YACARÉ CURURÚ: LA JUSTICIA CHARRÚA


Por Martín Delgado Cultelli

 

Toldería Charrúa

 

En 1831 se había comenzado la Campaña de Exterminio Indígena llevada a cabo por el gobierno de Rivera. Tras la primera y más sangrienta de las acciones, Salsipuedes, la tarea de perseguir y aniquilar a las comunidades restantes recayó en Regimiento de Caballería de Línea Nº 2 a cargo del Coronel Bernabé Rivera. Además de cuantiosas escaramuzas y emboscadas contra los grupos de charrúas que quedaban dispersos a principios de 1832 enfrento a los guaraníes misioneros de Bella Unión que se habían rebelado. Para combatir a los guaraníes rebeldes de Agustín Comandiyú el Regimiento de Caballería Nº 2 contó con el apoyo de la Guardia Militar de Tacuarembó. Así con fuerzas combinadas el Coronel Bernabé Rivera pudo doblegar a los rebeldes. Sin embargo hubo grupos guaraníes que no se rindieron. Uno, el más numeroso, estaba dirigido por Gaspar Tacuavé y cursó hacía el Entre Ríos. Volverá en octubre para sumarse a la Revolución Lavallejista contra el gobierno de Rivera. Otro grupo de unos 40 individuos estaba dirigido por Agustín Napacá y permanecía resistiendo en la zona fronteriza. A principios de junio mandara a los refuerzos de Tacuarembó nuevamente a su guardia por pensar que los grupos restantes eran pequeños y de fácil derrota.

 

 

Carga del Regimiento de Caballería Nº 2 dirigido por Bernabé Rivera.

 

En la mañana del día 20 de junio de 1832, Bernabé y sus hombres encontraron en las costas del Cuareím a Napacá y los atacaron por sorpresa. Los obligaron a cruzar el río dirigiéndose hacía el Brasil y le hirieron varios hombres. Al volver ir volviendo al Campamento Base se entera de por medio de un bombero (sinónimo de espías en el siglo XIX) que a 4 leguas de donde estaban se encontraba un grupo de charrúas que estaban encabezados por el esquivo Polidoro. Bernabé Rivera venia persiguiendo al Suaj (cacique) Polidoro desde Salipuedes y cuando se entero de esto no dudo en salir de inmediato a atacarlo.

 

 

Coronel Bernabé Rivera

 

Bernabé contaba con una fuerza de 60 hombres y los charrúas de Polidoro eran 35 “hombres de lanza”(guerreros) y probablemente un número similar o superior de niños, mujeres y ancianos. Prácticamente las fuerzas gubernamentales duplicaban a los charrúas. En un potrero encontró la toldería charrúa mencionada con solamente 15 o 20 guerreros ya que el resto había ido a bolear animales para alimentarse. En ese lugar se encontraban la mayoría de las mujeres, niños y ancianos. Los charrúas al ver de inmediato a los soldados emprendieron marcha a todo galope. No levantan sus piríes (toldos) ni sus cacharros, todos hombres y mujeres huirán con lo que tienen puesto. Se emprendió una persecución con un recorrido de 8 millas hasta llegar a la Barra del Yacaré Cururú.

En medio de la persecución dos arqueros que eran hermanos bajaron de sus caballos y trataron de frenar a los militares para ganar tiempo para sus hermanos. Es así como derriban de un flechazo en la tetilla izquierda al Capitán Maximo Arias. Estos flecheros fueron asesinados por los militares pero lograron ganar tiempo para sus hermanos que huían. Este es un comportamiento muy común de los flecheros charrúas ya que ellos eran la elite. Nada más los guerreros más experimentados y preparados llegaban a ser flecheros u onderos. Además tenían que tener una preparación psicológica muy fuerte ya que en caso de que alguien se tenga que sacrificar por el bien de la comunidad estos iban a ser ellos. Debido a las exigencias físicas y psicológicas que debían tener los flecheros estos no eran muchos. Su acción más recordada fue cuando en 1830 (ya existía el Estado Oriental) un grupo de 30 flecheros y onderos derrotan a un batallón de brasileños sobre el Mataojo, Salto.

 

 

selknam (onas). Tanto los charrúas como los selknam son grupos de origen patagónico

 

Los charrúas se dan cuenta que Bernabé y su gente traían caballos cansados (en la mañana habían atacado a los guaraníes de Napacá) y ya no avanzaban en bloque sino que estaban desparejos. En todo esto los guerreros perseguidos gritaban y tacaban sus guampas para que vengan a ayudarlos Polidoro y su gente (que se encontraban boleando por los campos). Cuando se encuentran los dos grupos de charrúas en el Yacaré Cururú estos pegan la vuelta y arremeten contra las fuerzas gubernamentales. A Bernabé que iba adelante le bolea el caballo el Indio Bernabé, este había sido un criado (siervo) del Coronel Rivera. Cuando tenía 13 años aproximadamente lo recoge Rivera y lo convierte en su sirviente y guardaespaldas. Ahí es que adopta el nombre de su patrón, Bernabé. Este charrúa participo en las batallas de Sarandí y Rincón durante la Guerra Argentino-Brasileña por nuestro territorio y también en la Campaña de las Misiones. Cuando sucede la traición de Salsipuedes el Indio Bernabé escapa y se une a los grupos charrúas que estaban huyendo. Él boleo al Coronel Rivera y lo derribo de su caballo.

