¡DÍA DE LA RAZA NUNCA MÁS!!


PROYECTO DE LEY DE CAMBIO DE NOMBRE AL DÍA 12 DE OCTUBRE ENTRÓ EN COMISIÓN DE LEGISLACIÓN Y CÓDIGOS! Artículo Único.- Reemplázase la denominación “Día de la raza” para designar a la efemérides 12 de octubre por Día de la Resistencia Indígena y Afrodescendiente. Montevideo, 17 de julio de 2012. ESTEBAN PÉREZ – REPRESENTANTE POR CANELONES. ¡A DARLE FUERZA HERMANAS Y HERMANOS! DEBEMOS PREPARAR ESTE PRÓXIMO 11 DE OCTUBRE CON MÁS FUERZA QUE NUNCA PARA QUE EL PROYECTO ESTÉ APROBADO A ESA FECHA!

Habitantes del actual territorio de Uruguay antes de la llegada de los españoles

¡DÍA DE LA RAZA NUNCA MÁS!!  

Exterminio de indígenas

Desde la Independencia Uruguay intentó incorporarse al mundo occidental por medio de la expulsión de uno de los pueblos indígenas supervivientes, conocidos como los charrúas, para quedarse con sus tierras.

El 18 de abril de 1831, siendo Presidente el General Fructuoso Rivera y Ministro de Guerra el General Manuel Oribe se llevó a cabo la Matanza de Salsipuedes en la que mueren cerca de treinta indios charrúas, la más importante de una serie de batallas con los pueblos originarios, que tuvo como resultado la emigración de muchos charrúas hacia el Brasil y la Argentina. Esta batalla es el corolario de una guerra que antecede a la llegada de los españoles al Río de la Plata, entre la Nación Charrúa y la Guaranítica, esta última protegida por el General Rivera.

Arachanes

Los arachanes fueron una etnia indígena (hoy extinta) que ocupó la amplia región oriental del Uruguay, en los departamentos de Maldonado, Lavalleja, Rocha, Cerro Largo y Treinta y Tres; así como gran parte de la zona sur de Río Grande del Sur en Brasil. Habitaban en las inmediaciones de grandes extensiones de agua: océano Atlántico, lagos, lagunas y humedales, a las que les unía un vínculo ancestral.

Cierta leyenda, conservada por sus descendientes, habla de un grupo de personas que habiendo cruzado el océano Pacífico, 2.000 años antes de Cristo, llegaron a las costas del Atlántico, después de peregrinar desde los Andes chilenos. El punto final del viaje se halla en las inmediaciones de la Fortaleza de Santa Teresa, en el lugar conocido como Cerro Verde.

Se diferenciaron siempre de las demás tribus de la región, por su aspecto corpulento y alta estatura. Siendo sedentarios, construyeron casas circulares de piedras con techos de madera y paja, auténticos quinchos sobre túmulos artificiales, conocidos en la actualidad como cerritos de indios. Los edificios comunitarios o públicos, poseían una estructura cuadrada o rectangular doble.

Cultivaron desde sus inicios achiras llevadas desde Ica, Perú, de cuyas raíces sacaban el sustento principal, muy semejante a la papa, la consumían hervida, frita en aceite vegetal, o asada. Las hojas eran empleadas como cicatrizantes. Tanto se distinguieron por el cultivo de esta planta de hermosas flores, que el nombre de esta tribu deriva de la misma.

Chaná

Los chanaes o chanás fueron un pacífico pueblo próximo a los charrúas que habitaba en la República Oriental del Uruguay en la confluencia del río Negro con el río Uruguay, las costas e islas de este último y las islas del Delta del Paraná en la Argentina entre las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y hasta en la de Corrientes.

No debe confundírselos con los chaná-salvajes que fue uno de los nombres dados por los españoles a los yaros que habitaban en la proximidades de los chanaes.

