Agrotóxicos en el aire, riesgo para embarazadas y niños por nacer


En un estudio realizado en la frontera de Texas, EE.UU. en hogares de mujeres embarazadas se ha encontrado que las muestras de aire contienen múltiples plaguicidas domésticos y agrícolas que podrían dañar a los fetos y niños pequeños.

Este es el primer estudio de este tipo llevado a cabo por la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas, Health Science Center de San Antonio. Se detectaron en los hogares residuos de agrotóxicos que se han relacionado con el autismo, alteración que produce en los/as niños/as trastornos de comunicación emocional con otras personas y en la organización de la conducta en su vida diaria. Otro trastorno relacionado a estas sustancias es el déficit de atención con hiperactividad, que altera el comportamiento caracterizado por distracción moderada a grave, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas.

Los investigadores tomaron muestras de aire en 25 hogares, encontrando por lo menos 5 plaguicidas en un 60 % de las viviendas. Otros 9 plaguicidas se identificaron en al menos 1/3 de los hogares. Todas las mujeres estaban en la última etapa de su embarazo, período en que el cerebro del feto experimenta un mayor crecimiento.

Numerosos son los estudios donde se ha documentado defectos congénitos y problemas de desarrollo cuando los fetos y los bebés están expuestos a plaguicidas, en especial las exposiciones que inciden negativamente en el desarrollo mental y motriz durante la infancia y la niñez.

El estudio realizado en la Universidad de Texas, encontró 92 % de las muestras de aire contenían o-fenilfenol, que se utiliza como funguicida, bactericida y desinfectante en el hogar, mientras que el 80 % de las muestras contenían clorpirifos, utilizado en la agricultura y para matar los mosquitos y otros insectos.

Existe una amplia documentación sobre el clorpirifos y los riesgos que presenta para los bebés expuestos antes de nacer y la asociación de las anormalidades en el cerebro después del nacimiento, por ser éste, un insecticida extremadamente tóxico para el sistema nervioso.
También se encontró en un 72 % de los hogares el insecticida diazinon, y el herbicida trifluralin en un 60 % El 12 % de los hogares encuestados contenían trazas de agrótóxicos utilizados en la agricultura.

Dada la proximidad de los campos a los hogares de las participantes, las mediciones de muestras de aire se realizaron con múltiples agrotóxicos.
Los investigadores preguntaron a las mujeres sobre el uso de plaguicidas, exposición, proximidad a los campos agrícolas, frecuencia de las fumigaciones y la detección de olores de agrotóxicos por deriva.

La co-autora del estudio Claudia S. Miller, M.D., M.S., profesora de medicina ambiental y ocupacional del Departamento de Familia y Medicina Comunitaria dijo que:”Cada vez más, la exposición a plaguicidas se ha vinculado a los trastornos del neurodesarrollo como el autismo y déficit de atención e hiperactividad.” y agrega que: “La planificación de un embarazo hoy en día no solo debe incluir una buena dieta, sino también evitar los plaguicidas potencialmente peligrosas. En el hogar, se deben utilizar métodos no tóxicos para el control de plagas y hacer un manejo Integrado de plagas. “

Uruguay, exposición a agrotóxicos

A pesar de numerosas intoxicaciones y mortandad de animales (terneros, peces, aves, perros, etc.) en nuestro país se siguen vendiendo y aplicando masivamente sustancias tan tóxicas como las del estudio mencionado, el herbicida Trifluralin y los insecticidas Diazinon y clorpirifos. Este último es ampliamente utilizado en varios cultivos agrícolas entre los que se encuentra la soja transgénica. Durante la zafra 2011- 2012 ha superado el millón de hectáreas y como resultado en este millón de hectáreas se aplicaron venenos.
En Uruguay existe la prohibición de aplicaciones aéreas en las cercanías de las escuelas rurales, zona urbana o suburbana y centro poblado a una distancia inferior a 500 metros y aplicaciones terrestres mecanizadas a 300 metros. Sin embargo estas restricciones no se cumplen ya que los cultivos de soja transgénica están en los bordes de las escuelas y de las casas.
Si en Uruguay se llevase a cabo la investigación realizada en la Universidad de Texas, las cifras de contaminación tal vez superarían las del estudio. La exposición a agrotóxicos de muchas poblaciones, y en especial de mujeres y niños pequeños, en algunos casos, llega a los hogares y a los salones de clase de las escuelas rurales.

Los impactos en la salud de los niños en las cercanías de los cultivos, fundamentalmente de soja ya han aparecido. Es responsabilidad de las autoridades competentes comprobar si estas son causadas por los agrotóxicos o no.

Lo que sí está claro y desde hace largos años se conoce, son los impactos que estas sustancias provocan tanto en el ambiente como en el ser humano.

Articulo basado en:
Pesticides in Air a Risk To Pregnant Women, Unborn Children
RAPAL Uruguay
Julio 2012

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s