RIVERA FIRMO ESTA ORDEN DE EXTERMINIO


Documento A. (28 fol.17)

Salsipuedes  Abril  15 de 1831

Sorprendida y destruida el 11 del corriente la horda salvaje de Charrúas esta indómita tribu ha pagado caramente sus antiguos y recientes crímenes, quedando muertos en el campo la mayor parte, y el resto con todas sus familias y ganados en poder de la división de operaciones y cuando han logrado escaparse de la misma suerte, algunos muy contados, las fuerzas del ejército prosiguen su alcance hasta su exterminio. Para completar enteramente este triunfo que tanto importa a los más caros intereses de la nación es de absoluta necesidad, que el señor comandante general ponga en movimiento, todas las fuerzas dependientes a sus órdenes, que guarnecen esa frontera, en persecución de este puñado de bandidos hasta su total exterminio, sin desguarnecer  los puntos principales, en ella y sin diseminar, demasiado, las milicias de la colonia, el Sr. Comandante esperara desde allí las disposiciones del general en jefe (Rivera) para los casos ulteriores; saludándole entretanto con su acostumbrado aprecio y consideración

Fructuoso Rivera (rubricado)

Sr. Comandante Gral. De la colonia del Quareim

VALORES IDEOLOGICOS QUE SE DESPRENDEN DEL TEXTO

Es llamativa la caracterización que Rivera hace del grupo Charrúa cuando al referirse a ellos los tilda de “horda salvaje” y de “indómitas tribus”. Si partimos de la base de que quien esto dice es el presidente electo de la república, podemos inferir que es una consideración a la que también responden aquellos que lo han colocado en dicho puesto de poder.

La expresión “han pagado caramente sus antiguos y recientes crímenes” promueve la idea de que para el rubricante, los Charrúas fueron siempre criminales, cuando dice antiguos luchaban junto a el por la independencia de esa república que ahora el presidia y recientes no se pudo probar ni un crimen cometido por Charrúas después de las guerras por las misiones (1828) cuando arranca esta “leyenda negra” contra los indígenas hasta su exterminio, solo hubo robo de ganado cimarrón para alimentarse , suelto en la campaña que no tenían dueño, otra cosa es que hacendados se hayan adueñado de este ganado.

TERRENOS EN SALSIPUEDES

Terrenos que se repartieron luego de la masacre de salsipuedes, o casualidad hay varios que quedaron en manos de familiares de Rivera…saquen sus propias conclusiones….Documento de Eduardo Picerno 

Ahora bien, con respecto a la utilización del término “exterminio” – dos veces utilizado a lo largo del texto- no tenemos, a la luz de su lectura, elementos que nos indiquen que dicha idea sea diferente a la que conocemos hoy en día.

Es cierto que en los años 1830-1831 y durante mucho tiempo más, la civilización, tal como lo entendían los doctores de la época, era más una aspiración que una realidad, lo que permite comprender que la acción ordenada desde Salsipuedes- el exterminio- no constituyera una afrenta a la sociedad como hoy podría serlo, pero porque no constituyo una afrenta en ese entonces? por muchas razones como el pacto de silencio entre actores materiales e intelectuales del hecho y toda la sociedad en sí, lo que no quita tampoco la gravedad de esos crímenes de lesa humanidad sean en la época que sean.

Fue tomada con naturalidad puesto que los exterminados no eran a la luz de los contemporáneos, más que un grupo de salvajes. El esquema aspirativo de civilización se configuraba sin ellos. Claro que nadie parecía recordar que para estos “salvajes”, Artigas había estipulado un lugar en la sociedad: baste recordar el Reglamento Provisorio dela Provincia Orientalpara el Fomento dela Campaña Hacendados.Art .6, 1815.

Cortaron por lo más débil la cadena de contrabandistas y abigeatos con criollos

EL ESTADO, LA TIERRA Y LA NACION CHARRUA (Cristina Porta-Abayuba Grassi p32-34)

El presidente entonces, cortó la cadena por el eslabón más débil, yo diría más desamparado: ¿a quienes molestaría la muerte de un grupo de “indios salvajes”? ¿Qué sector de la sociedad habría de sentirse lesionado por la matanza de los Charrúas? ¿Quién saldría a reclamar por ellos? Como ya se ha planteado, Rivera era- por sobre todas las cosas- un hombre esencialmente pragmático. Al tomar la decisión de exterminarlos, Rivera se vuelve en realidad contra una parte de los suyos, si entendemos por suyos a todos aquellos que conforman su paisaje, su escenario y para los cuales ya tendría que regir la constitución vigente, siendo estos “salvajes” naturales de los limites de este país, con tantas batallas en sus espaldas para lograr la independencia.