En Corrientes serían de este grupo las parcialidades mepenes y mocoretáes. Entre Santa Fe y Entre Ríos habrían estado los timbúes, caracaráes, corondas, quiloazas y calchines y entre Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, los chanaes, mbeguaes, chaná-timbúes y chaná-mbeguaes (chaná-beguáes).

El fuerte Sancti Spiritu que fue el primer asentamiento hispano en la Región del Plata, fue fundado en la desembocadura del río Carcarañá en el Paraná en 1527, por el navegante veneciano al servicio de la Corona española Sebastián Gaboto. Fue destruido dos años más tarde por los chaná-timbúes.

A 80 leguas al sur del asiento primitivo de Santa Fe, en las cercanías de Sancti Spiritu, fue fundada en 1619 la reducción de San Bartolomé de los Chanás.

Su cultura y su economía (pescadores, cazadores, recolectores) estaba especialmente adaptada al medio ambiente, viviendo gran parte del tiempo en canoas monóxilas o estableciendo paraderos a orillas de los cursos de agua. A la llegada de los europeos en el siglo XVI los chanaes ya habían sufrido un proceso de aculturación por parte de los guaraníes, proceso que se vio favorecido por el incremento demográfico de estos últimos a través de las prácticas de una incipiente agricultura (en especial de mandioca), aunque no se poseen datos ciertos de que los chanás hubieran desarrollado una agricultura, lo concreto de la aculturación se refleja en la aparición de un numeroso léxico guaraní que se refleja aún hoy en gran parte de la toponimia de la región otrora habitada por los chanaes.

Sin embargo de los influjos culturales amazónidos, el fisiotipo de los chanaes es característico de los pámpidos: altos (oscilaban entre 1,70 m y 1,80 m), tenían cráneos voluminosos, pómulos y mentones salientes. Con la nariz larga y delgada y el porte atlético. El color del cutis era bronceado, poseían ojos oscuros y pelo generalmente lacio y negro. Usaban collares hechos con caracoles y huesos, se perforaban la nariz y solían llevar tatuajes.

Eran expertos pescadores y usaban grandes canoas para este cometido. También cazaban y lo hacían con arcos y flechas con puntas de hueso o piedra. Lograron grandes avances en la cerámica, obteniendo piezas decoradas muy bellas.

Esta etnia fue una de las primeras en desaparecer en el Cono Sur debido al temprano contacto con los europeos, tal contacto facilitó que se produjeran entre ellos epidemias de enfermedades para las cuales carecían de inmunidad.

El último censo nacional argentino en 2001 demostró que en Entre Ríos existen más descendientes de charrúas y chanás de lo que en general se suponía, los cuales están mestizados y completamente aculturados.

A mediados de 2005 un habitante de la ciudad entrerriana de Nogoyá dio a conocer que conservaba por transmisión oral familiar la lengua chaná, la veracidad de este descubrimiento está en estudio, pero mencionó más de 250 vocablos y frases, entre ellas todas las palabras charrúas y chanás conocidas.

Yaro

Los yaros, yaróes, yaroses o jaros fueron un pueblo que se supone pertenecía al grupo racial láguido de los cáingaing o káingang. Es casi seguro que son los cainaroes mencionados por la expedición de Sebastián Gaboto, el que sería el nombre con el que se auto denominaban y que en su idioma significaría cabelludos. También se los conoció como chaná-salvajes.

En tiempos de la llegada de los españoles vivían en la costa oriental del río Uruguay entre los ríos Negro y San Salvador (actuales departamentos de Río Negro y Durazno en la República Oriental del Uruguay) y en la zona del bajo Uruguay en la provincia de Entre Ríos en la República Argentina.

Los gualachíes que habitaron Corrientes y Misiones antes de la llegada de los guaraníes, parecen ser del mismo grupo que los yaros. Otros grupos étnicos del interior de Corrientes mencionados por las fuentes históricas del siglo XVIII como los guayquirarós, los cupizalós y los eguarós serían también de la familia cáingaing.