 

 

Por lo que se sabe el Indio Bernabé era un charrúa gauchizado aunque cuando sintió el llamado de su pueblo acudió a él y defendió a su gente.

 

El Sargento Gabiano o Galeano (no esta muy claro este personaje) fue a recoger a su Coronel con su caballo pero también fue derribado por boleadoras. Después de esto Gabiano huirá y se esconderá en un monte para poder escapar. El Comandante Bazán tratara de defender a su líder con su sable pero morirá por una terrible estocada de una lanza charrúa. La indiada rodeo al Coronel Rivera, esté se defendió con su sable pero se lo partieron con un rompecabezas. Desde el momento que comenzaron el contraataque la indiada gritaba con fuerza “Bernabé! Bernabé!”  y cuando lo rodearon decían a viva vos según las crónicas “Queguay! Queguay! Los indios hermanos muertos! Cacique Venado! Matando amigos!”. Su objetivo era claro, el Coronel Bernabé Rivera. El antiguo matador de indios fue noqueado por una bola en la cabeza.

 

 

Bernabé cuando es rodeado en Yacaré Cururú. Ilustración de Cristian Acosta.

 

Los charrúas arrasaran con el Regimiento de Caballería Nº 2. Según los testimonio los sobrevivientes se salvaron porque la indiada se entretuvo con Bernabé y no siguió atacando. Los que en otrora perseguían a la gente y la obligaban a esconderse en los montes tuvieron que esconderse en los montes para poder escapar. Según el Parte de Guerra Oficial “…el Coronel Rivera y fueron derrotados ayer como al medio día, falleciendo en la derrota nuestro bravo e irreparable Coronel Rivera, el Comandante Don Pedro Bazan, Alferez Don Roque Viera y nueve soldados”. En el parte de guerra no se menciona la cantidad de heridos (que debió ser bastante considerable) a excepción del Capitán Máximo Arias (mencionado nada más por su grado militar). Sin embargo de acuerdo al testimonio del Sargento Gabiano o Galeano  y el de Manuel Lavalleja la cifra de muertos de las fuerzas gubernamentales haciende a 16 hombres además de los ya mencionados oficiales. Recordemos que en los ejércitos al soldado raso no se lo considera mucho y es muy común (incluso en la actualidad) que se los obvie en los partes militares.

 

 

Escenario después de una batalla, siglo XIX.

 

A Bernabé no le ejecutaron en el campo de batalla sino que se lo llevaron consigo. Al famoso matador de indios lo tuvieron estaqueado durante varios días hasta que la comunidad se organizara bien y decidiera que hacer con él. El prestigioso prisionero les hizo una propuesta a sus captores, que lo intercambiaran a él por las mujeres y niños prisioneros en Salsipuedes y que el Presidente, tío del prisionero, les iba a otorgar unas tierras para que vivan tranquilos. La comunidad entera, los aproximadamente 70 y pico de charrúas, se reunieron en una asamblea para hacer un juicio. Para los charrúas Bernabé era un Criminal de Guerra, había roto todos los códigos de la moral charrúa en tiempos bélicos. Fue uno de los organizadores de la Matanza de Salsipuedes, derroto y asesino al Suaj Adivino en Mataojo y engaño a Venado para que bajara su guardia y así asesinarlo a traición. Los peores crímenes que se le adjudican están plasmados en las frases que le gritan cuando lo atrapan.“Queguay! Queguay! Los indios hermanos muertos! Cacique Venado! Matando amigos!”. Todavía estaba en su mente la acción del Queguay que fue parte de la Matanza de Salsipuedes. Los indios que mató eran hermanos. El Suaj Venado quien era junto con Vaimaca los dos caciques con más peso dentro de la Nación. Además su muerte fue deshonrosa ya que no callo en batalla sino atrapado en una casona con sus hombres y acribillado a balazos sin posibilidad de defenderse. Y por ultimo todos los muertos, los de Salsipuedes, Mataperros, Sierra del Infiernillo, Estancia de Bonifacio y Mataojo eran amigos quienes habían confiado en el Presidente Rivera y en los criollos pero estos los habían traicionado y habían sido peores que los brasileños, porteños, portugueses, ingleses, holandeses, franceses o españoles. Cabe mencionar que en la actualidad el Coronel Bernabé Rivera sería juzgado por Crímenes de Lesa Humanidad. Según el Estatuto de Roma de 1998 el Delito de Genocidio cumple con las siguientes características:

Se entenderá por “genocidio” cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:

A) Matanza de miembros del grupo;

B) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;

C) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

D) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo;

E) Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

 

Pero Yacaré Cururú no fue una venganza porque allí se realizo un juicio al Criminal de Guerra. La comunidad entera decidió que hacer y allí se escucho a los guerreros, a los niños, a los ancianos y a las mujeres por igual. Los hombres al principio estuvieron de acuerdo con el trato de Bernabé ya que no olvidaban a las mujeres prisioneras de Salsipuedes. Pero las mujeres cambiaron el rumbo del debate ya que mencionaron que el Coronel le había ofrecido a Venado lo mismo para sacarlo de su escondite con sus 13 guerreros. Además hicieron alusión a que los sus crímenes eran imperdonables y no negociables. Es así que se determino por consenso, la manera charrúa, que se ejecutara.

 

 

Mujer Charrúa. Fueron las mujeres las que determinaron el ajusticiamiento de Bernabé Rivera.

 

El encargado de la ejecución sumaria fue el que más tarde sería conocido como Suaj Sepé. Le atravesó su corazón con una lanza. Saco los tendones de uno de sus brazos y con ellos hizo las amarras para sujetar la hoja partida del sable y así hacerse una nueva lanza.  No esta muy claro si es que Sepé es el ya mencionado Polidoro. Lo claro es que después de Yacaré Cururú desaparece de los registro el Suaj Polidoro y que a partir de 1834 aparece en los registros el Suaj Sepé. Según el testimonio del Capitán Manoel Cavalheiro el cuerpo de Bernabé Rivera fue arrojado a una laguna. La ejecución del Coronel Rivera provoco que por un tiempo el gobierno no persiga a los indígenas. Esta paz relativa entre gobierno y población indígena durara hasta octubre del 32 en donde en plena guerra civil entre riveristas y lavallejistas se comenzara a perseguir a guaraníes y charrúas nuevamente. Obviamente estas nuevas batallas y matanzas estarán cruzadas por la política partidaria. Finalmente la última batalla de la Campaña contra los Indígenas será la Batalla del Yarao en 1834 en donde el Suaj Sepé (primera alusión a este nombre en los registros) y el guaraní Gaspar Tacuavé unidos con las fuerzas del Caudillo Juan Antonio Lavalleja se enfrentaran a las fuerzas gubernamentales dirigidas por el mismísimo Presidente, Fructuoso Rivera. Esta batalla será una derrota no solo política para Lavalleja sino que simbolizara el fin de la resistencia militar de los charrúas. Posteriormente habrá algunos casos aislados de resistencia militar charrúas como las encabezadas por el Suaj Amarillo durante la Guerra Grande (1838-1852) y la encabezada por Sepé hasta su asesinato en 1864. Sin embargo lo claro es que la resistencia armada del pueblo charrúa desaparece y comienza un nuevo tipo de resistencia. La resistencia pasiva encabezada por las mujeres será la que logre que en la actualidad allá todo un proceso de revitalización de la Nación Charrúa. La Batalla de Yacaré Cururú es importante porque fue la última victoria militar de nuestro pueblo nación. Además fue el único caso en donde se pudo enjuiciar y ejecutar a uno de los Criminales de Guerra que participaron en Salsipuedes y demás masacres. Yacaré Cururú es símbolo de Justicia para la Nación Charrúa.

 

 

Ejecución del Criminal de Guerra Bernabé Rivera a manos de Sepé,ilustración de Edgardo Risotto.

 

FUENTE:

Estatuto de Roma: http://www.derechos.net/doc/tpi.html

 

BARRIOS PINTOS, Aníbal. 1991. Los Aborígenes del Uruguay: Del hombre primitivo a los últimos charrúas. Editorial Linardi y Risso. Montevideo

 

ACOSTA Y LARA, Eduardo F. 2010. La Guerra de los Charrúas. Ediciones Cruz del Sur. Montevideo

https://www.facebook.com/note.php?saved&&note_id=403825546319342&id=178593666705

Anuncios

3 Respuestas a “YACARÉ CURURÚ: LA JUSTICIA CHARRÚA

  1. Excelente información. Es bueno conocer la historia de otros pueblos indígenas en el mundo, con el fin de fortalecer nuestros procesos educativos e históricos y lograr una mayor comprensión del mundo multicultural en el nos corresponde interactuar. Felicitaciones

  2. Estoy pesquisando en el lugar, pero no es fácil encontrar los puntos aproximados, además no me convence que los talas donde dicen que encontraron el cuerpo sea el sitio verdadero; es una zona de monte y bañados.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s