EL LABERINTO DE SALSIPUEDES MIRADAS DESDE ESTE SIGLO


Renzo Pi Hugarte-1993

“GENOCIDIO”

“Constituyo, sin atenuantes, una verdadera operación de genocidio, organizada con todo cuidado- sin incurrir en lo errores de Sarratea (1812) por supuesto, y ejecutada con enorme eficiencia y total indiferencia por las vidas o el sufrimiento de los indígenas (…).

El proyecto Artiguista había fracasado y en el nuevo país no había lugar ya para ellos”. Cuando se llego a la conclusión de que no era viable el etnocidio, “que no se lograría con facilidad ni en plazos previsibles la modificación de la vida de los indígenas, perseguida con tanto ahínco por depender de ello el éxito de tantas empresas económicas, se opto lisa y llanamente por la eliminación física de los irreductibles, por el genocidio (…). En tales razonamientos apuntaba ya el tema del racismo- que aunque siempre presente, por lo general permanece soterrado en las políticas referidas a los aborígenes- puesto que la descalificación de esos individuos valorados como “otros” venia apoyarse en características pretendidamente innatas”.

DANIEL VIDART- 1995 (Antes de perder la memoria en cuanto a lo Charrúa)

“GENOCIDIO MAS ETNOCIDIO”

Una de las zonas urticantes de la historia nacional, sobre la cual se pasa a menudo a toda carrera, y eso en el mejor de los casos, pues el silencio ha sido la norma, es la que atañe a los sucesos de 1831, relacionados con la matanza y destribalizacion de los charrúas. Los hechos han sido interpretados ya como una cruel necesidad, ya como una inútil carnicería. Los admiradores y los enemigos políticos de la figura de Rivera han contemplado el episodio de Salsipuedes a la luz de los intereses partidarios que, a partir de aquel entonces el enfrentamiento entre los latentes idearios de los futuros blancos y colorados se han proyectado a lo largo de todo el acontecer nacional y a cuyo influjo no pueden escapar las evocaciones contemporáneas.

Los indigenistas, en particular los de nuestros días, científicamente asistidos por los antropólogos y políticamente embanderados en movimientos de protesta radical, consideran que fue alevosa y excesiva la determinación de acabar con los charrúas aliados con los patriotas durante la gesta de la independencia, mediante el engaño primero y una celada traicionera después. Lo que no se logro a lo largo de tres siglos con las armas se pudo finalmente con el etnocidio, esto es, con la destribalizacion, la desculturacion, la sumersión de una empecinada sociedad combatiente, defensora de su espacio vital, de su libertad sin cortapisas, de su arcaica escala de valores.

Tanto los cuereadores clandestinos, los “gauchos”, los “vagos” y los “mal entretenidos” como los charrúas constituían presencias escandalosas y vandálicas- júzguese el calificativo a la luz de los intereses económicos de un país anarquizado y paupérrimo-  en los campos uruguayos. Había que terminar con los unos y los otros. La impotencia del estado no daba para solucionar con filantropía el problema de los marginados económicos y sociales, ni podía permitir atropellos a los señores semis feudales que, de algún modo, sustentaban la frágil existencia del estado(…) Para el caso de los charrúa, solo restaban dos vías complementarias. Una conducía al genocidio, al exterminio de los guerreros indígenas. Otra llevaba al etnocidio, esto es, el reparto de las mujeres y los niños sobrevivientes, el cegamiento de las fuentes de la cultura, la destrucción de la trama de la sociedad. Ambos caminos fueron seguidos al pie de la sangre y la letra”.

 RODOLFO MARTINEZ BARBOZA-1996-

“HOLOCAUSTO MAS ETNOCIDIO”

“El holocausto iniciado en Salsipuedes tuvo otras acciones. El intento de exterminio total de la etnia charrúa fue complementado por un calculado etnocidio. Es decir, no solo se trataba de asesinarles los cuerpos sino matarles el alma y la memoria a todos aquellos capturados que fueron reducidos a condiciones de esclavitud”.

GONZALO ABELLA -1997-

GENOCIDIO MODERNIZADOR

“Básicamente tiene un sentido de genocidio fríamente planificado, calculado, teatralizado. Para presionar a la tropa se la trabajo previamente, mientras los diarios hacían lo mismo con la opinión pública (…) Salsipuedes surge porque 1830 es la victoria antiartiguismo. Y como tal es inevitable que ajuste cuentas con los indios (…) Es la continuación de la constitución de 1830 y el preámbulo, alargado en el tiempo, de la invasión al Paraguay, 35 años después (…) Son un mismo proceso de modernización en el sentido europeizante y de destrucción de toda posibilidad autónoma, americana de enfrentar a Europa y su modelo avasallante.

Va en la línea del exterminio de la diversidad para preparar una serie de repúblicas que estén a la órbita de Europa, la línea de modernidad, de la cual Rivera es instrumento, no es que tenga demasiada lucidez en esto (…) Discrepo con la tesis de la culpa colectiva, porque siempre esta esa exoneración a los culpables verdaderos. Hubo culpables con nombre y apellido y detrás de ellos una propuesta de desarrollo que no era la única viable.

Peregrinar a Salsipuedes reivindica una raíz de nuestra identidad. El pueblo uruguayo en su momento más libre, más glorioso, fue una propuesta multicultural. Sino la recuperamos, somos furgón de cola de un modelo que lleva al suicidio del mundo. Entonces ahí lo que dice el padre Goroztiaga, el jesuita nicaragüense: hay una sola utopía imposible en el mundo de hoy: que este sistema siga, todo lo demás es viable. Y por eso necesitamos recuperar lo charrúa: la lealtad por la palabra dada, el amor por la naturaleza, la solidaridad, el enamoramiento de la diversidad y el decir bienvenido a cualquier hermano, cualquiera sea su color de piel, que quiere luchar por la libertad. Que eso es lo charrúa, sin lo cual no vamos a ningún lado”.

 

 

 

 

 

Foto de terrenos de la zona, extraido de los documentos del libro el Genocidio de la poblacion Charrua de Eduardo Picerno García, quien comenta:

terrenos salsipuedes

Es importante no solo para reconocer mi trabajo sino para que se vea el contexto histórico, donde Rivera escribía a Espinosa encabezando así: Salsipuedes, (fecha) en el potero en que en ya has estado” Esto significa que eran tierras que utilizaban como para “veranear”· o reunirse los principales mandantes, con Rivera a la Cabeza para distintas actividades. Y lo otro fundamental, es que conocían de esa manera los terrenos a la perfección, y mientras Rivera le avisaba a Laguna que la cita iba a ser por el Paso Sauce del Cuareim, ya estaba todo preparado para que fuera en Salsipuedes, donde conocían mata por mata el terreno y sabían que era una trampa prácticamente segura para encerrar a los charrúas. el Salsipuedes es un río tremendo, de corriente y fuertes remolinos, etc, yo lo he visto, el que cae allí difícilmente sale….

 

 

Anuncios

Una respuesta a “EL LABERINTO DE SALSIPUEDES MIRADAS DESDE ESTE SIGLO

  1. Gracias al Universo ya hay muchos haciendo la limpieza de tanto dolor, incluso abuelitos de otras etnias y otros países nos están ayudando!!! esperemos contribuir con el Amor y la Luz para seguir adelante la Misión Charrúa.

    Patricia Laura Sobrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s