Los indios Charrúas habían formado parte de su mundo de hombre de campo, así como de su mundo guerrero y revolucionario, momento aquel en el que habían compartido no solo la adhesión a un líder (Artigas), y a una causa (expulsar al español), sino la lucha misma, la batalla: la delgada línea entre la vida y la muerte.

No es fácil suponer que la resolución de matarlos fuese tomada con frialdad e indiferencia. Tiene que haberle costado liquidar así a aquellos que –él lo sabia- lo consideraban un amigo, tal como lo expresara el propio Vaimaca Perú en el momento en que Rivera y sus soldados se le echan encima, diciéndole: “…mira Frutos…matando amigos!”.

Pero, como es consenso en casi todos sus biógrafos, Rivera era un hombre con los pies sobre la tierra; y esta tierra no tenía lugar para aquellos hombres que la habitaban, desde mucho tiempo mas, que los trescientos años que les llevara a los españoles penetrar en ella.

Podemos decir que tanto en Salsipuedes, como en los acontecimientos que posteriormente se desarrollaron  según la orden impartida el 15 de abril de 1831, no hubo una intención de exterminio en el sentido literal del término. El exterminio está dirigido a los guerreros Charrúas  y a la Nación Charrúacomo grupo constituido, puesto que al grupo de adolescentes, mujeres y niños sobrevivientes se los envío a Montevideo donde fueron distribuidos en calidad de esclavos: llegándose incluso como consecuencia de ello, a la posterior implementación de la llamada “ley a favor de los esclavos Charruas” del 9 de mayo de 1831 (esto demuestra que el estado uruguayo estaba al tanto de los acontecimientos de Salsipuedes).

Llama la atención que Rivera respetara la vida de Vaimaca Perú, un hombre con fuerte ascendencia sobre la tribu. Según opinión de Pierre Marie Dumoutier, antropólogo francés,- refiriéndose al cacique Vaimaca- “le salvo la vida en atención a los servicios militares que prestara anteriormente a la republica durante la guerra contra los brasileños, tomándolo bajo su protección  y haciéndolo conducir, junto con su familia y restantes compañeros de infortunio al fuerte de Montevideo!(esto demuestra lo cínico que era Rivera, porque los demás guerreros Charruas no prestaron anteriormente servicios militares a la republica durante la guerra contra los brasileños?…). La historia registra que, desde Montevideo, este grupo fue vendido al francés de Curel, quien los traslado a Paris donde fueron exhibidos a científicos y publico en general. Flaco favor les hizo Rivera.

Es indudable que, si bien les respeto la vida, se las condiciono y procedió a desterrarlos. Nos aventuramos a sostener que los Charruas hubieran preferido la muerte antes que el destino que tuvieron en Europa. Con la orden de exterminio de los caciques y guerreros que aun deambulaban por el territorio, más el exilio de estos últimos, quedaba asegurado el descabezamiento dela Nación Charrua, anulándose las posibilidades de recomposición de la resistencia por parte de dicha etnia. Se trato entonces de un etnocidio, es decir, la destrucción de la cultura de un pueblo, su organización, sus formas de vida, y su derecho de pertenencia  a un territorio determinado.

Rivera genocida...

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “RIVERA FIRMO ESTA ORDEN DE EXTERMINIO

  1. El exterminio está dirigido a los guerreros Charrúas y a la Nación Charrúacomo grupo constituido, puesto que al grupo de adolescentes, mujeres y niños sobrevivientes se los envío a Montevideo donde fueron distribuidos en calidad de esclavos: llegándose incluso como consecuencia de ello, a la posterior implementación de la llamada “ley a favor de los esclavos Charruas” del 9 de mayo de 1831

    Alguien me puede decir si sabe algo de esta ley o de que se trata?sinceramente no conocía que existiera esta ley…gracias

    Tacuabe

  2. Pingback: RIVERA FIRMO ESTA ORDEN DE EXTERMINIO (via Nación Charrua Artiguista) | Espacio Polidoro… Héctor R.S.Ol-·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s