONAL

“Dr. Pedro Freire”

Narrativa Histórica Nacional y Poesía Épica Literaria Inédita.

B A S E S

* Abierto a todos los escritores nacionales sin límite de edad.

• Los trabajos deberán ser inéditos, reservándose
el Jurado el derecho de descalificar a aquellos que no cumplan con dicha premisa.

• Se podrán presentar dos trabajos por autor en ambas categorías.

• La extensión de la narrativa no será mayor de cinco carillas
tamaño carta, doble espacio.

• El poema no excederá los cincuenta versos.

• Se enviarán una original y tres copias por cada trabajo presentado.

• En sobre cerrado se remitirá el seudónimo especificando
categoría en la que se interviene, y en el interior y también
en sobre cerrado los siguientes datos:

• Nombre, edad, documento de identidad, domicilio actual, teléfono
y/o e-mail, departamento del que es oriundo.

• Se otorgarán un primer, un segundo y un tercer premio en ambas
categorías.

• Último plazo de recepción de trabajos 30 de agosto de
2010.

POR DÉCIMO AÑO CONSECUTIVO SE ADJUDICARÁN LOS PREMIOS “GUYUNUSA”
A LOS GANADORES DE ESTE CONCURSO.

I N T E G R A C I Ó N D E L J U R A D O

* Escritora Graciela GENTA HORGALES

* Prof. de Historia Sra. Melba PÍRIZ CORNALINO

* Prof. Jorge BAEZA

EL Jurado se expedirá el 3I DE OCTUBRE 2010. Los premios serán
entregados en acto público en lugar y fecha a determinar.

Los trabajos que no sean premiados no serán devueltos.

La presentación a este concurso significa la aceptación implícita
de las bases.

ENVIAR LOS TRABAJOS: POSTE RESTANTE 2.930.962-1

CODIGO POSTAL 11.000- CORREO CENTRAL

MONTEVIDEO. URUGUAY

AMPLIAMOS INFORMACIÓN:

Nancy Ramos Boerr “Fredda”. TEL. 698 63 11 CEL 094 55 44 85

E-MAIL: guyunusa@yahoo.com

Guyunusa_9@hotmeil.com

http://www.freddatestimonios.com
0-0-0-0-0-0-0-0-0

http://freddatestimonios.com/blog/?page_id=39

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s