LANZAN EN BRASIL UN ATLAS PARA AYUDAR A PREVENIR EL TRABAJO ESCLAVO


Para prevenir

26.06.2012 07:34

La esclavitud moderna ya tiene un atlas en Brasil que puede ayudar a las autoridades a identificar la posible ubicación y las modalidades de este flagelo que afecta a miles de personas principalmente en las zonas más remotas del país.
imagen

 

El “Atlas del Trabajo Esclavo en Brasil”, de 82 páginas, fue elaborado por geógrafos de la Universidad de Sao Paulo (USP) y de la Universidad Estatal Paulista (Unesp) y publicado en internet por la ONG Amigos da Terra – Amazonia Brasileira, con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Se trata de una herramienta que las autoridades pueden usar para detectar el trabajo esclavo sin esperar a que alguien presente una denuncia”, explicó a Efe el francés Hervé Théry, uno de los autores del Atlas e investigador del Centro Nacional de Pesquisa Científica de Francia, que hace siete años trabaja en la USP.

El Atlas se hizo a partir de dos indicadores desarrollados por los investigadores: el Índice de Probabilidad de Trabajo Esclavo y el Índice de Vulnerabilidad al Reclutamiento.

El primero identifica los lugares en que más se suele forzar a trabajadores a realizar actividades difíciles y precarias, y el segundo ubica las zonas en que viven las personas con más probabilidades de caer en las redes de los explotadores.

Los dos instrumentos fueron elaborados a partir de un banco de datos que registra denuncias de trabajo esclavo en todo el país, así como las estadísticas de las 3.165 operaciones realizadas entre 1995 y 2011 por fiscales del Ministerio de Trabajo que permitieron “liberar” 41.451 personas.

“Un cruce de esas informaciones nos permitió descubrir que hay lugares en que teóricamente debe haber trabajo esclavo a los que aún no han ido los fiscales”, explicó Théry.

“También nos permitió identificar los municipios que, por bajos niveles de renta, pobreza generalizada y altas tasas de analfabetismo, concentran la población más vulnerable al reclutamiento de los esclavizadores”, agregó el investigador francés.

El Atlas despertó el interés de las autoridades responsables por el combate al trabajo esclavo en Brasil, así como de los dirigentes de la Federación Brasileña de Bancos (Febraban), que pretenden usarlo para aumentar la atención sobre los créditos que ofrecen.

“Ellos no quieren ser sorprendidos ni denunciados por financiar actividades ilegales”, aseguró el especialista.

El estudio también interesa a otras ONG que trabajan en esta área, que pretenden usarlo para determinar los lugares en los que concentrarán su vigilancia y las campañas de prevención.

Según el Índice de Vulnerabilidad al Reclutamiento, el perfil del trabajador sometido a trabajo esclavo en áreas rurales en Brasil es el de un hombre (95 por ciento de los casos), joven, analfabeto funcional, de baja renta, migrante y procedente de los municipios con peor Índice de Desarrollo Humano del país, especialmente de los empobrecidos estados de Maranhao, Tocantins y Piauí.

“Ello debido a que los explotadores necesitan trabajadores con fuerza física para labores pesadas y que no son atractivas para quien ya tiene una renta mínima”, asegura el investigador, quien asegura que el Atlas “demuestra que hay una profunda relación entre la esclavitud y la pobreza extrema”.

Esos trabajadores son atraídos con promesas de salarios que nunca obtendrán y obligados a ejercer labores penosas por hombres algunas veces armados o para que paguen supuestas deudas de transporte y alimentos que nunca conseguirán saldar.

En cuanto a los lugares en que esos trabajadores son explotados, se trata de haciendas de difícil acceso en jurisdicción de municipios de reciente creación en las fronteras agropecuarias de la Amazonía.

Las distancias no sólo dificultan la fiscalización sino también las fugas debido a que los trabajadores muchas veces no saben en qué lugar están.

En dichos lugares son obligados a trabajar en carbonerías (producción de carbón vegetal), en la apertura de áreas para la ganadería mediante la devastación de la Amazonía, en la producción de leña, la tala de bosques y la limpieza de pastizales.

El estudio mostró que el trabajo esclavo no es tan común como se pensaba en haciendas de soja y caña de azúcar debido a que estos cultivos ya están altamente tecnificados en el país.

“Eso no quiere decir que no haya trabajadores que mueren de cansancio en esas plantaciones. Los hay pero no pueden ser considerados como esclavos porque no son mantenidos a la fuerza o por una deuda”, aseguró Théry.

Con información de EFE

http://www.montevideo.com.uy/notnoticias_170787_1.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s