RECONSTRUCCION FACIAL DEL CACIQUE VAIMACA PERU


Acto realizado en la Intendencia Municipal de Montevideo, el 15 de junio del 2004 en el Salón Azul

Calco cráneo y moulage post mortem de Vaimaca

Calco cráneo y moulage post mortem de Vaimaca

Hermanos de nuestra América, ahora podemos vernos a los ojos con la efigie real de un cacique indio, un hombre que luchó por la independencia de su tierra.

Según informaciones recibidas, este tipo de reconstrucción en personas fallecidas hace mucho tiempo en este caso 170 años, y específicamente indígenas, sería la primera en realizarse en Sud América. Quizá el motivo sea que en los demás países aún existen indios y aún pueden verlos; en Uruguay hace más de 100 años los indígenas, y especialmente los charrúas han desaparecido, aunque han dejado miles de descendientes. En este caso podrá verse tal como era a los 35 años, aproximadamente, al cacique charrúa Vaimaca Peru.

Se toma esa edad porque corresponde al año 1814 en que Vaimaca abandona su  tarea de baqueano para unirse definitivamente a Artigas junto con los charrúas. Tuvo participación en luchas por nuestra Independencia.

Para lograrlo, se ha utilizado el método de reconstrucción antropológico forense del rostro, según tablas en uso, y a partir de un calco exacto del cráneo de Vaimaca tomado en París en el año 1896, propiedad del Investigador José J. Figueira.

Si bien las medidas de puntos del cráneo ha sido la base, se ha completado los datos mediante la respectiva documentación histórica, el “moulage” post mortem y dibujos que datan de 1833, y la información de los estudios realizados en Francia a partir del Folleto de De Curel, y el libro de Paul Rivet “Les Derniers Charruas”.

Esta obra ha contado con el apoyo del Departamento de Cultura de  la I.M.M. y quedará en exposición en el Museo Archivo de la Ciudad. En caso de que la I.M.M. no lo expusiera al público como esta sucediendo en la actualidad, será reintegrado al suscrito para enviarlo a un Museo del interior del país. Además Vaimaca vivió siempre en la campaña y llevarlo a su propio habitat sería lo más coherente.

Es importante señalar que con esta obra se trata de “humanizar” a Vaimaca, respetando su dignidad de ser humano ya en vida o en forma póstuma. Hace 170 años que viene siendo considerado solo como un resto fósil o paleontológico, tanto en Francia como en su patria. Pretendemos dedicar este modesto homenaje para reivindicar al hombre que fuera protagonista de parte de nuestra historia.

Podremos en esta ocasión ver el rostro que también tuvo ocasión de ver nuestro Prócer Artigas. Además de reconstruir exactamente su rostro, se le ha dado el carácter de su personalidad a su semblante, según observaciones que hicieran los franceses que los estudiaron en 1833.

Observaciones de Dumoutier sobre Vaimaca Perú:

“A través de la severidad de sus rasgos, se ve que tiene impreso sobre su aspecto un aire de bondad, y si bien su edad y los reveses volvieron su carácter más sombrío que cuando era joven, su sonrisa viene aún a colocarse en sus labios algunas veces. Fue elegido por su tribu por asentimiento general; muchos actos de bravura lo hicieron merecer ese honor. Actualmente  poco comunicativo, desdeña responder a las preguntas de pura curiosidad. Más o menos indiferente a las miradas de los visitantes, no desciende jamás de su dignidad personal y se sumerge siempre en una meditación profunda bajo el aire más indolente, poniendo en movimiento dentro de su cabeza grandes pensamientos”.

“Se ocupaba sin cesar de sus niños y familia, a los que extrañaba, y de los individuos de su tribu destruida”.

“Presenta cicatrices: una de 10 pulgadas de la herida de un sablazo recibido en 1832. Fractura de la 10ª costilla izquierda; fractura del radio izquierdo. Exostosis en rodilla derecha”.

Dice Rivet que el trabajo más importante sobre los charrúas es el de Dumoutier, quien  dice:

“El primero es el cacique Vaimaca apellidado Perú, de edad aproximada de 54 años”.

Luego dice de los charrúas, “que cada individuo tiene en su lengua un nombre propio y a menudo, nombres comunes, lo mismo que cada objeto.”

 

Dibujo de Vaimaca y grupo de charrúas 1833

EN LA RECONSTRUCCIÓN FACIAL SE TRATÓ DE DOTAR A SU EXPRESIÓN DE LOS CARACTERES QUE SE OBSERVARON SOBRE SU PERSONALIDAD:

DIGNIDAD, BONDAD, BRAVURA.

Lo mismo que se recoge de los estudios de los franceses se aplicó al color de piel, pelo, bigote, ojos y fisonomía general.

Aclaración sobre el verdadero nombre:

Era Vaimaca, apodado Perú, según todos los científicos que lo estudiaron y lo interrogaron.

Por el Grupo “Historiales”:

Producción e Investigación: Psic. José Eduardo Picerno;

Investigador e Historiador: José Joaquín Figueira;

Escultor: Daniel  Capretti

Artista Plástico e Investigador: Dardo Quintana

Fuente: http://www.internet.com.uy/charruas/html/vaimaca_reconstruccion_facial.html

Escultor modelando la arcilla

Figueira y Picerno en fases previas

Rostro reconstruido y público asistente al eventoRostro reconstruido y público asistente al evento

Vaimaca junto a Bernardino García bisnieto de Sepé

Picerno y el gaucho de Arerungua observando a Vaimaca.

Me considero un gran admirador y amigo de Eduardo Picerno investigador de los Charruas que viene peleandola desde hace años en la causa, diria que es uno de los pioneros en el tema..

Christian (Tacuabe)

Daniel Capretti tiene su taller en Pinamar

El escultor solitario y su sombra india

El descendiente del cacique Charrúa Sepé, Bernardino García, única persona en el Uruguay que aún mantiene la tradición, la indumentaria, el carácter del Charrúa oriundo de este territorio ha posado para el artísta Daniel Capretti quien también estima los valores y la historia de aquellos.

Daniel Capretti tiene su taller en Pinamar y en él hay piezas terminadas – algunas a la venta otras no – y busca con preferencia temas relacionados con testimonios Charrúas. Incluso viajó a Tacuarembó a contactarse con Bernardino García para proponerle hacer el busto que aparece en la foto, lo eligió a sugerencia del autor ya que Bernardino mantiene intactos los rasgos físicos que los antropólogos e historiadores atribuyeron a los Charrúas. También se le ha visto desfilar a caballo con el atuendo Charrúa (lanza de palo corta, boleadoras, tanga de venado y montando en pelo descalzo); recuerdo que el 23 de setiembre de 2000 fue la atracción del desfile y a su vez llenó de emoción a quienes lo observaron. Una señora se acercó a él y con lágrimas le decía “perdónenos lo que le hicimos a sus familiares a los Charrúas!” y Bernardino comprendía el sentimiento por culpas ajenas que se albergaba en el alma de la buena señora.

Escultor Capretti

Para comunicarse con el escultor Capretti se le puede llamar al telefono: 037-69516 o en el Museo de la IMM en horas del mediodía. Felicitaciones a los dos (al Indio y a quien hará perdurar su memoria.

Fuente: http://www.internet.com.uy/charruas/html/escultor_solitario.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s