Cabo Polonio bajo riesgo ambiental


Informe. El Plan de Manejo del Parque Nacional Cabo Polonio, encomendado por el Mvotma y la Intendencia de Rocha, revela situaciones críticas del balneario y propone severas medidas

EDUARDO BARRENECHE

El agua que se consume en Cabo Polonio presenta diversos “riesgos sanitarios” y la inadecuada disposición y ausencia de tratamiento de aguas residuales genera “contaminación de la playa y rocas” del balneario.

Estas son algunas de las conclusiones de la consultora Sprechmann & Capandeguy que elaboró un largo informe para el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma) y la Intendencia de Rocha, titulado “Plan de Manejo del Parque Nacional Cabo Polonio”.

El documento, que fue entregado a El País por funcionarios de la Intendencia de Rocha, señala que Cabo Polonio “es un territorio frágil ambientalmente” por las siguientes causas: el creciente número de visitantes y turistas, los impactos negativos en la costa por construcciones irregulares, desagües cloacales, elevado tránsito vehicular y la no disponibilidad de agua potable de OSE.

El informe plantea, además, la necesidad de derribar el 75% de las 400 casas construidas en el Cabo Polonio, entre ellas posadas, restaurantes y almacenes, por ubicarse en zonas rocosas, dunas o en la misma playa. También propone la relocalización gratuita de pobladores permanentes y onerosa de poseedores de viviendas con fines turísticos, y la necesidad de incrementar la restricción del uso de vehículos en el balneario.

Uno de los capítulos del informe se refiere a la contaminación ambiental que sufre el balneario durante el verano, ya que en la temporada se alojan en “ranchos” unas 3.000 personas, cuando en el invierno los pobladores son medio centenar. Dice que los turistas y habitantes permanentes del Cabo Polonio deben consumir “agua bruta” proporcionada por aguateros que la extraen de una cañada al noreste de la Playa La Calavera. Su ingestión, agrega, puede provocar “diversos riesgos sanitarios” porque proviene de “una fuente con escasa protección, aparentemente sin tratamiento y control sistemático de su calidad y caudales”.

Consultora dice que el Estado debe demoler varias construcciones

El informe de la consultora externa, que fue contratado por el Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente (Mvotma) y la Intendencia de Rocha, consta de 720 páginas y concluye un estudio realizado durante el año 2011 por técnicos uruguayos y argentinos. Toma en cuenta no solo aspectos ambientales sino también al impacto económico y social del turismo. Además recoge la importancia de la marca “Cabo Polonio” y la mística cultural de ese balneario en el país y en la región.

El estudio contiene la propuesta tentativa de un “Plan Parcial de Ordenamiento Territorial” para la zona del actual Parque Nacional, un área protegida desde su ingreso al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).

RECOMENDACIONES. Entre las múltiples recomendaciones que señala, se destaca que el balneario deberá contar con un sistema de distribución de agua potable de OSE mediante perforaciones en la zona y que la Intendencia de Rocha debe instrumentar un servicio de recolección de aguas servidas de los pozos negros mediante un camión barométrico adaptado para circular por las dunas.

En varios pasajes, el informe hace hincapié en la contaminación provocada por “robadores” que salen de los pozos negros y terminan en las rocas y playas.

“La inadecuada disposición y ausencia de tratamiento de las aguas residuales (si bien a nivel del Gobierno Departamental recientemente se han empezado a exigir ciertas disposiciones normativas) genera cierta contaminación puntual con múltiples vertidos directos (próximos a las edificaciones) sobre la playa o en zonas rocosas de uso público, o de colonización de la fauna lobera”, diagnostica la consultora. Agrega que “también se han constatado olores derivados de este inadecuado manejo”.

RETIROS. La consultora recuerda que las últimos demoliciones de viviendas irregulares se realizaron en el año 2001, en la Playa Sur del Cabo Polonio.

El informe contiene fotos de restos de viviendas semienterrados o aflorando uno o dos metros por encima de la arena.

La consultora señala que en el Cabo Polonio hay cerca de 400 edificaciones que se posan en el terreno, muchas aún designadas como “ranchos”, aunque hayan sido “transformadas”, especialmente en el área perteneciente a Gabasol S.A.

Expresa que esas construcciones “irregulares” fueron realizadas “en su casi totalidad” por ocupantes precarios (permanentes o turistas) “en suelo ajeno, de dominio público o privado, sin pagar tasas por derechos posesorios, de urbanización y de edificación, tasas ambientales, rentas u otras contraprestaciones por el uso y goce de este sitio excepcional cautelado”. Agrega que “gran parte” de tales edificaciones “se han realizado en suelo no urbanizable y en explícita vigencia de múltiples regulaciones cautelares” del balneario.

En el verano, estos “ranchos” son alquilados a US$ 100 diarios. La mayoría de ellos fueron levantados en propiedades públicas, pero los hay también en predios privados. Sobre los poseedores de muchos ranchos pesan fallos penales que exigen la entrega de la vivienda a cambio de ser resarcidos por las mejoras realizadas en los mismos.

En algunos casos, los dueños y poseedores de esas casas pagan tributos al Gobierno Departamental por vivienda irregular, otros no pagan tributos de ningún tipo. Dentro de este segundo grupo se encuentran “posadas y restaurantes, algunos de los cuales deberán ser demolidos por estar sobre la playa o las rocas, siendo altamente contamimantes”, según el informe de la consultora.

En la zona denominada “borde costero rocoso” del Cabo Polonio, la consultora planteó que el Estado deberá tirar abajo las construcciones situadas al sur y algunas posadas y paradores ubicadas en el este de dicha franja de terreno.

También señala que en las playas Sur y Norte (o Playa de La Calavera) “se identifican procesos de cambio y de degradación ambiental, como se señalan en diversos estudios”.

Por ello, plantea la demolición de las construcciones allí ubicadas.

LA CIFRA

75%

Del total aproximado de 400 casas en Cabo Polonio deberían ser derribadas, según el informe elaborado a solicitud del Mvotma por una consultora.

Desafíos del Cabo Polonio

IMAGEN. “Aprovechar el creciente posicionamiento de la marca Cabo Polonio de Rocha e Incluso de Uruguay a nivel regional”.

PARQUE NACIONAL. “Profundizar la condición de Cabo Polonio como parte de un amplio Parque Nacional. Ello supone una voluntad político-social de conservación ambiental”.

LIMITES. “Plantear límites al ingreso de visitantes y turistas al Cabo para reducir riesgos ambientales”.

CUIDADO. “Promover actuaciones desencadenantes de mejoras ambientales del territorio aunque sean acotadas”.

PRESIÓN. “Atreverse a desbloquear el proceso socio-territorial del Polonio. Tal bloqueo seguramente se incrementará por presión de algunos actores (propietarios o poseedores de viviendas) a quienes les resulta más beneficioso hacer un uso informal de un suelo ajeno, sin contrapartida alguna” al Estado.

NEGATIVA. “Tales actores difícilmente apoyarán estas u otras acciones públicas. Igualmente, se ha intentado su contemplación en la medida de lo posible”.

El País Digital
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s