Los bohanes para algunos estudiosos, pertenecerían al núcleo racial de los yaros, para otros serían una parcialidad de los charrúas con quienes se fusionaron. Los bohanes dominaban la costa izquierda del Río Uruguay desde el Río Negro al Río Cuareim, especialmente en la zona del Salto Grande. Algunos grupos pasaron a Entre Ríos.

Eran de baja estatura con piernas y brazos gruesos, lo que los diferenciaba de los charrúas de tipo patagónico (altos). Practicaban la pesca y la caza de venados, chanchos salvajes, avestruces y cuises, pero fundamentalmente se dedicaban a la recolección de miel, piñones, algarrobas y semillas del pino de Misiones con el que fabricaban una bebida alcohólica. El no practicar la agricultura, los excluye de que fueran del grupo guaraní. Desconocían también la cerámica, el arco y la flecha.

No construían viviendas de materiales duraderos, sino que levantaban paravientos hechos con vegetales trenzados y colocados del lado que sopla el viento sin techo ni paredes.

Se conoce muy poco de la lengua de los yaros. En tiempos de dominio español, fueron absorbidos por los charrúas, a quienes apoyaron en su lucha contra los españoles.

La Reducción de Nuestra Señora de los Reyes de Yapeyú fue fundada el 4 de febrero de 1627 por la Compañía de Jesús para catequizar a parcialidades guaraníes, charrúas y yaros. En 1657 se formó la reducción de San Andrés de Yaros, cerca de Yapeyú.

En 1715 el teniente García de Piedrabuena quien expedicionó a Entre Ríos, menciona que encontró sobre el arroyo Calá 25 toldos de yaros y bohanes.

Bohán

Los bohanes fueron un pueblo indígena de América del Sur que para algunos estudiosos pertenecerían al núcleo racial de los yaros, pero para otros habrían sido una parcialidad de los charrúas. Tanto los bohanes como los yaros se fusionaron con los charrúas, quienes los vencieron y dominaron en su avance hacia el norte después de la fundación de Montevideo, luego todos ellos fueron exterminados, siendo hoy controvertida su filiación, que para algunos era de origen káingang del tipo racial láguido y de la familia lingüística Ge.

Los bohanes dominaban la costa izquierda del Río Uruguay desde el Río Negro al río Cuareim, especialmente en la zona de la Represa de Salto Grande en la República Oriental del Uruguay. Algunos grupos pasaron a la provincia de Entre Ríos en la República Argentina, de donde se supone que llegaron al Uruguay.

Antes de la llegada de los charrúas utilizaron como armas: la honda, la lanza, el dardo y el rompecabezas. Después de su fusión con los charrúas utilizaron el arco, la flecha y las boleadoras.

Guenoa

Los guenoas, güenoas, guinoanes, guaynoas, guinoas, guinoanes o guayantiranes, fueron una de las parcialidades del pueblo indígena charrúa, que no suele distinguirse de la parcialidad minuán, excepto por su distribución geográfica, ambos grupos son conocidos en conjunto como guinuanes, de acuerdo a de varias fuentes históricas del siglo XVIII.

Al momento de la llegada de los conquistadores españoles al Río de la Plata, los guenoas se encontraban en el interior de la República Oriental del Uruguay al norte del río Arapey en los departamentos de Tacuarembó, Treinta y Tres y Cerro Largo extendiéndose también por el sur del Brasil en el estado de Río Grande del Sur.

Uno de sus principales lugares sagrados se hallaba en el cerro Ibity, sobre el río Arapey. Un cementerio guenoa se hallaba en el cerro Yauguá, sobre el río Negro.

Los guenoas y los minuanes se aliaron a los charrúas que habían logrado escapar de las campañas militares contra ellos de 1749 y 1750.

 https://chancharrua.wordpress.com/habitantes-del-actual-territorio-de-uruguay-antes-de-la-llegada-de-los-espanoles/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s